Jueves, 09 de abril de 2020


Publicado por jacintoluque @ 8:15
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 06 de abril de 2020

Probablemente uno de los enemigos más complicados que tiene la lucha mundial contra el coronavirus es la cantidad de personas contagiadas que no presentan síntomas, pero que sin saberlo le transmiten el virus a otros y acrecientan así la curva de esta pandemia.

Es por eso que en Corea del Sur, militares estadounidenses comenzaron a aplicar un sencillo test, de muy bajo costo y al mismo tiempo muy efectivo, que apunta a dejar en evidencia uno de los efectos menos visibles del COVID-19. Sin tomarle la temperatura ni consultarle sobre historiales de viajes o de salud, el personal militar realiza la denominada "prueba del vinagre" a aquellos que visitan la guarnición del ejército en Daegu, el centro del brote de coronavirus en ese país asiático.

A partir del viernes, a las personas que intentaban ingresar a esas instalaciones estadounidenses, se les preguntó al azar si podían oler el vinagre de manzana como parte del proceso de evaluación de la salud que se llevó a cabo desde que comenzó el brote el 20 de febrero.

Las personas que no tienen sentido del olfato o que son alérgicas al vinagre recibieron instrucciones de informar a los evaluadores sobre su condición. La Organización Mundial de la Salud dijo que está investigando un posible vínculo entre la anosmia y el coronavirus, pero aún no lo ha enumerado como un síntoma.

De todas maneras, como el principal síntoma para un 30% de los pacientes con casos leves es la pérdida del olfato (o anosmia), si la persona no huele el aroma tan invasivo del vinagre, inmediatamente es informada de la situación. Según estudios recientes, el 66% de los contagiados de coronavirus padecen anosmia.

El procedimiento comenzó en varios puntos de acceso, según informó la revista estadounidense Newsweek, que también dejó en claro que cada trozo de algodón utilizado es automáticamente descartado luego de cada examen.

La anosmia es un síntoma que se vinculó recientemente con el coronavirus, después de que varios médicos se sorprendieran ante el aumento de casos sin una congestión nasal evidente del paciente. "Nos pareció raro", le dijo el otorrinolaringólogo Alain Corré, del Hospital Rothschild de París, a la agencia AFP. Y contó que junto a su colega Dominique Salmon del hospital Hôtel Dieu, le hicieron la prueba a unos 60 pacientes con anosmia y "el 90% eran positivos de coronavirus".

"En el contexto actual, si usted tiene anosmia sin congestión nasal, es que es positivo a la COVID-19, no vale la pena ni pasar el test", explicó el doctor Corré. En ese caso, hay que aislarse para no contagiar a los demás, en caso de que el síntoma en sí no sea grave.

"El virus es atraído por los nervios: cuando penetra en la nariz, en vez de atacar la mucosa como otros virus, ataca el nervio olfativo y bloquea las moléculas del olor", explica Corré. En principio se trata de una afección local. "Hay un vínculo evidente" entre la anosmia y el virus, afirmó Jean-Michel Klein, presidente del Consejo Nacional Profesional de los ORL, que ejerce en París. "No todos los positivos con Covid-19 son anósmicos, pero todos los anósmicos aislados sin causa local, sin inflamación, son positivos de Covid-19", indicó el especialista a la AFP.

Según los primeros casos registrados por la red profesional de otorrinolaringólogos, los pacientes afectados son más bien jóvenes, entre 23 y 45 años. Muchos profesionales de la salud también se verían afectados.

Contrariamente a lo que se hace en el caso de una anosmia clásica, el doctor Klein recomienda no administrar drogas de la familia de los corticoides, "que disminuirían las defensas inmunológicas", y evitar un lavado de la nariz que podría "enviar el virus de la mucosa nasal a los pulmones".

"Las personas que sienten anosmia deberían confinarse por precaución, y llevar mascarilla, incluso en familia", finaliza Klein.


Publicado por jacintoluque @ 8:16
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 05 de abril de 2020
Viernes, 03 de abril de 2020

El lado oscuro de los primos de Timón: cuando los suricatos van a la guerra

Un equipo de científicos documenta por primera vez con detalle cómo se producen los enfrentamientos violentos entre grupos de estos animales y en qué se parecen a los humanos.

Agresión entre suricatos. A la derecha, la "danza de la guerra"
Agresión entre suricatos. A la derecha, la "danza de la guerra"
La mayoría de las personas tienen una imagen amable de los suricatos, el simpático mamífero que habita en el desierto del Kalahari y al que muchos recuerdan por el personaje de Timón, en la película de “El Rey León”. Sin embargo, el comportamiento territorial y grupal de estos animales que el equipo de Mark Dyble documenta esta semana con detalle en un artículo publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B demuestra que pueden llegar a ser extremadamente violentos.
El trabajo es fruto de la observación durante 11 años del comportamiento de varios grupos de estos animales en su hábitat natural (entre enero de 2008 y febrero de 2019), donde los enfrentamientos entre clanes desencadenan en ocasiones una violencia que acaba con la muerte de algunos individuos. En concreto, según el trabajo, en más de la mitad de las interacciones (un 64,7%) los suricatos se comportan de manera agresiva persiguiendo a sus oponentes o desplegando lo que los científicos han calificado como una “danza de la guerra”, un ritual por el que los suricatos estiran la cola y erizan su piel con el objetivo de aparentar ser más grandes.
Los autores han observado el comportamiento de los suricatos durante 11 años
Los autores han observado el comportamiento de los suricatos durante 11 años Dominic Cram, KMP

“Hemos demostrado que las interacciones entre los grupos de suricatos nunca son amables, que la mayoría implican alguna forma de agresión y que una minoría termina con violencia física”, asegura Dyble. “Sin embargo, incluso cuando las interacciones entre grupos de suricatos no acaba en violencia física pueden tener consecuencias territoriales, con los grupos perdedores mudándose a madrigueras temporalmente abandonadas más cerca del centro de su territorio o con los grupos ganadores moviéndose a madrigueras más lejos del suyo”.

Lucha por el territorio

A pesar de estos brotes de violencia, los suricatos son animales muy sociales que muestran un alto grado de cooperación dentro de sus grupos, que suelen tener alrededor de 20 individuos en los que un macho y una hembra dominante monopolizan la reproducción y tienen un 80% de las crías del clan. Pero son tan territoriales que la interacción con otros grupos puede acabar con la muerte de algunos de ellos.

Los autores del trabajo han identificado seis comportamientos distintos que suelen poner en práctica de manera secuencia cuando interacciones con otro grupo: observación del grupo rival, persecución de este, puesta en escena de la danza de guerra, retirada, excavación en las madrigueras de los rivales y contacto físico agresivo. Estas interacciones suelen durar alrededor de 20 minutos y en un 86% de los casos acaban con uno de los dos clanes en retirada. Solo en un 9% de los casos muere al menos uno de los individuos que participan en la trifulca.

“Si queremos entender la violencia en las sociedades humanas, necesitamos entender sus raíces evolutivas”

Los investigadores analizaron el comportamiento de 10 grupos de un tamaño medio de 20 individuos y documentaron 422 interacciones entre clanes. “Si queremos entender la violencia en las sociedades humanas, necesitamos entender sus raíces evolutivas”, asegura el autor principal del estudio. “Esto requiere entender por qué otros grupos de animales pelean y qué gana o pierden haciéndolo. Hemos observado que aunque la agresión intergrupal de los suricatos acaba ocasionalmente con la muerte de un individuo, las victorias en estas peleas con grupos rivales son esenciales para mantener el territorio. En un ambiente tan duro como el Kalahari, una buena calidad del territorio es clave para la supervivencia del grupo a largo plazo”.

Referencia: Intergroup aggression in meerkats (Proceedings of the Royal Society B Gui?o. DOI: 10.1098/rspb.2019.1993


Publicado por jacintoluque @ 8:26
Comentarios (0)  | Enviar