Mi?rcoles, 22 de septiembre de 2010

Aunque puede resultar un signo de higiene y limpieza, el uso de guantes en la manipulaci?n de alimentos no es adecuado en la mayor?a de los casos

Para muchos manipuladores y responsables de empresas del sector alimentario, utilizar guantes es necesario para asegurar un buen nivel de higiene en los alimentos. Sin embargo, los especialistas en seguridad alimentaria no comparten esta idea y animan a limitar su uso. Aunque no est?n prohibidos, los expertos los desaconsejan. Una falsa sensaci?n de seguridad que puede llevar a cometer errores, junto con la presencia de materiales desencadenantes de alergias, son las causas principales de sus restricciones.

Al margen de las alergias, el uso de guantes puede ser problem?tico por otras razones. La Agencia Espa?ola de Seguridad Alimentaria y Nutrici?n (AESAN), junto con el Ministerio de Sanidad y Pol?tica Social, hizo p?blico un comunicado en el que establec?a que la utilizaci?n inadecuada de los guantes puede provocar problemas de contaminaci?n cruzada en la manipulaci?n de los alimentos, es decir, la transmisi?n de microorganismos de un alimento contaminado a otro que no lo est?, en su mayor?a, entre uno crudo y otro cocinado. Esta contaminaci?n es una de las causas m?s frecuentes de toxiinfecciones alimentarias en las cocinas y puede originarse por contacto directo entre los dos alimentos o bien de manera indirecta: a trav?s de las manos del manipulador, con o sin guantes, o mediante material de cocina, como utensilios, trapos o superficies.

Con guantes, menos higiene

Con el uso de los guantes, el manipulador tiene una sensaci?n de falsa asepsia, de ah? que tienda a manipular distintos alimentos sin tener en cuenta que puede transmitir, incluso con guantes, la contaminaci?n de uno a otro. En estos casos, se descuida el necesario lavado de manos, que debe realizarse incluso con guantes.

Al usar guantes, a menudo se descuida el necesario lavado de manos

Las recomendaciones para evitar o minimizar situaciones de riesgo se basan en el uso racional de los guantes en el sector alimentario. Es preferible usarlos s?lo cuando las caracter?sticas del trabajo o del trabajador as? lo requieran. Lo m?s adecuado es no utilizarlos en la manipulaci?n de alimentos y lavarse las manos tantas veces como sea necesario.

En cualquier caso, los guantes deben tener colores que no puedan confundirse con ning?n alimento y permitan distinguir cualquier fragmento que se haya desprendido durante su manipulaci?n. Antes de usar un guante hay que lavar y secar las manos, pero tambi?n hay que retirarse anillos o relojes para evitar romperlos y porque fijan a la piel part?culas que se desprenden del guante. Adem?s, estos deben cambiarse cuando se realizan pr?cticas distintas. Si se utilizan guantes no desechables, deben limpiarse por las dos caras y dejarlos secar al rev?s. Es fundamental cumplir con los procedimientos de lavado de manos y ajuste, cambio y desechado o lavado para garantizar una m?xima eficacia de los mismos y preservar la seguridad en toda la cadena alimentaria.

Las limitaciones del l?tex

El uso de guantes puede originar otro problema a?adido debido al material de fabricaci?n de los mismos. Se ha demostrado la transferencia de prote?nas de l?tex de los fabricados con este material a los alimentos que se han manipulado y tambi?n que estas prote?nas pueden causar reacciones al?rgicas en personas sensibilizadas al l?tex que lo ingieran, incluso despu?s de que el alimento se haya cocinado. La manipulaci?n de los alimentos con guantes de l?tex supone la presencia de un al?rgeno alimentario oculto.

Las normativas vigentes, tanto nacionales como europeas, no mencionan el uso de guantes como herramienta para preservar la higiene de los alimentos ni el material con que deben estar fabricados. La normativa europea s? regula los materiales aptos para contactar con los alimentos, aunque tampoco toma en consideraci?n la posible toxicidad de las part?culas que migran desde el guante al alimento.

Elegir los m?s adecuados

A pesar de lo expuesto, el uso de guantes, a menudo de l?tex, es una pr?ctica frecuente en todo el circuito alimentario que, aunque en ocasiones puede responder a una necesidad real de protecci?n de la piel del trabajador, en otros muchos casos se utilizan de forma err?nea para una supuesta mejora de la higiene. Los expertos precisan que los guantes de l?tex no son adecuados para la pr?ctica alimentaria por el riesgo de originar reacciones al?rgicas en los consumidores, por lo que, en caso de que sea necesario utilizarlos, es preferible que est?n elaborados con otros materiales no alerg?nicos.

Cuando sea necesario utilizar guantes, se deben seleccionar s?lo los fabricados y comercializados de acuerdo a las directivas europeas en materia de seguridad, o a partir de unas Buenas Pr?cticas de Fabricaci?n, y elegir los m?s adecuados para cada tarea de contacto con alimentos, de manera que se logre una m?xima seguridad. Deben evitarse los de PVC o de vinilo cuando se manipulen alimentos grasos, debido al riesgo de filtraci?n de plastificantes ftalatos potencialmente peligrosos que absorbe la piel del trabajador y contaminan los productos alimenticios. Los principales plastificantes ftalatos, que pueden migrar a los alimentos desde los guantes de PVC o de vinilo, est?n prohibidos para su uso en contacto con alimentos grasos. El nitrilo es un material id?neo para guantes que estar?n en contacto con alimentos que contengan grasas o aceites, incluso en peque?as concentraciones. En la industria no se deben utilizar guantes de l?tex en contacto con alimentos debido a las sustancias potencialmente alerg?nicas que pueden transmitir.

ALERGIA AL L?TEX

La alergia al l?tex es una respuesta exagerada del organismo cuando contacta con las prote?nas presentes en el l?tex del caucho natural, un l?quido lechoso que circula por los vasos del ?rbol del caucho y que se obtiene por una maniobra denominada sangrado, que se realiza por incisiones. Esta savia vegetal se procesa para elaborar m?ltiples productos de uso com?n y sanitario por sus propiedades el?sticas. El l?tex natural, tambi?n conocido como caucho o goma natural, es una sustancia muy com?n en el entorno. Se calcula que alrededor de unos 40.000 productos lo contienen. En la mayor?a de los casos, los objetos duros de caucho liberan menor cantidad de al?rgenos que los blandos y el?sticos como los guantes. El ?mbito hospitalario es uno de los entornos de mayor riesgo para estas alergias debido al gran n?mero de productos elaborados con este material.

No s?lo son los objetos, sino que algunas circunstancias, como los saludos de una persona que ha tenido puestos unos guantes de l?tex o el consumo de alimentos manipulados por esa persona, son susceptibles de desencadenar una alergia. Tambi?n beber agua de una manguera o los tarros de cierre herm?tico mediante goma de l?tex pueden provocarla. El l?tex se considera como un al?rgeno vehiculado por los alimentos.

Cualquier persona que tenga picor, lagrimeo, irritaci?n nasal, enrojecimiento o hinchaz?n en las manos, tos seca, dificultad de respiraci?n, opresi?n en el pecho, palpitaciones o mareo despu?s de haber tenido contacto con cualquier objeto a base de l?tex, es sospechosa de padecer alergia. La alergia al l?tex es siempre adquirida, es decir, se desarrolla a cualquier edad por el continuo contacto con este material. El ?nico tratamiento eficaz es evitarla, as? como prevenir el contacto indirecto a trav?s de objetos, alimentos e, incluso, personas que han contactado con ?l. Los manipuladores de alimentos son un grupo de riesgo, ya que est?n en contacto con l?tex.


Publicado por jacintoluque @ 17:38
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 20 de septiembre de 2010

La esperanza de vida aumenta en las sociedades desarrolladas pero, con ella, tambi?n los casos de c?ncer

El c?ncer se considera una enfermedad propia de personas en edades avanzadas. Sin embargo, aunque el paso de los a?os y la exposici?n a una mayor cantidad de cancer?genos aumenta su tasa de incidencia, no hay intervenciones de prevenci?n primaria para modificar h?bitos, ni tratamientos espec?ficos para este grupo de edad. M?s del 65% de las neoplasias malignas se desarrollan en este grupo, que representa s?lo a un 12% de todos los afectados. De la misma manera, en la tercera edad se diagnostican, a menudo, distintas enfermedades cr?nicas -con sus tratamientos-, que dan forma a un grupo de poblaci?n muy heterog?neo. No obstante, los expertos en oncolog?a afirman que en el tratamiento de elecci?n debe influir m?s la edad fisiol?gica que la cronol?gica.

La edad, factor de riesgo


- Imagen: Javier Habladorcito -

Es evidente que el desarrollo de los sistemas de salud (y avances en medicina, salud p?blica o alimentaci?n) en las sociedades desarrolladas ha significado un paso importante en el bienestar de la poblaci?n y en el aumento de la esperanza de vida. Sin embargo, la incidencia de neoplasias malignas es mayor a medida que los pa?ses alcanzan niveles m?s altos de desarrollo econ?mico y social. En Suecia y en EE.UU., alrededor del 70% de los c?nceres se desarrollan en edades avanzadas y, en contraposici?n, en pa?ses de menor desarrollo, no llegan al 60%. En Espa?a, la esperanza media de vida, seg?n datos del Instituto Nacional de Estad?stica (INE), ronda los 80 a?os. Pero tambi?n se ha incrementado la tasa de incidencia de casos de c?ncer.

De los 65 a los 85 a?os, el riesgo var?a entre el 23% en hombres y el 17% en mujeres. A partir de 60 a?os, el peligro de sufrir una neopl?sica aumenta con la edad. Es cuando se desarrollan el 75% de los mielomas m?ltiples, el 62% de las leucemias, el 60% de los linfomas de Hodgkin y el 55% de los tumores orofar?ngeos. La influencia de los a?os, en el caso de las mujeres, es m?s acusada en el desarrollo de linfoma no Hodgkin, tumores ginecol?gicos -sobre todo de ovario- ri??n y tiroides. Sin embargo, otros c?nceres no est?n tan ligados al paso de los a?os, como el g?strico, colorrectal, pulmonar, mama y vejiga en mujeres, adem?s de vejiga y ri??n en hombres.

Envejecimiento

De forma err?nea, el c?ncer en la tercera edad se entiende como una enfermedad intratable y de pron?stico fatal

El diagn?stico precoz de c?ncer en edad avanzada se entorpece por numerosas razones. Las enfermedades concomitantes que se desarrollan a estas edades y sus s?ntomas variados pueden enmascarar manifestaciones tempranas de enfermedad neopl?sica. Otros impedimentos son el aislamiento del individuo en una sociedad donde se queda solo por la p?rdida del c?nyuge, familiares o su c?rculo de amigos, alteraciones en el rendimiento intelectual, poca educaci?n sanitaria y una pol?tica de salud, en esta franja de edad, que se dirige m?s al tratamiento.

Numerosos grupos de expertos y varias agrupaciones, como la Asociaci?n Americana del C?ncer, est?n de acuerdo en que todos los ciudadanos deber?an conocer determinados signos y, ante su detecci?n, acudir al m?dico. Son siete se?ales de alarma, ?tiles en todas las franjas de edad, que se desarrollan de forma precoz en distintos tipos de c?ncer y que, si se tuvieran en cuenta, permitir?an un diagn?stico y tratamiento precoz, as? como una mayor tasa de supervivencia. Tener uno de estos s?ntomas, no obstante, no significa que se padezca la enfermedad, sino que, al menos, hay alguna posibilidad que debe estudiarse.

Los siete signos de alarma del c?ncer son:

  • Modificaci?n de los h?bitos intestinales o urinarios.
  • ?lcera en la piel que no cicatriza.
  • Hemorragia sin causa evidente.
  • Presencia de n?dulos (masa redonda, abultada y dura).
  • Indigesti?n o dificultad para deglutir.
  • Alteraciones y cambios en una verruga o lunar.
  • Tos o ronquera persistente.

Las neoplasias malignas m?s frecuentes en todo el mundo se localizan en piel, pr?stata, pulm?n, colon, mama y endometrio, asociadas, adem?s, a factores ambientales y estilos de vida. Por este motivo, en un alto porcentaje son prevenibles con estrategias de prevenci?n primaria (con la promoci?n de la salud con campa?as informativas, sanidad ambiental e higiene) y secundaria (con el cribado precoz para detectar la enfermedad en estadios iniciales y aplicar tratamiento con el objetivo de disminuir la tasa de mortalidad). Todo ello, insisten los especialistas, debe dirigirse tambi?n a la tercera edad, la gran olvidada.

Tratamientos de elecci?n

El tratamiento en los ancianos es especial por diversas causas: los estudios de tratamientos no se realizan en pacientes de estas edades, toleran mal la quimioterapia a altas dosis y se diagnostican junto con otras enfermedades cr?nicas, con sus respectivos tratamientos. El c?ncer de pulm?n, a pesar de ser uno de los m?s frecuentes en personas mayores, es una de las principales causas de muerte. Hace unos a?os, adem?s, no se administraba quimioterapia porque se cre?a que los ancianos no toleraban el tratamiento.

Ahora el escenario ha cambiado y, gracias a ello, la tasa de supervivencia de los pacientes ancianos con c?ncer de pulm?n ha aumentado. Los ?ltimos estudios han demostrado de forma clara que las personas mayores pueden tolerar la cirug?a, la quimioterapia y la radioterapia agresiva siempre que est?n en buena forma. Prima la edad biol?gica, en lugar de la cronol?gica.

Pero todav?a en algunos sectores profesionales y en gran parte de los familiares de los afectados hay poca informaci?n al respecto y, de manera demasiado habitual, se entiende el c?ncer en la tercera edad como una enfermedad intratable y de pron?stico fatal. Los especialistas reconocen que queda mucho camino por recorrer en educaci?n sanitaria para concienciar a la poblaci?n de que no siempre es as? y de la necesidad de hacer pruebas de cribado en esta etapa de la vida para un diagn?stico precoz. El futuro pasa por el trabajo en com?n de onc?logos y geriatras.

ESCENARIO EN EDADES AVANZADAS


- Imagen: Michael Cohen -

Cualquier tratamiento en los pacientes de edad avanzada tiene unas consideraciones especiales. Sumar a?os significa que disminuye, de manera progresiva, la energ?a de la persona, la visi?n y audici?n, el nivel cognitivo y funcional, la funci?n renal y hep?tica, as? como el desarrollo de problemas circulatorios, respiratorios o degenerativos. Para adecuar la terapia del c?ncer, habr? que considerar las patolog?as cr?nicas, tan habituales a partir de los 60 a?os: hipertensi?n, cardiopat?as, enfermedades reum?ticas y gastrointestinales, anemia, c?nceres previos, EPOC o diabetes, entre otras, y sus tratamientos. Todo ello favorece que las personas de edad avanzada constituyan un grupo muy variado.

Un anciano con multipatolog?a es una persona fr?gil que, cada vez m?s, vive solo. Junto con las personas de escasos recursos, m?s acentuado si son mujeres, son un grupo de riesgo de marginalidad. Todo ello se traduce en que reciben menos tratamiento analg?sico para controlar el dolor. Este punto es fundamental para mantener la calidad de vida del anciano, ya que si no se interviene de manera adecuada, puede desembocar en cuadros de ansiedad (en ocasiones, episodios de agitaci?n esconden un dolor mal controlado) y depresi?n, adem?s de provocar que los s?ntomas del c?ncer sean m?s acusados.


Publicado por jacintoluque @ 20:03
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 09 de septiembre de 2010

Debido al contenido de purinas en las legumbres, se aconseja controlar su ingesta cuando se padece hiperuricemia grave y gota

El consumo de alimentos ricos en purinas est? contraindicado en caso de crisis de gota, un trastorno causado por el dep?sito de cristales de ?cido ?rico en las articulaciones. Las purinas son compuestos qu?micos presentes en mayor o menor cantidad en las c?lulas de animales y vegetales. Las leguminosas las contienen en cantidades moderadas, casi en la misma proporci?n que esp?rragos y champi?ones. Pero aunque las legumbres no son los alimentos m?s sobresalientes en estos compuestos, es prudente controlar su consumo en caso de hiperuricemia grave.

Purinas en las leguminosas


- Imagen: mike krzeszak -

Las legumbres tienen en sus ra?ces unos n?dulos caracter?sticos en los que, de manera simbi?tica, viven con la planta unas bacterias fijadoras de nitr?geno atmosf?rico. Las bacterias utilizan el nitr?geno del aire como material precursor de amino?cidos, los elementos b?sicos de construcci?n de las prote?nas vegetales. Esto explica que los cacahuetes, los guisantes y las jud?as, las leguminosas m?s consumidas en todo el mundo, proporcionen gran parte de la prote?na alimentaria y que los suelos se enriquezcan en nitr?geno con su cultivo. Al mismo tiempo, esta particularidad biol?gica explica el contenido moderado de purinas de este grupo de alimentos vegetales. Las lentejas, las habas y los guisantes secos, no frescos, destacan sobre el resto por una mayor cantidad.

En caso de hiperuricemia grave o gota, la persona debe seguir una dieta estricta, en la que se prescribe una ingesta inferior a 5 mg de purinas/d?a. Esto supone limitar en la dieta los alimentos con m?s concentraci?n en estas sustancias. Entre los vegetales, se restringe el consumo de legumbres, hortalizas y verduras como los esp?rragos, los champi?ones y las setas, las espinacas, las acelgas y la coliflor.

No obstante, la concentraci?n de purinas en las legumbres (10-100 mg/100 g) est? muy por debajo de la de otros alimentos, como extractos de carne (3.500 mg), conservas de pescado (350-450 mg), v?sceras (300-360 mg) y carnes rojas (150-200 mg). Por tanto, no es preciso eliminar las legumbres de la dieta en caso de hiperuricemia, si bien conviene moderar la frecuencia y la cantidad de consumo. En las hiperuricemias graves, con niveles plasm?ticos de ?cido ?rico superiores a 9 mg/dl, asociadas a crisis de gota, la dieta estricta no es suficiente para paliar el malestar y revertir las molestias. Es imprescindible recurrir a f?rmacos que inhiben el catabolismo de las purinas. Superada la crisis, se retornar? a una alimentaci?n m?s variada. Hoy en d?a, debido a la eficacia de los f?rmacos actuales, la dieta no tiene el papel esencial que desempe?aba en ?pocas anteriores como tratamiento de la hiperuricemia y de la gota.

Purinas y ?cido ?rico

El producto final derivado del metabolismo de las purinas de los alimentos en el organismo es el ?cido ?rico. Un consumo elevado de alimentos ricos en estos compuestos puede desembocar en un exceso de ?cido ?rico en sangre. En cl?nica se denomina hiperuricemia a una concentraci?n de ?cido ?rico en sangre por encima de 7 miligramos por decilitro.

Si el exceso de ?cido ?rico se mantiene, ?ste se acumula en los tejidos y puede derivar en artritis cr?nica

Si la hiperuricemia se mantiene, el ?cido ?rico forma en el organismo sales (uratos de sodio) que cristalizan y tienden a acumularse en diversos tejidos. Con el tiempo, la persona puede sufrir gota, inflamaci?n articular y un ataque s?bito de dolor intenso y localizado en el dedo gordo del pie que, m?s tarde, asciende por la extremidad. La gota es la manifestaci?n f?sica m?s grave del exceso de ?cido ?rico en sangre. Estos dep?sitos, denominados tofos, pueden da?ar las articulaciones y desarrollar una artritis cr?nica.

DIETA Y ESTILO DE VIDA


- Imagen: ARS -

Las unidades de diet?tica y nutrici?n, reumatolog?a y epidemiolog?a cl?nica de distintas instituciones sanitarias han profundizado en el estudio del estilo de vida y las recomendaciones diet?ticas para los pacientes de gota, ya que esta enfermedad se asocia a menudo con el s?ndrome metab?lico y con un mayor riesgo futuro de enfermedad cardiovascular.

La reducci?n del peso mediante la dieta, la pr?ctica de ejercicio f?sico y la limitaci?n de la ingesta de carnes rojas y bebidas y alimentos azucarados podr?a ayudar a reducir los niveles de ?cido ?rico, el riesgo de gota y la resistencia a la insulina, todos ellos factores de riesgo coronario. Los vegetales en general (salvo los limitados por su mayor concentraci?n en purinas), los frutos secos, las frutas frescas y los cereales y derivados integrales son, por el contrario, alimentos saludables para prevenir estas enfermedades cr?nicas.

M?S QUE PURINAS

Las leguminosas son los vegetales con una mayor riqueza en prote?na, por lo que se consideran indispensables en el aporte de este nutriente en los pa?ses donde escasea el acceso a las prote?nas animales. En especial, son ricos en carbohidratos complejos y tienen un contenido sobresaliente de fibra diet?tica, un nutriente ausente en las fuentes alimenticias de origen animal. Otra ventaja nutricional que les caracteriza es, en general, su bajo contenido en grasa, la ausencia de colesterol y la variedad de vitaminas y minerales que proporciona su consumo al conjunto de la dieta.

Al excelente inter?s nutricional de las leguminosas, se suma el efecto diet?tico profil?ctico y terap?utico, debido al beneficio derivado de su consumo frecuente, que se atribuye a las propias prote?nas vegetales y a sustancias presentes en su composici?n, como fibra, saponinas, isoflavonas, lectinas y ?cido f?tico, entre otros componentes funcionales. Estos beneficios sanitarios se reflejan en numerosas investigaciones recientes llevadas a cabo en el ?rea de las enfermedades cardiovasculares, la carcinog?nesis y la diabetes.


Publicado por jacintoluque @ 20:30
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 08 de septiembre de 2010

Destruye todo tipo de restos con temperaturas de m?s de 1.500 grados y puede generar energ?a, aunque su desarrollo se halla a?n en una fase incipiente

La aplicaci?n de la tecnolog?a de gasificaci?n de plasma, seg?n sus defensores, permitir?a contar con sistema moderno, limpio, eficiente y de la larga duraci?n, capaz de tratar todo tipo de residuos, incluso los m?s dif?ciles, como neum?ticos, productos peligrosos, sedimentos, pl?sticos, etc. El proceso permite adem?s generar energ?a y diversos productos que pueden aprovecharse. Sin embargo, su desarrollo se encuentra todav?a en una fase inicial, y sus detractores afirman que es un proceso muy caro y no tan limpio como propugnan sus impulsores.

Esta tecnolog?a se utiliza en la actualidad principalmente para destruir desechos peligrosos, por su manera limpia y eficaz de acabar con ellos. Por ello, algunas empresas est?n trabajando para utilizar este sistema como sistema de valorizaci?n de residuos urbanos.


- Imagen: Bertrand Dugardin -

El sistema consiste en un reactor con antorchas en las que se inyecta energ?a el?ctrica de alto voltaje y alg?n tipo de gas, como ox?geno, nitr?geno o arg?n. Este proceso permite generar temperaturas cercanas a las de la superficie del Sol (m?s de 1.500?C) y obtener el estado de plasma, es decir, un gas cuyos ?tomos han perdido o ganado electrones. De esta manera, los enlaces de las mol?culas se rompen y los residuos quedan en forma de ?tomos inofensivos.

Posteriormente, la materia org?nica del residuo se convierte en un gas de s?ntesis (syngas) compuesto por hidr?geno y mon?xido de carbono que puede ser utilizado para producir energ?a o combustibles l?quidos. Por su parte, los residuos inorg?nicos se funden en el fondo del reactor, obteniendo un material vitrocer?mico que se puede destinar a la fabricaci?n de productos abrasivos, como aislantes de alta temperatura (lana mineral) o relleno de la bases de carreteras.

Este proceso permite generar temperaturas cercanas a las de la superficie del Sol (m?s de 1.500?C)

En cualquier caso, Juli?n Uriarte, presidente de la Asociaci?n T?cnica para la Gesti?n de Residuos y Medio Ambiente, ATEGRUS, subraya que la aplicaci?n de esta tecnolog?a en la valorizaci?n de los residuos se encuentra todav?a en un estado muy incipiente, y su empleo en la actualidad es sobre todo para destruir residuos peligrosos.

Por ejemplo, la localidad palentina de Carri?n de los Condes autorizaba recientemente la construcci?n de una planta, para reciclar principalmente neum?ticos, que incluye entre sus sistemas de tratamiento esta tecnolog?a. Sus responsables, el Grupo Hera Holding, es una de las empresas pioneras en esta t?cnica en Espa?a, y cuenta con un Centro de I+D en Castellgal? (Barcelona) para mejorar este sistema.

Por su parte, el municipio coru??s de As Somozas comenzaba recientemente la construcci?n de una planta que incorpora la tecnolog?a de plasma de la empresa estadounidense Solena para acabar con desechos industriales como pinturas, disolventes y neum?ticos. La nave, con un coste de unos 60 millones de euros, eliminar? seis toneladas de basura por hora, y generar? 15 megavatios de electricidad, suficientes para suministrar a 15.000 viviendas, seg?n sus responsables. Asimismo, esta compa??a planea poner en pie unas instalaciones similares en la localidad cordobesa de B?lmez.

En cuanto a ejemplos a nivel internacional, la planta de gasificaci?n de plasma m?s grande del mundo se encuentra en el "Eco-Valle" de Utashinai (Jap?n). Con tecnolog?a de la empresa estadounidense Westinghouse Plasma, es capaz de transformar hasta 280 toneladas de residuos diarios.

Cr?ticas al sistema

No todo el mundo est? de acuerdo en apoyar esta tecnolog?a. Ecologistas en Acci?n considera que en realidad se trata de un sistema de incineraci?n encubierto, y que por lo tanto, tambi?n tiene el peligro de que se formen dioxinas, furanos y otros productos de combusti?n incompleta que desencadenan procesos cancer?genos.

Sin embargo, los defensores de este tipo de instalaciones afirman que cumplen con los requerimientos medioambientales, reduciendo considerablemente las emisiones de gases de efecto invernadero y otros compuestos nocivos, como di?xido de azufren, mercurio, y ?xidos de nitr?geno.


- Imagen: Curtis Palmer -

Por otra parte, los expertos de Ecologistas en Acci?n a?aden que estas plantas requieren una gran cantidad de energ?a el?ctrica y de agua, lo que puede poner en peligro el abastecimiento para uso agr?cola y humano.

Jes?s Rinc?n, qu?mico del Consejo Superior de Investigaciones Cient?fica (CSIC) asevera que si bien con los gases resultantes se puede producir energ?a, "tan s?lo se amortiza una proporci?n muy peque?a del gasto el?ctrico generado durante el proceso". No obstante, este experto defiende la t?cnica para procesar desechos peligrosos como los hospitalarios o los radiactivos, que exigen un tratamiento m?s exigente. Asimismo, se trata de un proceso muy caro, seg?n un estudio de la Uni?n Europea, que calculaba unos gastos de ente 150 y 300 euros por tonelada de residuo.

Por todo ello, los ecologistas recuerdan que proyectos de este tipo de plantas ya han sido rechazados, como por ejemplo en 2003 en la localidad de Alcorisa, ubicada en la zona minera de Teruel.

En definitiva, desde Ecologistas en Acci?n se aboga por la puesta en marcha de un sistema de tratamiento de residuos que apueste decididamente por la reducci?n, la reutilizaci?n y el reciclaje, evitando este tipo de instalaciones.

?Aprovechar los residuos nucleares como combustible?

Diversas investigaciones basadas en la gasificaci?n del plasma buscan incluso aprovechar los residuos nucleares. El Global Nuclear Energy Partnership (GNEP), un programa de cooperaci?n internacional impulsado por el Departamento de Energ?a de Estados Unidos, trabaja en un nuevo reactor que aprovechar?a estos residuos como combustible, produciendo hasta 100 veces la energ?a de los reactores convencionales y generando un 40% menos de residuos.

Por su parte, cient?ficos del Centro de Investigaciones ruso Kurchatov, del Instituto austriaco Johann Radon y del Instituto Tecnol?gico Technion de Israel trabajan en la denominada "fusi?n de la gasificaci?n de plasma" (PGM en sus siglas inglesas), que combina altas temperaturas y baja energ?a radiactiva para transformar el desecho.


Publicado por jacintoluque @ 9:26
Comentarios (0)  | Enviar