Lunes, 23 de octubre de 2006
Introducción

Hace muchos años empezó el sueño de la sintergética, con muchos nombres, muchos apellidos y muchos intentos, empezó en la selva con el indio Alfonso, el primer sintergético que yo conocí y el más grande de los maestros que he conocido, maestro de la vida. Reverencia también a ellos nuestro chamanes, a los callahuayas, a los mapuches, a todos esos ancestros que los llevamos en nuestro genoma, el genoma de nuestras culturas, que han permitido que desde las raíces de la antigua América y desde el corazón de la tierra, esta nueva propuesta para todos emergiera.

La llamamos en un comienzo medicinas complementarias, luego hablamos de medicinas alternativas, después nos dijeron los acupuntores pero no usábamos agujas, cosa extraña, acupuntores sin agujas. Después nos llamaron bioenergéticos y fue muy especial ya que bioenergéticos fuimos todos hasta los peluqueros de la esquina y eso se volvió una corriente de moda. Más tarde decidimos que valdría la pena untar a esto un poquito de física cuántica y de ciencia, pero ese barniz de ciencia se derritió muy ligero y sabíamos que era apenas un barniz.

Que detrás de la acupuntura, las técnicas antiguas, las nuevas técnicas y de la ciencia; había sobretodo una medicina de la conciencia. Que la conciencia era nuestro principal instrumento terapéutico, ni siquiera como una metáfora sino como el instrumento terapéutico mas denso y más sutil. El instrumento terapéutico más evidenciable y más efectivo. Detrás de todo esto descubrimos las antiguas leyes que no eran ningún descubrimiento: Que la energía sigue al pensamiento y que la conciencia es un instrumento de interacción con el campo cuantico. Que también en las manos y en la palabra, en los dedos,

en la intención y en el silencio hay información y energía. Que la vida es información, energía y conciencia y henos aquí después de todo ese recorrido.

Esto se llama sintergetica y posiblemente pasado mañana aburridos de ese nombre y aburridos de que se haya deteriorado, de tal manera que en los supermercados y las peluquerías haya ofertas de sintergetica, le cambiemos de nombre, pero el nombre es lo de menos, lo importante es el río, el río va cambiando en la medida que va pasando por distintas ciudades, por distintos niveles pero sigue siendo el mismo río, la misma agua, la misma vida. Esa vida es conciencia. Así es que vamos a tratar de hablar del sendero de la sintergetica, como un sendero de conciencia y a comprender que ese sendero de conciencia es también el sendero de la luz; por esa razón vamos a hablar de la radiación de la luz que es la radiación de la vida.

En la vía de la síntesis el primer gran aprendizaje es comprender, y eso es terapéutico. Eso no se refiere entender, comprender es vivenciar, comprender es entender existencialmente, comprender es encarnar el conocimiento, comprender es la magia de integrar el pensar, el sentir y el actuar en la sincronicidad de un presente que es conciencia intensa. Comprender es vibrar, resonar, es comunicarse desde la totalidad; comprender es comunicarse desde el centro, entrar en comunión, en comunicación donde desaparece el observador y el observado y se genera una emergencia, un nuevo campo de conciencia.

Así pudiéramos hacer no tantas cosas y simplemente comprender, cuando comprendemos cambia nuestro campo electrodinámico, cambia la resistencia de nuestros meridianos de acupuntura, cambia la apertura del chakra del corazón, nos alineamos y conectamos con el alma. Cuando comprendemos vamos más allá de la dimensión personal y entramos en una dimensión profundamente trans personal y humana. Cuando comprendemos dejamos de ser gotitas dispersas y nos convertimos en océanos de conciencia, cuando comprendemos tomamos posición de nuestro ser, ese ser, el ser real, ese ser que es esencia en nosotros y está más allá de la apariencia.

Así que la Sintergetica se podría definirse así: Es una simple invitación a comprender, comprender no es ni explicar ni aplicar es sobretodo implicarse, sumergirse, es disolverse internamente y diluirse. Para disolverse en esa humanidad profunda del paciente que vemos tenemos que comprenderlo si no hiciéramos nada más como médicos, si solo comprendiéramos y comprendiéramos no solo desde las moléculas y las mitocondrias, sino que comprendiéramos desde el océano de la vida hasta la red cuántica, la red eterica, la red emocional, la red mental, la red trans personal y viéramos en cada ser humano un maestro un ser único y irrepetible, alguien que nos hace completo y que nos da la posibibilidad inmensa y maravillosa de completarnos, entonces estaríamos accediendo a la nueva medicina y podíamos llamarnos sintergéticos. Estaríamos en esa dimensión de síntesis.

La comprensión es integración armónica, por eso cuando comprendemos la vida se vuelve una sinfonía y esa sinfonía nos lleva a una danza de armonías. Nuestros movimientos son armónicos, nuestro pensamiento y nuestra salud. Salud es integridad armónica, no es otra cosa. Salud es totalidad, es integridad, no es presencias ni ausencias sino simplemente totalidad o integridad. Cuando somos íntegros tenemos salud.

Comprender es ser integro y esa integridad desde el punto de vista de la medicina es ser honestos, somos humanos cuando somos íntegros y cuando somos honestos. El paciente no necesita un conocedor, necesita un sabio de la vida, y ese sabio de la vida es una persona honesta, es un médico o un terapeuta honesto.




Sintergetica y las radiaciones de la Luz



PRIMER RAYO: VOLUNTAD O PODER.


La huella de la primera radiación de la luz es la Voluntad.
Nosotros somos un plano, un programa que todavía no se ha desarrollado. Somos el mapa de un edificio maravilloso que todavía no se acaba de construir; somos un proyecto de evolución y somos un embrión de humanidad. Desde ese embrión hace parte toda la fricción del dolor y de la enfermedad, cada enfermedad es parte también del proyecto de la vida cuando la enfermedad tiene un sentido y un propósito. No hay nada absolutamente desprovisto de sentido, ni el germen, el virus ni la bacteria, ni el prion, ni el resentimiento, ni la guerra, ni la paz. Absolutamente todo está contextualizado dentro de un sentido, y hacer sintergetica es entrar en el universo del sentido, ese universo del sentido no niega los sentidos sino que le da su razón de ser a todos los sentidos. Se trata entonces de que nosotros hagamos una medicina con sentido y con propósito; no solamente la medicina de las causas sino también de las consecuencias, no solo la medicina de la ciencia que tiene en cuenta el flujo desde el pasado hasta el presente, sino una medicina de la religión, una medicina de la finalidad, una medicina teleológica que tiene que trascender la ciencia; porque cada una de las cosas que vemos en un ser humano está llena de sentido. El hombre también está lleno de futuro y en el hombre ese futuro está inscrito en el presente de su cuerpo.
Ya no nos preguntamos solamente de donde venimos sino sobretodo hacia donde vamos, se trata también ahora de descubrir el horizonte de la vida. Cuando nosotros miramos las estadísticas en el mundo y vemos que alrededor del 50 por ciento de la población mundial recurre a practicas médicas alternativas, si en las estadísticas vemos no es porque la gente piensa que la medicina es mala, no, yo veo todos los días pacientes que van donde su oncólogo, donde su cirujano y donde su internista; de sobremesa vienen donde uno, y dice uno, bueno que es lo que pasa. Bien en los países del mundo donde se hacen estadísticas simplemente la gente se da cuenta que no es que rechazan a sus médicos, siguen yendo donde su médico tradicional, sino que la gente necesita que le den un sentido, un sentido de vivir, un sentido para el sufrimiento y el dolor, un sentido para morir, un sentido para la enfermedad. Pues bien se trata de que nosotros agreguemos a la medicina un sentido, esa es nuestra única ventaja, no somos mejores que los demás sino simplemente que mientras los otros miran al pasado, nosotros abrimos un ojo y le echamos un vistazo al horizonte de la vida, al porvenir y le damos un sentido a este deambular por la vida.



SEGUNDO RAYO: AMOR-SABIDURIA.


La huella de la segunda radiación de la luz es el amor.
El amor es la sustancia universal, es la onda portadora universal y eso no es un poema realmente; yo no estoy hablando de poesía ni estoy hablando de literatura, sino que estoy hablando de la más pura física. La física de la vida es la física de la fusión y la física de la fusión es la física del amor. El espíritu de la sintergetica: Hagan lo que les de la gana, terapia neural, acupuntura, homeopatía, hipnosis, sanación espiritual o cirugía, no importa lo que hagan, pero no hagan del codo para abajo, ni de las neuronas para abajo, háganlo de todo corazón, desde el centro. Si su terapia no tiene raíces en el centro, no tiene objeto porque no parte del sujeto y una ciencia sin sujeto no tiene objeto. Se trata de que podamos renacer al sujeto y el sujeto tiene corazón, háganlo de todo corazón y háganlo sobretodo con amor. No se muevan tanto afuera, conmuévanse, conmovámonos adentro, y cuando estemos conmovidos hasta nuestros cimientos nos podemos comunicar desde nuestro centro. Esa es la magia de la sintergetica, háganlo con amor, pongan sus manos, si se equivocaron no importa, pero si detrás de ese error pusieron las manos al plexo solar y llevaron amarillo allí donde debería ser azul, el amor va a pintar de azul sus manos y la red etérica y va hacer la corrección. Tenemos un factor de protección infinito: El corazón, el corazón es infalible en el sentido de que el corazón siempre se dirige hacia las fuerzas de la vida; no se dirige hacia las fuerzas de la apariencia. El corazón genera comprensión y cuando la comprensión está llena de amor se llama comprensión amorosa, y a eso se llama compasión. La fuerza de la compasión es la energía del amor impersonal y esa es la energía más poderosa de la tierra, es la energía con más capacidad de transmutación. En el amor impersonal hay milagros todos los días, en el amor transpersonal te estás conectando no a tu pequeño potencial, no al potencial de tus manos ni de tu láser, ni de tu ram, ni de tu intelecto; sino que te estas conectando al potencial del sistema solar, este sistema solar es un sistema de amor, el otro nombre de dios es el amor. Que creas o no está palpitando en tu corazón, está fluyendo en tus venas, en tus células y en tus arterias, entonces utilízalo. No tienes que nadar contra tu propia corriente, tu corriente se llama amor, sumérgete profundamente en ella y vas a tener el potencial del sistema solar y el océano de la creación dentro de ti, entonces, ese es tu potencial terapéutico.





TERCER RAYO: INTELIGENCIA ACTIVA.


La huella de la tercera radiación de la luz es la inteligencia activa.
Esto es una maravilla, descubrir este rayo es una maravilla, si a mí alguien me preguntara, que he aprendido en la vida, una sola cosa: Que la energía sigue el pensamiento. No es tu aguja, es tu pensamiento y detrás de tu pensamiento, tus ideas, tus conocimientos, tus intenciones, tu amor. Tu pensamiento es el cauce de tu vida, es el cauce de tu amor y es lo que te humaniza. Es lo que te permite que accedas al fuego de la mente universal, aquello que los antiguos llamaban Manas. Tu eres humano porque eres hijo de Manas y eres hijo de Manas porque eres hijo del fuego y ese fuego de Manas es el fuego de la mente, eres un hijo de la mente, otro nombre de los seres humanos, hijos de la mente. Somos hijos de la mente y la invitación de la sintergetica es a estrenar la mente, a estrenar el pensamiento, a estrenar el instrumento maravilloso que nos ha dado la evolución como instrumento terapéutico. Los pensamientos son instrumentos terapéuticos, los pensamientos son semillas que germinan en la fisiología, los pensamientos son los lugares de transición entre las ideas y las imágenes, y las imágenes son los pensamientos cuando se han incorporado en la red etérica. Una vez que se han incorporado en la red entérica ya no son solamente información, son energía viva y son fisiología. Transforman hasta la anatomía, transforman las huellas de la evolución; así que tenemos un instrumento maravilloso, y lo que tu puedes hacer con una aguja, lo que tu puedes hacer con un láser, lo que tu puedes hacer con una prodigiosa tecnología y aún lo que puedes hacer con un bisturí; lo puedes hacer con el pensamiento. Estos días hemos asistido conmovidos a los milagros, no son los milagros nuestros ni de un grupo de sanación; sino que son los milagros de la mente, de la esencia de nuestra humanidad, y acabamos de ver a un niño paralítico, con una paraplejia, con una electro miografía que revela una lesión irreversible de las raíces desde L1 hasta L5 que después de tres meses de sanación está caminando .y está caminando bien, cuando uno ve que es posible aún la regeneración neural, cuando traumas medulares irreversibles pueden revertirse sin ni siquiera tocar, por que no lo tocamos; simplemente dirigiendo la imagen del pensamiento a través de un grupo animado por el amor y así asistimos a ese tipo de cosas maravillosas que podemos llamar milagros. Entonces ya sabemos en vivo y en directo que es cierto: La energía sigue el pensamiento, lo único que tienes que hacer es unir tu cabeza a tu corazón para que el pensamiento sea movido por la turbina del amor. Salva la distancia entre la cabeza y el corazón que es la distancia más grande que existe en el universo, no es entre la tierra y el último quasar, sino la distancia entre tu cabeza y tu corazón. En el arte de la alineación, la primera alineación es cabeza y corazón. Es que el místico y el científico, el poeta y matemático se unan dentro de ti.
Que la izquierda y la derecha, el masculino y el femenino se vuelvan a unir dentro de ti para que nazcas a esa humanidad fecunda donde nace Manas, el fuego mental y ese fuego es transmutador. Ese es el misterio de la inteligencia activa y eso es lo que se llama el tercer rayo, entonces la tercera gran radiación cósmica es inteligencia activa y se manifiesta en que la energía sigue el pensamiento.



CUARTO RAYO: ARMONIA A TRAVÉS DEL CONFLICTO

La huella de la cuarta radiación de la luz es la armonía a través del conflicto.
La sintergetica descubre la armonía entre los opuestos, no hay opuestos solo complementarios, no hay bien y mal, solo luz y sombra. El mal hace parte del bien, la noche revela el día, la sombra revela la luz. La armonía es la reconciliación de los opuestos que se revelan como complementarios; no hay cuerpo versus mente sino solo cuerpo-mente. El cuerpo es mental y la mente también es sustancial, la mente es un cuerpo y el cuerpo está hecho de sustancia mental; no hay algo así como alma y cuerpo separados. El alma está en cada una de tus moléculas, podemos llevar la luz del alma a cada una de las moléculas también al ATP, ADP y AMP y a la melanina. Todos ellos son portadoras de la luz y el alma también es portadora de la luz del espíritu. Así es que tenemos métodos para sincronizar los pares de opuestos y para restaurar esas antiguas armonías.
Así que la enfermedad tiene causas, sí, eso es cierto, tiene sus raíces en el profundo pasado, en nuestro karma y en nuestro genoma; en nuestro pasado personal, en los dinosaurios, en el planeta y en una super nova. Nos podemos remontar muy lejos pero la enfermedad tiene causas en nuestra evolución. ¿La enfermedad tiene propósitos? Sí, también tiene propósitos, pero no se trata de disociarnos entre el pasado y el futuro, la enfermedad tiene un presente, y en ese presente se sana desde tu presencia y tu presencia es conciencia. La conciencia que es la cualidad de la vida, la conciencia es exactamente el punto de cruce entre el espíritu y la materia, la conciencia es exactamente el punto de fricción entre la luz y la sombra, la conciencia es exactamente el punto de crisis o el punto de emergencia donde estamos naciendo al presente. Así podemos denominar a la conciencia y esa conciencia tiene leyes. Esas leyes se manifiestan a través de la armonía entre los pares de opuestos.
La Sincronía, pues bien la armonía entre el pasado y el futuro es sincronía y a eso llamamos la ley de la sincronicidad y por eso en la sintergetica trabajamos con el tiempo. Ya era hora de que trabajáramos con el tiempo, en la terapéutica frecuentemente trabajamos con el espacio y con las moléculas; pero la terapéutica también son ritmos, son tiempos, son pausas. Yo me enfermo del colon no solo por lo que como sino por los ritmos, por la danza que tienen los movimientos de mi colon y si los ritmos de mi pensamiento se van hacia mi plexo solar obviamente que voy a hacer una colitis espástica, porque el colon no está preparado para seguir esos ritmos infernales de más arriba. Toda la vida es una danza rítmica, ritmicidad cíclica y esa ritmicidad cíclica está hecha de pausas. En la pausa habita la presencia, esa presencia, esa pausa, es pura sincronicidad, la sincronicidad es la magia profunda de involucrar el pasado y el futuro en presente. Tu historia está presente en ti y la podemos cambiar desde tu presente, la historia se puede cambiar porque la historia no son hechos muertos sino significados y vivos. Si tú cambias el significado de la historia, de tu historia, cambias tu historia y cambias las huellas de tu historia en tu cuerpo que se llaman enfermedades y puedes cambiar la evolución de tu enfermedad. De eso se trata la sintergetica, es otro código de lectura, y ese código de lectura es un nuevo código de lectura del tiempo. Ya lo vemos de otra manera.
La Sintonía, todo el organismo y todo el cosmos está hecho de vibraciones, lo mismo nuestro organismos. Se trata de sintonizar esas vibraciones y ese es el arte de la sintonía, es entrar en resonancia con la vibración del cuerpo y con la vibración específica de cada parte del cuerpo. Entrar en resonancia son los sistemas de resonadores, de ser posible con la sinfonía total. Vamos a ver como es posible entrar en resonancia con cada nota particular, cada nota o el contexto de notas de cada sistema. También es posible entrar en resonancia con la sinfonía total del cuerpo y a eso es lo que llamamos sintonía.
La ley de la sintonía nos enseña que nosotros tenemos 49 octavas, una octava es la física; pues bueno, que si somos un órgano de 49 octavas no trabajamos sino en la octava inferior que es la física, detrás de ella viene la octava emocional, la octava mental, la espiritual y octavas trascendentales. Realmente nosotros habitamos allí, no solamente estamos hechos de carne y sangre sino de todas esas vibraciones más sutiles que nos habitan. El arte de la sintergetica es entrar en síntonía con esas vibraciones sutiles, y esas vibraciones sutiles contienen la historia sutil de lo que tu eres; contiene la historia del dinosaurio, de la bisabuela, de la constelación familiar y contienen esas historias en átomos permanentes o átomos simientes que se están revelando a través de todo tu instrumento; así es que tenemos esa posibilidad
La Sintropía es que hay cosas que vienen de distintas direcciones, pero se encuentran. Hay estímulos diferentes que se sinergizan, es decir que actúan con el mismo propósito, en el mismo sentido y en la misma dirección; a eso le llamamos sintropía. Al arte de utilizar distintos sistemas terapéuticos que apunten en la misma dirección, al arte de utilizar en combinación la materia por ejemplo la dieta, la energia, un campo electromagnético o de información como por ejemplo un pensamiento semilla, un color, una dilución homeopática. Entonces nosotros perfectamente podemos asociar el masaje, la cirugía, la quiropraxis, el color, el sonido y la sanación espiritual en un concierto terapéutico y no en una mazamorra o en un sancochado desordenado sino un concierto terapéutico de eventos y estímulos que apunten a la misma dirección. De tal manera que nosotros podamos tocar todas las octavas del ser humano y no solo la octava del cuerpo físico.
La Sintopía, es la sintonización y sintopizar es encontrar el todo en la parte y revelar la ley del holograma. Saber que como es arriba es abajo, así como cada célula tiene la información de todo el ser humano, que así como es posible reproducir esa información de esa célula y a partir de la célula desarrollar todo un organismo y de la misma manera en cada punto estás tú, enterito y perfecto; y no solo eso sino ese estas tú de una manera especial, de una manera específica, tu estás en los puntos de la oreja pero de una manera distinta como estás en los puntos de la nariz; tu holograma se organiza en la nariz, toda tu somatotopia y tu geografía corporal está en tu nariz. Desde tu nariz podemos incidir sobre todo tu cuerpo pero de una manera diferente a como podemos incidir si tocáramos las orejas. Igualmente estás en los pies, estás en las manos, estas en los meridianos de acupuntura y estás en niveles energéticos. Poder navegar a través de todo ese holograma funcional en cada una de las cartografías o somatotopias para reconocer una manera inteligente de hablar con el cuerpo, a eso le llamamos sintopia.
Entonces tenemos cuatro grandes estrategias: Primero, Sincronizar es armonizar los tiempos del sistema para que retorne al poder de su presencia, la pausa. Segundo, Sintonizar es armonizar vibracionalmente el sistema de tal manera que el cuerpo físico, emocional y el mental estén sintonizados con la persona o personalidad y que la personalidad esté sintonizada con la esencia o alma. Así disminuimos la resistencia porque la enfermedad simplemente es fricción o resistencia que se expresa donde tenemos una desarmonía vibracional. Luego tenemos que Sintropizar y eso se refiere a darle un sentido y una dirección a todos nuestros estímulos terapéuticos, tener un plan de acción para que los estímulos vayan en la misma dirección. Por último, Sintopizar y sintopizar es aterrizar, plasmar eso en el cuerpo; porque eso no está en la estratósfera, tu mamá está en tu oreja, en tu nariz o en la planta de tu pie y te puede doler en tu hígado. Es decir, que cada una de las cosas que tu experimentas emocionalmente genera una cascada de neuropeptidos y neurotransmisores y se precipitan y generan una anatomía, una estructura específica. Esto se refiere a que la información, la energía y la materia, todas son conciencia; esa es la ley más importante de la sintergetica, todos son variedades de la conciencia. Se trata entonces de que nosotros tengamos herramientas para dialogar desde ese mínimo común denominador conciencia, con todos los niveles vibracionales de la vida desde la información a la materia.



QUINTO RAYO: CONOCIMIENTO CONCRETO O CIENCIA.

La huella de la quinta radiación de la luz es el conocimiento concreto o ciencia.
El quinto rayo, una maravilla, todos somos hijos de la ciencia, bienvenida la ciencia, quien no separa no entiende pero nosotros tenemos que separar para entender y la ciencia separa, concreta y analiza; pero si nosotros nos quedamos en el análisis nunca llegamos a la síntesis. Se trata de analizar no para separar y entender solamente sino para sintetizar y comprender, esa es la estrategia; seamos buenos científicos y analicemos; disecamos, separamos y comprendemos las partes; pero debemos entender por fin que esas partes hacen parte de un sistema. Y un sistema está compuesto de componentes armónicos que dialogan entre sí, lo más importante de un sistema no son las partes sino la relación entre sus componentes. Hacer sintergetica es entrar en la magia de la relación, ninguna parte tiene sentido sin su código relacional, sin el tipo de diálogo que tiene con el resto de los componentes del sistema. Así es que se trata de que vayamos más allá de la ciencia y no es que vamos a negar la ciencia sino que vamos a trascender la ciencia encontrando la conciencia por detrás; vamos a ir más allá del entendimiento y la comprensión. Para ir más allá de la lógica como uso de razón y entrar en los usos de la conciencia, la sintergetica no es un uso de razón sino es un uso de conciencia y la conciencia es mucho más incluyente que la razón. La conciencia incluye muchas sin razones como la física cuántica, la física cuántica es casi como que racional digámosle así en el sentido que casi es ilógica, eso parece un mundo esquizofrénico. Cuando uno oye hablar en términos de física cuántica, eso es pura esquizofrenia en términos de nuestra experiencia existencial; pero a pesar que nos parezca esquizofrénico es real, no le quita su realidad. Lo real no es lo lógico y nosotros hemos confundido lo racional y lo lógico con el mundo de lo real. Realmente hay muchas cosas que no son reales en términos de lógicas, pero que son profundamente reales en términos de vida. En términos de su posible impacto terapéutico. Así que vamos a utilizar otro tipo de señales que va más allá de lo lineal y la causalidad lineal, vamos a utilizar ya no las logias de la lógica sino las nuevas logias de la analógica. Vamos a ir a la ley de las analogías descubriendo la ley de las analogías vamos a encontrar otro tipo de resonancias que ya no son resonancias frecuenciales o vibracionales sino resonancias mórficas. Cuando descubrimos las resonancias mórficas nos encontramos con el campo “M”, con Rupert Shelldrake y al mundo maravilloso de los arquetipos.
Entonces ya no nos vamos a quedar en el tipo sino que nos vamos a ir hasta los arquetipos, ya no nos quedamos en el individuo sino que nos vamos hasta la matriz misma informacional que está nutriendo al individuo de conciencia, de luz, de energía y de materia; de lo que él es. Así es que de la ley de las analogías nos vamos a ir hacia los arquetipos, y nos vamos a encontrar tecnologías muy bonitas que van a ir más allá del uso tradicional de la ciencia y que van a inaugurar lo que llamamos las tecnologías de la conciencia. Un uso de conciencia. Así es que vamos a entrar en el mundo de las isoterapias, el mundo del isovac, las isovacunas y en el mundo de las terapias con las propias oscilaciones que parten de una concepción, de una manera de razonar que ya no es ni la logica ni la analógica, sino que desde la ciencia sistémica toma los isomorfismos, esos isomorfismos han sido descritos funcionalmente en homeopatía cuando se habla de similla pero trasciende en mucho la homeopatía y nos revela que todo en la vida son patrones de organización de la información. Esos patrones de organización de la información pueden ser mórficos o pueden ser frecuenciales, eso es todo. Sin embargo las frecuencias y las formas son intercambiables y eso es lo que vemos en el seno de la sintergetica. En la sintergetica retomamos así no solo las medicinas vibracionales clásicas sino que tomamos la radionica y todo lo que conoce la radiónica, que son medicinas que trabajan con campos de resonancia mórfica, digamos que la radiónica es el arte de resonar a través de formas y no de frecuencias sino de formas. Así tenemos una propuesta que no niega la ciencia, tal vez, si es que hay algún problema en las medicinas alternativas es que les falta concreción, les falta separar, entender, concretar y nos falta a todos el punto. Pues bien beneficiémonos desde la ciencia y si pudiéramos decir que la sintergética es un 90 por ciento de ciencia realmente, en cuanto a casi todo que hacemos ha sido tomado de la ciencia, es un plagio de la ciencia, lo que pasa es que si los científicos no saben como utilizarlo nosotros lo utilizamos de otra manera. Lo que cambia es el modo de utilizar, ¿Que es la somatostatina? los
científicos lo saben pero también nosotros podemos utilizar de otra manera, lo mismo que el factor de liberación de la hormona de crecimiento o lo último en mitocondrias. Lo bello de la sintergética es que tu puedes ser un científico nato, y puedes utilizar todo esto mientras más científico seas lo puedes utilizar mucho mejor, esto no excluye la ciencia sino que se beneficia profundamente de la ciencia y beneficia profundamente el espíritu científico y así tenemos el fototropismo evolutivo, la vida evoluciona.



SEXTO RAYO: DEVOCION O IDEALISMO.

La huella de la sexta radiación de la luz es la devoción o idealismo.
El sexto rayo, la sexta dimensión de la luz; la vida evoluciona y va hacia la luz y toda la vida es un canto hacia la luz. Es un ascenso hacia la luz a partir del reino mineral, cuando el reino mineral evoluciona para dejar pasar la luz, cuando el reino vegetal evoluciona para concentrar la luz, cuando el reino animal evoluciona para convertir la luz en instinto y el hombre evoluciona para convertir la luz en intelecto y luego en amor cuando se humaniza. Estamos viendo simplemente un símbolo que toda la evolución es un camino de ascenso hacia la luz y también vemos que hay geotropismo; dos mundos, ni bueno ni malo, el mundo de las sombras, el mundo involutivo que es el mundo de las raíces, las raíces tienen un tropismo hacia la sombra, las plantas y todo lo que se eleva evolutivamente tiene un tropismo hacia la luz; pues se trata de que nosotros rescatemos esa antigua devoción hacia la luz, la devoción a la luz es la devoción hacia la sabiduría y a la verdad. Es la devoción a la transparencia, a la hermandad y a la integridad. Esa devoción parte de un fuego interior, el fuego tiene dos componentes, el primer componente el calor, el calor del fuego es el amor que es transmutador. El segundo componente es la luz. La luz del fuego es la claridad. Cuando ese fuego parte de tu corazón y cuando el fuego de tu intelecto tiene la claridad de tu corazón entonces realizas una bella conjunción de amor con sabiduría; es decir esa conjunción de amor comprensivo y de amor inteligente. No es ese amor ciego, un amor ciego es una majadería, se trata de un amor con luz y con inteligencia capaz de aclarar y concretar. Cuando tu poema tiene lógica y analógica, y cuando tu poema realmente te dice algo en la vida, y cuando te puede realizar, es que vives con amor y sabiduría. Ese vivir con amor y sabiduría parte del fuego sagrado de tu corazón y en el fuego sagrado de tu corazón la vida se consagra. Se trata de hacer sagrada la vida, no en el sentido dogmático, sectario y antiguo sino en el sentido de integrarnos a nuestra humanidad de todo corazón. Para nosotros los que estamos en sintergetica esto es una pasión, esa es la diferencia, esto es una pasión, esto es un hobby y uno lleva trabajando treinta años en esto y para madrugando por que le da la gana, porque lo disfruta y porque le gusta; porque es mejor que irse a pescar y por todo eso. Porque detrás del dolor uno pesca toneladas de amor, somos pescadores en ese océano de amor y esa es nuestra pasión. Así es que bienvenidos a un territorio donde la medicina es un hobbie y la terapéutica se convierte en pasión y cuando esto ocurre rescatamos nuestra vocación; entonces ya no vivimos ocasionalmente, sino que vivimos vocacionalmente y vivimos con una vocación que hace nuestra vida sagrada porque la consagra a un proyecto que vale la pena vivir.



SETIMO RAYO: ORDEN CEREMONIAL O MAGIA.

La huella de la sétima radiación de la luz es el orden ceremonial o magia.
La última radiación de la luz, es la magia ritual del orden, esto es pura magia, porque la vida es mágica y porque la vida y el universo se auto recrea cada segundo, se reinventa a sí mismo cada segundo y no es cierto que la vida permanezca, la vida se mueve constantemente y el milagro de vivir es renacer de instante a instante. Instante a instante estamos renaciendo, estamos transmutando y estamos emergiendo a una nueva vida y emergemos a una nueva vida cuando entramos en el ritual del amor.
Ese ritual del amor es el ritual del alma, y el ritual del alma es el ritual de la comunión. Nosotros decimos que venimos a comulgar en el sentido que venimos a comulgar con el pan de la vida, con el pan del otro, con las manos del otro, con su dolor y en el mundo de la relación y cuando hacemos de ese mundo la danza rítmica, el ritual rítmico a través del cual tenemos un orden y entonces entramos en los ordenes del amor y el amor es una sustancia que produce orden, es una sustancia que armoniza y que ordena interiormente. El amor es aquello que pone cada cosa en su lugar y por eso el amor es mágico, el amor es transmutador y a eso le llamamos
el sétimo rayo. Ustedes oyen hablar del sétimo rayo, de la llama violeta, de la magia transmutadora, de Urano y de la radiación de acuario; eso no tiene ningún sentido si es que no lo incorporamos en vivo y en directo en un nuevo orden del amor que habita en nuestro corazón y que transmute todas nuestras relaciones humanas. Cual es la magia de la sintergetica, que la gente cambia, pero no solo la gente y los pacientes. Los terapeutas lloran, se desesperan y entran en crisis, dudan, patalean y que caen en un vacío infinito entonces hacen un episodio de esquizofrenia que no saben en donde están; no saben si están en el antiguo orden o en el nuevo orden o que no están en ninguna parte, que entran en crisis, caos y de pronto uno ve a la gente desesperada y a partir de ese desespero denegarse el no ser para acceder al ser y empiezan a florecer. Es una maravilla, uno ve que la gente florece, florece la sonrisa y entonces uno ve un milagrito en la consulta cuando puso el Ram y sabemos que no puso el Ram puso el corazón, el Ram es una disculpa, entonces se empieza a transformar y tenemos la magia de éste encuentro, este encuentro es pura magia, vinimos de Madrid, de Puerto Rico, de Arica, Lima, Perú o de Chile o de la Cochinchina y de no se donde. No, no vinimos de ninguna parte y no vamos hacia ninguna parte, estamos en éste presente eterno donde nos podemos encontrar en el corazón y estábamos juntos hace mucho tiempo, mucho tiempo, millones de años evolucionando para tener la magia de este encuentro; y estamos aquí simplemente reconociéndonos y sobre todo reconociendo que éramos Uno.

Publicado por jacintoluque @ 2:19
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios