Mi?rcoles, 29 de junio de 2011

Un alimento con cierta carga microbiana puede no ser pat?geno, aunque se clasifica como no apto porque evidencia una importante falta de higiene

?Cualquier actividad de producci?n de alimentos, como los cultivos, la ganader?a o los procesos industriales, est? sujeta a condiciones preventivas dictadas por la normativa europea. Estas condiciones se verifican mediante los llamados sistemas de autocontrol o las aplicaciones de las gu?as de buenas pr?cticas, sin olvidar los controles sanitarios pertinentes seg?n cada alimento. Todas estas medidas preventivas aseguran la inocuidad de los alimentos que llegan a los comercios. Sin embargo, las enfermedades transmitidas por los alimentos, es decir, procedentes de contaminaci?n microbiol?gica, son a?n un problema al alza.

La gran cantidad de factores implicados en la cadena de producci?n de un alimento dificulta que se cumpla el riesgo cero, de ah? que las enfermedades que causan los alimentos contin?en vigentes a pesar de las numerosas acciones preventivas y correctivas que se llevan a cabo. No obstante, conocer el grado de riesgo de un alimento y todos sus mecanismos de contaminaci?n son herramientas que facilitan la detecci?n de posibles focos de contaminaci?n y ayudan a asegurar una comercializaci?n de alimentos seguros para la salud del consumidor, es decir, sirve de base para conocer y evitar la contaminaci?n de los alimentos.

Uno de los puntos m?s destacados a favor de la seguridad microbiol?gica y la inocuidad de los alimentos es el cumplimiento de la trazabilidad, que permite conocer de manera r?pida toda la vida e historia del alimento. En el caso de cualquier incidencia, se puede descubrir el origen con el seguimiento de cada etapa de producci?n por la que ha pasado el alimento. En caso de emergencia, la trazabilidad tambi?n permite retirar de manera r?pida cualquier producto no seguro de los puntos de venta. De obligado cumplimiento desde 2005 mediante el Reglamento (CE) 178/2002 del Parlamento Europeo, la trazabilidad pretende aportar la confianza y tranquilidad al consumidor y permite pedir responsabilidades en cualquier punto de la cadena alimentaria.
Indicadores de calidad

Algunos microorganismos, en un principio no pat?genos, no son indicativos de alimento contaminado en niveles bajos. La presencia de hongos y levaduras en alimentos secos, ?cidos o azucarados indica un buen estado higi?nico. Por el contrario, una excesiva presencia, resultado de una mala calidad de la materia prima, una mala praxis en la fabricaci?n, falta de higiene o una conservaci?n inadecuada, origina la putrefacci?n del alimento y la formaci?n de pat?genos da?inos para la salud.

Un alimento de mala calidad microbiol?gica no es siempre perjudicial para la salud del consumidor

La contaminaci?n fecal, causada por heces, es otro tipo de indicador de calidad. Los indicadores de esta contaminaci?n son microorganismos que habitan en la flora intestinal y que nunca deber?an encontrarse en los alimentos. Su presencia, por tanto, indica una mala higiene en las manos o utensilios y quiz? estos alimentos est?n contaminados por microorganismos pat?genos y causen graves enfermedades. Por ?ltimo, tambi?n puede suceder que un alimento contenga pat?genos, pero que estos no se detecten a simple vista porque no se altera ni el color ni el olor del alimento.

Para luchar contra ellos, lo mejor es la prevenci?n, la buena praxis, una higiene adecuada y una conservaci?n ?ptima. Hablar de calidad no es sin?nimo de seguridad, un alimento de mala calidad microbiol?gica no es siempre perjudicial para la salud del consumidor. Un alimento con una elevada carga microbiana puede no ser pat?geno para la salud. En estos casos, sin embargo, se clasifica como "no apto": no causa da?os pero evidencia una importante falta de higiene.
Los peligros del agua

El agua es el elemento b?sico para la producci?n agr?cola y ganadera y est? presente en la mayor?a de las industrias alimentarias. Como tal, debe someterse a un estricto control sanitario para evitar que llegue a ser un veh?culo de contaminaci?n hacia los alimentos. El agua puede transmitir agentes f?sicos, qu?micos o biol?gicos a los alimentos, aunque su peligrosidad recae sobre todo en la de riego. Para poder abastecer los campos, deben cumplirse unos par?metros que la acrediten como potable para el riego y evitar que pueda causar da?os al consumidor. El agua se contamina sobre todo por los excrementos humanos o de origen animal y por las aguas residuales.

La contaminaci?n fecal puede provocar el desarrollo de una gran variedad de pat?genos en el agua de riego que, a su tiempo, entran en contacto con los alimentos y pueden causar enfermedad en el consumidor. Los pat?genos que m?s resisten a los tratamientos o que est?n m?s adaptados a los sistemas de prevenci?n son los hongos, las algas y los protozoos, que producen sustancias t?xicas y disminuyen las cualidades del agua. Por el contrario, contra las bacterias y los virus tienen una capacidad de supervivencia mucho menor y, por lo tanto, su transmisi?n debe ser m?s r?pida. Se estima que unos 500 millones de personas sufren enfermedades intestinales al a?o causadas por un inadecuado saneamiento del agua. Las buenas pr?cticas en el ?mbito del control de agua permiten a los productores aplicar las medidas preventivas necesarias en funci?n de los riesgos identificados en cada momento.
LOS OCHO ASPECTOS CLAVES

Para garantizar la higiene en los alimentos deben seguirse unas pautas, f?ciles de recordar, que evitan la formaci?n de pat?genos que s? pueden causar enfermedades.
Comprobar siempre la fecha de caducidad al comprar cualquier alimento.
No consumir latas de conserva hinchadas, abolladas u oxidadas, ya que es indicador de pat?genos en su interior.
Consumir los alimentos muy perecederos, como carne o pescado fresco, en un m?ximo de 24 horas.
Descongelar los alimentos siempre en el frigor?fico, nunca a temperatura ambiente.
Nunca volver a congelar.
Asegurar bien el completo calentamiento de los alimentos al cocinarlos y tener mucho cuidado con los alimentos crudos o poco cocinados.
Lavarse las manos con frecuencia y los utensilios empleados en la preparaci?n de los alimentos con agua y jab?n. El agua no elimina por s? sola los pat?genos.
En el momento de comprar productos congelados, dejarlos siempre para el final. De esta manera, se evitar? su posible descongelaci?n.
Tambi?n te interesa
INFOGRAF?A: Manipulaci?n de alimentos
Mayonesa casera y segura paso a paso
Los plaguicidas, ?soluci?n o problema?
Capacidad contaminante de los alimentos
Contaminantes alimentarios: nuevas recomendaciones sobre su consumo
Tiempo y temperatura, claves para unos alimentos seguros
Seguridad alimentaria, m?s que una asignatura en hosteler?a
Etiquetas

Relacionadas con este art?culo:
calidad higiene microbiolog?a pat?genos trazabilidad
Contin?a informado sobre este tema con nuestros RSS (+ info)

RSS sobre "Pat?genos"

?Qui?nes somos?
Escr?benos
Hem


Publicado por jacintoluque @ 17:52
Comentarios (0)  | Enviar

Ingredientes de confianza y una adecuada elaboraci?n justo antes de su consumo garantizar?n la buena calidad higi?nica de la mayonesa

La seguridad alimentaria de un alimento no se improvisa, sino que es el resultado de una cadena de acciones, desde su origen hasta el consumo, que garantizan la inocuidad. En el caso de la mayonesa, una salsa fr?a con huevo de m?ltiples aplicaciones en la cocina, est? considerada un alimento de alto riesgo sanitario. Vinculada a menudo con brotes toxiinfecciosos de origen alimentario, tiene ingredientes para ello: el huevo es susceptible a contaminaciones microbiol?gicas y, adem?s, la mayonesa no se higieniza con el calor ni con ning?n otro procedimiento que lo sustituya, de ah? que una posible carga microbiana inicial pueda multiplicarse hasta niveles infecciosos si no se manipula de forma correcta.

?El huevo es un alimento muy rico en nutrientes y muy interesante en el ?mbito nutricional: grasas, vitaminas y prote?nas. Estas ?ltimas se utilizan como patr?n para el resto, es decir, la calidad diet?tica de las dem?s prote?nas se compara con la del huevo porque es muy completa. Adem?s, su gran versatilidad en el recetario hace del huevo un alimento insustituible que no debe faltar en la mesa. Pero no todo son bondades. Una de sus lacras ha sido la presencia de microorganismos capaces de provocar una toxiinfecci?n alimentaria, si bien la constante preocupaci?n y ocupaci?n de los responsables, tanto sanitarios como productores, han hecho posible que microorganismos como salmonella hayan disminuido de manera dr?stica su detecci?n en este alimento.
Control de los huevos

Las granjas de la Uni?n Europea aplican medidas preventivas para controlar la contaminaci?n por salmonella mediante buenas pr?cticas de manejo de los animales, un elevado nivel de bioseguridad, vacunas y controles peri?dicos de las aves, el pienso y el agua. El control de salmonella en la producci?n de huevos, seg?n se?alan desde el Instituto de Estudios del Huevo, se fundamenta en las medidas de prevenci?n de la contaminaci?n de las aves.

Todas las precauciones en el proceso de producci?n del huevo son vanas si no se asume despu?s la responsabilidad de manipulaci?n

En Espa?a, las gallinas ponedoras se vacunan de forma obligatoria contra salmonella, una medida que se complementa con protocolos de buenas pr?cticas de higiene en el manejo de la granja (cuidado de las aves, bioseguridad en las instalaciones y m?todos de trabajo del personal, manipulaci?n adecuada de los piensos y agua), as? como con controles peri?dicos para detectar cualquier incidencia y actuar en consecuencia.

Tambi?n en el proceso de la clasificaci?n y envasado del huevo y en la elaboraci?n de ovoproductos se adoptan medidas preventivas que garantizan la higiene de estas actividades, basadas en los principios del an?lisis de peligros y puntos de control cr?tico (APPCC), cuya aplicaci?n en las industrias alimentarias de la UE es obligatoria. Pero todas las precauciones adoptadas para garantizar la higiene en el proceso de la producci?n del huevo pueden resultar vanas si despu?s no se asume la responsabilidad de su manipulaci?n y consumo. De ah? que resulte fundamental poner en pr?ctica una serie de precauciones que garantizar?n su seguridad, sobre todo en el caso de consumir crudo, como ocurre en la salsa mayonesa.
Requisitos de la mayonesa

Los huevos deben adquirirse en establecimientos de confianza, envasados y etiquetados. En el envase deber? indicarse el establecimiento de origen y la fecha de consumo preferente, mientras que en la c?scara figurar? impresa una clave num?rica que identifique su origen. Debe comprobarse que la c?scara est? ?ntegra y carece de roturas y fisuras, adem?s de estar libre de restos de suciedad (heces, plumas...).

Si registra una contaminaci?n tipo salmonella, estar? en el exterior, en la c?scara, por lo que resulta importante preservar el interior del huevo durante todo el proceso, as? como otros posibles alimentos almacenados en la cocina (contaminaciones cruzadas). Una vez rota la c?scara, el interior del huevo quedar? expuesto a posibles contaminaciones (bien de su propia c?scara u otras fuentes). Su riqueza en nutrientes y unas condiciones apropiadas: temperaturas templadas y tiempo har?n posible que se convierta en un foco infeccioso.

Al llegar al domicilio, los huevos deben introducirse en el frigor?fico. Las bajas temperaturas, adem?s de mantenerlos frescos durante m?s tiempo, evitar?n la posible proliferaci?n de microorganismos. Una cuesti?n frecuente es por qu? los huevos no est?n refrigerados en el punto de venta. Los cambios bruscos de temperatura pueden provocar la condensaci?n de agua en la c?scara del huevo, por lo que se aumentar?a el riesgo de contaminaci?n.

Hasta que no se consuman, los huevos deben mantenerse refrigerados. Seg?n la tradici?n popular, la mayonesa se corta si hay mucha diferencia de temperatura entre el huevo y el aceite. Si se necesitan los huevos a temperatura ambiente, deben atemperarse durante el menor tiempo posible. Para comenzar a preparar la salsa mayonesa, han de extremarse las medidas de higiene en la cocina, utilizar utensilios y recipientes bien limpios. Cada vez que se toque la c?scara del huevo, hay que lavarse las manos.

Antes de utilizar el huevo, puede lavarse con agua con detergente sobre la c?scara, aclarar y secar con papel de cocina de un solo uso. No se deben cascar nunca los huevos en el borde del recipiente donde se vaya a batir la mayonesa. Hay que utilizar otro recipiente solo para este fin y evitar que caigan restos de c?scara sobre el interior del huevo. Tambi?n deben evitarse pr?cticas tan comunes en algunos hogares como separar las claras de las yemas con la propia c?scara del huevo.

Para evitar posibles contaminaciones cruzadas, todos los recipientes, utensilios y superficies utilizados tanto para batir huevos como para elaborar salsas no deben entrar en contacto con otros alimentos y se han de emplear solo para este fin. No hay que utilizar utensilios de materiales porosos, como tenedores de madera, y pueden a?adirse unas gotas de lim?n o vinagre para, adem?s de aportar su sabor caracter?stico, acidificar la mayonesa y dificultar la posible proliferaci?n de g?rmenes.

Una vez preparada la salsa, debe consumirse tan pronto como sea posible: las mayonesas caseras son una elaboraci?n de consumo inmediato y debe prepararse la cantidad justa para consumir y evitar las sobras. Si la mayonesa se mezclar? con ensaladilla rusa en la comida y en la cena, debe a?adirse la mayonesa reci?n hecha a las verduras cocidas en las raciones justas de consumo y reservar el resto de verduras y preparar una nueva mayonesa por la noche.

Aunque sea por unos minutos, la mayonesa debe refrigerarse hasta su consumo. Hay que evitar temperaturas templadas y esperas. En el caso de utilizar la mayonesa para comidas fuera de casa, en el campo, excursiones, playa, barbacoas o comidas preparadas para la oficina, por seguridad, conviene elegir una mayonesa comercial en sobrecitos monodosis, que se a?adir?n al plato en el momento de consumo.
LA MAYONESA EN HOSTELER?A

"Los datos epidemiol?gicos relativos a los brotes de toxiinfecciones alimentarias registrados ponen de relieve una elevada frecuencia de los originados por la ingesti?n de alimentos de consumo inmediato que contienen huevo. Esta situaci?n aconseja la adopci?n de medidas necesarias para la prevenci?n de riesgos que afectan a la salud de los consumidores". A partir de esta situaci?n, se desarroll? hace 20 a?os la norma para la preparaci?n y conservaci?n de la mayonesa de elaboraci?n propia y otros alimentos de consumo inmediato en los que figure el huevo como ingrediente (Real Decreto 1254/1991), sobre todo mayonesas, salsas y cremas de elaboraci?n propia en restaurantes, cafeter?as, bares, pasteler?as y cualquier otro establecimiento que elabore o sirva comidas.

En las mencionadas preparaciones, se sustituir? el huevo por ovoproductos pasteurizados y elaborados por empresas autorizadas para esta actividad, excepto cuando estos alimentos sigan un posterior tratamiento t?rmico no inferior a 75?C en el centro de los mismos. Adem?s, se especifica la acidez m?xima permitida (4,2) para la salsa mayonesa. Por ?ltimo, se establece la temperatura m?xima de conservaci?n de los productos, que ser? de 8?C hasta el momento del consumo, as? como el plazo m?ximo de conservaci?n: 24 horas a partir de su elaboraci?n.


Publicado por jacintoluque @ 17:44
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 27 de junio de 2011

Una nueva herramienta es capaz de predecir niveles de Salmonella en las diferentes etapas de producci?n de la carne de cerdo

Las infecciones por Salmonella son una de las causas bacterianas m?s comunes de gastroenteritis de origen alimentario, cuyas fuentes principales son la carne, los huevos y productos frescos. Seg?n datos de la Uni?n Europea, hasta el 20% de los casos de salmonelosis humana podr?an tener su origen en el consumo de carne de cerdo contaminada. Adem?s de los distintos programas de control que cada pa?s aplica, una iniciativa comunitaria apoya un proyecto del Instituto de Investigaci?n Alimentaria (IFR) para el desarrollo de una herramienta capaz de predecir el crecimiento de Salmonella en la cadena de producci?n de la carne de cerdo.

Temperatura, pH y actividad del agua son algunos de los factores que m?s influyen en la infecci?n de la carne de cerdo con bacterias pat?genas como Salmonella. Estas variables no son iguales en toda la cadena de producci?n. Sus valores var?an en funci?n del tratamiento al que se somete la carne y del ambiente en el que est?. Para que los controles que se aplican sean m?s efectivos, un grupo de expertos del Instituto de Investigaci?n Alimentaria (IFR) brit?nico, con la colaboraci?n de profesionales italianos y griegos, han ideado un nuevo software capaz de adaptarse a las distintas fases de producci?n y las diferentes condiciones ambientales para llegar a una rigurosa predicci?n de bacterias.
Numerosas posibilidades

Determinar la causa de contaminaci?n bacteriana en una etapa particular es una tarea compleja, ya que antes deben conocerse los motivos que hacen que una bacteria crezca a unas determinadas condiciones y no a otras. Numerosos grupos de investigaci?n de todo el mundo han recogido datos sobre la proliferaci?n de Salmonella en diferentes condiciones y los han recopilado en ComBase, una base de datos que describe c?mo los pat?genos responden a distintos factores ambientales.

ComBase pretende dar respuestas microbianas en los alimentos y predecir los riesgos de contaminaci?n

Los expertos combinan distintos modelos para ofrecer predicciones sobre las concentraciones del pat?geno en las distintas etapas de la cadena de producci?n bajo condiciones de temperatura variable, de actividad del agua y de condiciones de pH espec?ficas. Se pueden hacer predicciones con cifras que van de los 0?C a los 30?C, de un pH de 2,5 a 7 y con una actividad de agua de 0,78 a 1.

Los modelos permiten introducir las propias condiciones y estimar la concentraci?n de Salmonella en cualquier etapa. Uno de los objetivos previstos para herramientas como ComBase es aportar toda la informaci?n posible sobre c?mo los microorganismos responden a distintos est?mulos o procesos. El interesado, que puede ser el productor, legislador o investigador, introduce en la base de datos la informaci?n sobre un escenario concreto con el fin de obtener un contexto microbiol?gico lo m?s parecido a la realidad. Desde que se empez? a utilizar en 2003, ComBase ha provisto su base de datos con m?s de 50.000 registros.
Microbiolog?a predictiva

Microbiolog?a predictiva o Ecolog?a Microbiana de Alimentos. El enfoque de esta disciplina es describir las distintas respuestas microbianas de los alimentos a diferentes ambientes a partir de modelos matem?ticos y otros m?todos num?ricos y estad?sticos.

?Por qu? se establecieron factores como la temperatura, el pH o la actividad del agua? Porque la mayor?a de pat?genos no crecen por debajo de ciertas temperaturas o de un valor determinado de pH, si bien tambi?n son importantes otros factores, como la estructura de los alimentos. Una de las particularidades de esta forma de control microbiol?gico es que puede utilizarse en cualquier punto de la cadena de producci?n, desde la granja a la mesa. El objetivo es predecir qu? puede suceder durante el almacenamiento o el procesado.
BASE DE DATOS

Algunas de las herramientas que se han desarrollado para la predicci?n del riesgo microbiol?gico, adem?s de ComBase, son:
Software para la predicci?n del deterioro e inocuidad de productos de mar (SSSP). Es capaz de predecir la vida ?til y el crecimiento bacteriano de distintos productos del mar frescos con pat?genos como Listeria monocytogenes.
Evaluaci?n cuantitativa del riesgo (ECR). Es uno de los m?todos para evaluar los riesgos asociados con la contaminaci?n microbiana de los alimentos. Este sistema es capaz de mostrar la sensibilidad al riesgo para cada etapa de producci?n.

Esta tecnolog?a no solo es importante para evaluar de manera objetiva los efectos del procesado en los alimentos, distribuci?n y almacenamiento, sino que tambi?n es una ayuda al Sistema de An?lisis de Peligros y Puntos Cr?ticos de Control (APPCC) que aplican industrias y servicios del sector de la alimentaci?n.
Tambi?n te interesa
Falsos bulos sobre la leche
Tecnolog?a molecular para identificar pescado
Hortalizas procedentes de un injerto
Los pros y contras del aspartamo
Avances en la detecci?n de adulteraciones alimentarias
Apuesta por la sanidad ap?cola
Etiquetas

Relacionadas con este art?culo:
cerdo microbiolog?a pat?genos salmonella
Contin?a informado sobre este tema con nuestros RSS (+ info)

RSS sobre "Salmonella"

?Qui?nes somos?
Escr?benos
Hemero


Publicado por jacintoluque @ 6:48
Comentarios (0)  | Enviar

El reposo, el ayuno y la ingesta abundante de l?quidos son las tres claves para aliviar infecciones gastrointestinales provocadas por E. coli o salmonellas

Las noticias recientes sobre los casos graves de gastroenteritis causados por la bacteria E. coli, recuerdan la importancia y la necesidad de adecuar la dieta y los l?quidos en caso de sufrir una infecci?n gastrointestinal, sea bacteriana (E. coli, salmonellas...) o v?rica (enterovirus). El tratamiento diet?tico en todos los supuestos de gastroenteritis es sencillo: reposo, ayuno y abundante l?quido, aunque no siempre resulta efectivo si la infecci?n es m?s grave y precisa tratamiento m?dico. Los s?ntomas comunes en las infecciones gastrointestinales son n?useas repentinas, ganas de vomitar y diarrea, acompa?adas de molestias estomacales, debilidad y malestar general y, en ocasiones, fiebre. Una dieta adecuada, astringente y sin fibra, junto con una buena hidrataci?n mediante una mayor ingesta de bebidas isot?nicas o de suero oral, alivia los s?ntomas y acelera la recuperaci?n.

Reposo y dieta l?quida

El reposo y una dieta l?quida son las claves para que una gastroenteritis, que incluye el conocido como "s?ndrome de las 24 horas", remita. A menudo, no es necesario tomar medicamentos para superar la infecci?n, salvo un analg?sico si el dolor de cabeza es intenso y persiste o si sube la fiebre.

- Imagen: Jan Willem Geertsma -

Primer paso: dieta l?quida. Conviene beber abundante l?quido para ayudar a eliminar los g?rmenes del cuerpo y, al mismo tiempo, prevenir la deshidrataci?n. El agua con lim?n (hay a quien le resulta m?s agradable que el agua sola), las infusiones digestivas o relajantes (manzanilla, hinojo, melisa, tila o hierbaluisa), los zumos de fruta sin pulpa, el suero oral o las bebidas isot?nicas comerciales son opciones distintas para beber abundantes l?quidos a lo largo del d?a. Si las n?useas y las molestias digestivas persisten, ayuda tomar peque?os sorbos de refresco de cola sin gas.

Para superar una gastroenteritis, no es necesario tomar medicamentos

Yogur con bifidobacterias. A medida que los v?mitos o la diarrea cesan, se inicia la alimentaci?n s?lida con leches fermentadas desnatadas con bifidobacterias. Los l?quidos y los yogures y similares ser?n la base de la dieta durante las primeras 12-24 horas. Es probable que pasado un d?a no se tengan molestias digestivas, aunque siga la inapetencia. No pasa nada, no hay que forzar al cuerpo. La falta pasajera de apetito no supone ning?n trastorno mayor para el cuerpo que la propia desgana y debilidad. En general, en dos o tres d?as se vuelve a la normalidad. Cuando cesen los s?ntomas, no hay m?s norma diet?tica que dejarse llevar por el sentido com?n y por lo que pide el cuerpo, que con toda seguridad ser?n comidas livianas, sin condimentos, suaves y en peque?a cantidad.
Dieta astringente y sin fibra

En el periodo agudo, tras la pausa de reposo digestivo (ayuno), la caracter?stica de la dieta es la introducci?n progresiva de alimentos de car?cter astringente y sin residuo (sin fibra), con el fin de normalizar el funcionamiento intestinal.

Cuando la evoluci?n es favorable, hay que recuperar una alimentaci?n normal. Se inicia la dieta con alimentos secos que necesiten buena masticaci?n, como biscotes o pan tostado, tortas de arroz, arroz blanco, patata y zanahoria cocidos, jam?n cocido, tortilla bien cuajada, pechuga de pollo hervida o a la plancha, pescado blanco (merluza, pescadilla, bacalao, perca o gallo) y peque?as porciones de fruta fresca bien madura, como la pera o el pl?tano. Para reducir la cantidad de fibra o residuo
Evitar alimentos ricos en fibra: verduras, frutas, legumbres, frutos secos, frutas desecadas y productos integrales (muesli, pan, arroz, pasta,etc.)
Preferir la fruta cocida o al horno sin piel, en alm?bar sin el jugo o bien en forma de zumos colados no ?cidos y sin azucarar...
Incrementar la cantidad de alimentos ricos en pectina, fibra soluble con efecto astringente: manzana rallada y oscurecida (oxidada), pera cocida, patata hervida "chafada", membrillo, pl?tano maduro.

Alimentos con propiedades astringentes

- Imagen: DeusXFlorida -

Los taninos son unos compuestos presentes en algunas plantas y frutos, con propiedades antiinflamatorias y astringentes. La particularidad de su acci?n es que secan y desinflaman la mucosa intestinal (capa que tapiza el interior del conducto digestivo), por lo que su consumo resulta apropiado en el tratamiento de la diarrea.

La manzana es, junto con el membrillo, una fruta que destaca por su contenido en taninos. Si se come cruda y con piel, es ?til para tratar el estre?imiento, al aprovechar su riqueza en fibra insoluble presente en la piel, que activa los movimientos intestinales. La manzana pelada, rallada y oscurecida tiene el efecto contrario, es ?til en caso de diarrea por la presencia de los taninos que se forman al oscurecerse la pulpa.

El membrillo y el n?spero, adem?s de taninos, contienen pectina, un tipo de fibra soluble tambi?n presente en las manzanas. La fibra soluble retiene agua y la mezcla da como resultado una especie de gel, que hace que el ritmo intestinal sea m?s lento, lo que redunda en una mejor?a en caso de diarrea.
MEN? PARA LA GASTROENTERITIS

- Imagen: Josep Llu?s Caldentey -

La leche, los alimentos con fibra (ensaladas, frutas con piel, verduras flatulentas, legumbres o cereales integrales) y los alimentos o los platos con m?s grasa o m?s condimentados se reservan para m?s adelante.

El siguiente es un tipo de men? para recuperarse de una gastroenteritis:

- Desayuno: uno o dos yogures desnatados con bifidobacterias y un t? reposado (m?nimo 3 minutos). Compota de manzana o manzana asada.

- Almuerzo: pan tostado untado con membrillo, abundante l?quido (infusi?n, agua, bebida isot?nica).

- Comida: arroz blanco con calabaza, zanahoria y cebolla. Pechuga de pollo a la plancha con lim?n. Pan tostado e infusi?n digestiva.

- Merienda: pan tostado con pl?tano. Yogur con bifidobacterias.

- Cena: sopa de s?mola con zanahoria y puerro. Tortilla de jam?n york. Pan tostado e infusi?n digestiva.
Tambi?n te interesa
Avena apta para cel?acos
El nuevo concepto de 'obesidad pasiva'
Reducir el colesterol a trav?s de la dieta
El papel de las prote?nas en las alergias alimentarias
Despensa de oto?o
Queso y dolor de cabeza
Etiquetas

Relacionadas con este art?culo:
diarrea dieta astringente e. coli fibra hidrataci?n
Contin?a informado sobre este tema con nuestros RSS (+ info)

RSS sobre "Gastroenteritis"

?Qui?nes somos?
Escr?b


Publicado por jacintoluque @ 6:44
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 14 de junio de 2011

Los procedimientos para darse de baja de algunas de las redes sociales m?s populares no son nada intuitivos

Las redes sociales destacan entre las plataformas m?s utilizadas por los usuarios en su navegaci?n diaria por Internet. Sin embargo, la acci?n m?s habitual consiste en darse de alta en estas p?ginas y abandonarlas posteriormente, ya sea por falta de tiempo o por no encontrarles utilidad. Todos los usuarios, al utilizar una tecnolog?a, pasan por un ciclo de uso que va desde la emoci?n inicial a la frustraci?n o falta de iniciativa para seguir con ellas. ?Pero podemos darnos de baja sin que quede rastro de nosotros en Facebook o en Twitter? Se puede, pero no resulta nada f?cil.

Darse de baja de las redes sociales no es una tarea sencilla. Es habitual que los enlaces directos a la baja definitiva est?n escondidos entre las pol?ticas de privacidad o en las condiciones de uso del sitio. Mientras, desde la p?gina de configuraci?n de la cuenta del usuario se muestra un enlace directo a una baja temporal o a un cierre en falso de la cuenta. Es decir, algunas plataformas disponen de dos mecanismos diferentes, que crean confusi?n en los usuarios. Si se selecciona "desactivar la cuenta", los datos no se borran de la plataforma, sino que se quedan "congelados" a la espera de que volvamos a acceder a nuestro perfil con nombre de usuario y contrase?a, para reactivarla.

Es habitual que los enlaces directos a la baja definitiva est?n escondidos entre las pol?ticas de privacidad o en las condiciones de uso del sitio

Por otra parte, las redes sociales situadas en pa?ses de la Uni?n Europea o en Estados Unidos, donde hay una legislaci?n sobre datos personales, deben disponer de mecanismos para darse de baja de forma definitiva. Sin embargo, muchos otros servicios, entre ellos las redes de contactos privados, sit?an la empresa o filial en pa?ses con legislaciones m?s laxas en privacidad o en pa?ses subdesarrollados, donde estas normas ni siquiera existen. Es en las p?ginas de contactos, precisamente donde la privacidad de los usuarios es esencial, donde m?s abusos se cometen por parte de empresas situadas fuera de la Uni?n Europea. En ocasiones, estas compa??as solicitan el env?o de un fax a un n?mero de tel?fono internacional para poder tramitar la baja, lo que hace desistir a la mayor?a de los usuarios.
P?ginas de baja autom?tica

La tramitaci?n de la baja debe conllevar la eliminaci?n de la cuenta del usuario, as? como de todos los datos almacenados en la plataforma, ya sean comentarios, fotograf?as o v?deos, listados de usuarios, mensajes privados, eventos, grupos a los que pertenece, etc. Para facilitar esta tarea, algunas p?ginas automatizan estos procesos, de modo que borran de forma todos los datos y contenidos subidos por los usuarios a estas plataformas antes de solicitar la baja.

Algunas p?ginas borran de forma autom?tica todos los datos y contenidos subidos por los usuarios

La web Suicide Machine es una plataforma para automatizar la baja y borrado de las plataformas sociales como Twitter, MySpace y LinkedIn. Antes tambi?n dispon?an de un mecanismo para automatizar la baja de Facebook, pero tuvieron que retirarlo al recibir una reclamaci?n por parte de esta red social. Otras p?ginas como Darsedebaja.net y Delete Your Account incluyen instrucciones de c?mo darse de baja paso a paso en sitios como Facebook o MySpace, as? como en otros servicios sociales como cuentas de correo web y plataformas para compartir contenidos tipo Flickr o Youtube. En el caso de que la explicaci?n para darse de baja de una plataforma concreta no est? disponible, ofrecen un formulario para que los usuarios que lo hayan conseguido puedan enviarles el proceso seguido.
Procedimiento para las principales redes sociales

Antes de iniciar el procedimiento de baja de algunas de estas redes sociales, hay que iniciar sesi?n con la cuenta de usuario y despu?s pulsar sobre el enlace correspondiente a la red social seleccionada. En algunos casos, es necesario rellenar una peque?a encuesta sobre los motivos de la baja antes de poder pulsar sobre la acci?n que activa la petici?n de la misma.

Facebook. Para darse de baja de Facebook de forma definitiva hay que acceder a este enlace y seguir las instrucciones del proceso. Una vez finalizada la tramitaci?n de la baja, esta no se realiza de forma inmediata, sino 14 d?as despu?s de haberse gestionado. De esta forma, durante estos 14 d?as, la cuenta est? suspendida y podr? reactivarse con el acceso de forma habitual a la misma.

Twitter. La configuraci?n de la cuenta de Twitter se borra desde este enlace, tras pulsar sobre "Eliminar la cuenta". El proceso es inmediato, por lo que despu?s no se podr?n recuperar ni la cuenta ni los datos asociados.

MySpace. La baja de la red social MySpace se realiza tras acceder a este enlace y pulsar sobre "Cancelar la cuenta".

Tuenti. La red social Tuenti cuenta, al igual que Facebook, con un sistema para desactivar la cuenta de forma temporal -accesible desde el men? de preferencias de la cuenta- y otro para eliminarla de forma definitiva. En este ?ltimo caso, hay que acceder a este enlace directo, seleccionar el motivo de la baja y pulsar sobre la opci?n de baja.


Publicado por jacintoluque @ 17:02
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 13 de junio de 2011

Vitaminas y minerales

Azufre

?Tonifica el cabello y la piel. Ayuda en caso de infecciones y de mal funcionamiento hep?tico.

?Alimentos que contienen azufre: Ajo, algas, diente de le?n, cebollo, berros, repollitos de bruselas, pepino, zanahoria, higo, yema de huevo, verduras de hoja, papas, espinacas, nabos.

Calcio

?Mantiene sanos huesos y dientes, ayuda a una mejor coagulaci?n de la sangre y elimina la ac?dez,

?Alimentos que contienen calcio: Consuelda, malvisco, regaliz, cola de caballo, semillas de s?samo, coliflor, algas, almendras, miel, lechuga, harina de avena, aceitunas, uva, lim?n, cebollas, nabos, naranja, hojas de diente de le?n, r?banos, salm?n, trigo integral, espinacas, tomates, aceitunas, avellanas.

Cloro

?Mejora la memoria y fortalece el h?gado.

?Alimentos que contienen cloro: Lechuga, apio, espinaca, esp?rragos, remolacha, coliflor, acedera, ciruelas, hinojo, cebolla, tomate.

Cobre

?Combate la anemia

?Alimentos que contienen cobre: Efedra, duraznos y nabo.

Fl?or

?Evita las caries y previene la osteoporosis.

?Alimentos que contienen fl?or: Arroz integral, repollitos de bruselas, coliflor, yemas de huevo, ajo, avena arrollada, centeno, espinacas, berros, remolacha, puerros.

F?sforo

?Esencial para el funcionamiento del cerebro y el ri?on. Interviene en la formaci?n de huesos y dientes.

?Alimentos que contienen f?sforos: Algas, arroz, germen de trigo, semillas de calabaza, semillas de girasol, semillas de s?samo, nueces, pescado, repollo, semillas de mostaza, berenjenas, r?banos, puerro, coliflor, ciruelas, espinaca, berro, mariscos.

Hierro

?Ayuda en el crecimiento, fortalece el sistema inmunol?gico, evita la fatiga f?sica y mental.

?Alimentos que contienen hierro: Diente de le?n, ortiga, frambuesas, genciana, germen de trigo, arroz, manzanas, nueces, pasas de uva, hinojo, hojas de diente de le?n, calabazas, ciruelas, semillas de s?samo, lentejas, verduras de hoja.

Manganeso

?Reduce la tensi?n y mejora la memoria.

?Alimentos que contienen manganeso: Consuelda, manzanas, duraznos, centeno, nabo.

Magnesio

?Es antiestr?s y mejora el sistema cardiovascular.

?Alimentos que contienen magnesio: Valeriana, diente de le?n, germen de trigo, avena arrollada, nueces, almendras, arroz, acedera, centeno, apio, berenjenas, naranjas.

?

Potasio

?Util en los tratamientos antial?rgicos y en la purificaci?n de los residuos org?nicos.

?Alimentos que contienen potasio: Algas marinas, coliflor, repollo, esp?rragos, pepinos, r?banos, acedera, tomates, berros, porotos.

Selenio

?Previene el envejecimiento prematuro, evita problemas de piel y de pr?stata.

?Alimentos que condenen selen?o: Germen de trigo, at?n, salvado, cebollas, tomates, br?coli, moluscos.

?

Sil?ce

?Fortif?ca arterias, tendones, piel, cart?lagos y es bueno para la vista.

?Alimentos que condenen s?lice: Cola de caballo, lechuga, esp?rragos, remolacha, r?bano, avena, arroz, semillas de girasol, cereales, verduras de hoja, todas las frutas, diente de le?n.

Sodio

?Regula las funciones nerviosas y musculares.

?Alimentos que contienen sodio: Algas, cal?ndula, aceitunas, durarnos, cebada, higos, huevos, d?tiles, r?banos, nabos, lentejas, repollo colorado, avena.

Yodo

?Interviene en el metabolismo, mejora memoria y favorece la belleza del cabello y la piel.

?Alimentos que contienen yodo: Algas marinas, nabos, moluscos, ajo, cebollas, papas, zanahorias, hongos, apio, yema de huevo, chauchas.

Zinc

?Ayuda en casos de infertilidad, de problemas de pr?stata, de crecimiento lento, colesterol alto y poca formaci?n de insulina.

?Alimentos que contienen zinc: Frambuesa, alfalfa, olmo americano, duraznos, ostras, huevo, damascos, germen de trigo, semillas de mostaza, cacao, semillas de calabaza, levadura de cerveza.

VITAMINAS

?

Vitamina A

?Evita infecciones respiratorias y ayuda al crecimiento.

?Alimentos que contienen vitamina A: Alfalfa, zanahoria, esp?rragos, hojas de mostaza, hojas de diente de le?n, acedera, berros, espinacas, perejil, manzanas, jengibre, mam?n, centeno, ajo, batata, manzana, repollo, frutas y verduras de colores intensos.

Vitamina B

?Interviene en el crecimiento y protege al sistema nervioso del estr?s.

?Alimentos que contienen vitamina B: Levadura de cerveza, melaza, alfalfa, ajo, germen de trigo, semillas de girasol, semillas de s?samo, manzanas, jengibre, nabos, centeno.

Vitamina B2

?Contribuye al crecimiento y la reproducci?n, ayuda a que crezcan el cabello, las u?as y la piel.

?Alimentos que contienen vitamina B2: Levadura de cerveza, melaza, ajo, almendras, geren de trigo, manzanas, mijo, jengibre, centeno, verduras de hoja verde, pescado, huevos, levadura, queso, h?gado, ri?ones.

Vitamina B3

?Revitaliza las hormonas sexuales, incrementa la energ?a, ayuda al sistema nervioso y a la digesti?n, reduce el dolor de cabeza y el colesterol.

?Alimentos que contienen vitamina B3: Levadura de cerveza, melaza, alfalfa, manzanas, ajo, jengibre, cebolla, trigo, perejil, berros, nabos, centeno.

Vitamina B5

?Ayuda en la cicatrizaci?n de heridas, combate infecciones, mejora el sistema inmunol?gico, aportar energ?a al organismo. Alimentos que contienen Vitamina B5: Levadura de cerveza, melaza, centeno, nabo, ajo, perejil.

Colina:

?Mejora la memoria, beneficia al h?gado, permite asimilar mejor el colesterol.

?Alimentos que contienen colina: Levadura de cerveza, melaza, perejil, nabo, h?gado, sesos, yema de huevo, germen de trigo, verduras de hoja.

Vitamina B12

Regenera las c?lulas rojas de la sangre, aporta energ?a, mejora la concentraci?n y el funcionamiento del sistema nervioso.

?Alimentos que contienen Vitamina B12: Levadura de cerveza, melaza, alfalfa, consuelda, centeno, legumbres, semillas germinadas, huevos, ri?ones, leche, h?gado.

Vitamina B17

?Aunque no est? completamente comprobado su efecto, se cree que controla el avance del c?ncer.

?Alimentos que contienen Vitamina B17: Levadura de cerveza, melaza, duraznos, manzanas, cerezas, ciruelas, damascos.

Vitamina C

?interviene en la absorci?n del calcio, la formaci?n del col?geno, la cicatrizaci?n de heridas, la reducci?n del colesterol, impide que se formen co?gulos en la sangre, cura el escorbuto, las enfermedades en las enc?as y refuerza el sistema inmunol?gico.

?Alimentos que contienen vitamina C: Alfalfa, cal?ndula, naranjas, manzanas, berros, ajos, cebollas, nabos, pin-iienta de cayena, pimientos rojos, perejil, lim?n, nueces, papas, verduras de hojas verdes, coliflor, tomates, batatas.

Vitamina D

?Fortalece los huesos y los dientes, previene el raquitismo, ayuda a curar resfrios.

?Alimentos que contienen vitamina D: Alfalfa, fenogreco, manzanas, berro, leche, aceite de h?gado de pescado, at?n, salm?n, sardinas, arenques.

Vitamina E

?Retarda el envejecimiento, aporta mucha energ?a, previene la formaci?n de co?gulos en la sangre, alivia la fatiga, evita abortos durante los primeros meses de embarazo, protege los pulmones.

?Alimentos que contienen vitamina E: Alfalfa, cal?ndula, menta, manzanas, perejil, centeno, germen de trigo, trigo integral, porotos de soja, br?coli, repollitos de Bruselas, espinacas, aceites vegetales, huevos, verduras de hoja.

Vitamina F

?Otorga salud al cabello y a la piel, combate enfermedades cut?neas y card?acas.

?Alimentos que contienen vitamina F: Pr?mulas, ajo, aceites vegetales, germen de trigo, linaza, girasol, c?rtamo, porotos de soja, paltas.

Vitamina K

?Contribuye a la mejor coagulaci?n de la sangre, previene hemorragias intemas.

?Alimentos que contienen vitamina K: Alfalfa, duraznos, porotos de soja, aceite de h?gado de pescado, verduras de hojas verdes, yogur, ajo.

?

Vitamina P

?Fortalece el sistema inmunol?gico, evita que las enc?as sangren, refuerza la resistencia de los capilares.

?Alimentos que contienen vitamina P: Trigo sarraceno, la piel blanca de los c?tricos, duraznos, moras, cerezas.

?

?


Publicado por jacintoluque @ 19:35
Comentarios (0)  | Enviar
La capacidad de un alimento para causar una enfermedad depende sobre todo del n?mero de pat?genos o toxinas que contenga Las enfermedades causadas por alimentos son, a d?a de hoy, uno de los problemas de salud m?s comunes en todo el mundo. La gran mayor?a est?n causadas por agentes biol?gicos, es decir, por bacterias, hongos o virus que contienen los alimentos en el momento de su consumo. Su prevalencia es tan elevada, que no hay datos exactos sobre la incidencia real, ya que es muy dif?cil hacer una estimaci?n global de la magnitud de este problema. Se calcula que los casos notificados de enfermedades de origen alimentario no superan el 10% de los diagn?sticos reales. Estos datos indican que, pese a un sistema de informaci?n adecuado, las autoridades de salud p?blica conocen solo una peque?a proporci?n de estas enfermedades. Hay tres tipolog?as de enfermedades relacionadas con los alimentos: la intoxicaci?n alimentaria, ocasionada por el consumo de alimentos con sustancias t?xicas (pat?genos o sustancias como restos de pesticidas o metales pesados); la infecci?n alimentaria, causada por la presencia de microorganismos pat?genos en los alimentos, que desencadenan una infecci?n sin la presencia de ning?n t?xico; y la toxiinfecci?n alimentaria, ocasionada por el consumo de alimentos con microorganismos pat?genos que, adem?s de multiplicarse, producen toxinas que afectan al cuerpo humano. Es el caso de la bacteria E. coli enterohemorr?gica, causante de la intoxicaci?n registrada en Alemania. V?as de contaminaci?n alimentaria No hay un ?nico motivo por el cual un alimento causa una enfermedad en el consumidor, sino que son varios los factores que desencadenan esta situaci?n: Pat?genos que proliferan o producen toxinas que pueden ocasionar una enfermedad. El alimento puede resultar t?xico por el tipo y la cantidad de sustancias qu?micas que contiene. El alimento puede contaminarse de manera accidental por alguna sustancia t?xica. El alimento puede alterarse debido a la adici?n de sustancias para modificar alguna de sus caracter?sticas. La capacidad de un alimento para provocar una enfermedad no depende solo del n?mero de pat?genos o toxinas que contiene, sino que tambi?n est? muy ligada a la susceptibilidad de cada individuo. Personas con un sistema inmunol?gico m?s d?bil, como ancianos, ni?os peque?os o personas enfermas, se ver?n afectadas con dosis infectivas muy menores a las que afectan a los consumidores con un sistema inmune m?s fuerte. Un ejemplo de ello es el promedio de casos de salmonelosis, enfermedad causada por la bacteria Salmonella, cuya prevalencia de enfermedad en personas inmunodeprimidas es hasta diez veces mayor que en el resto de la poblaci?n. Los pat?genos m?s habituales como causantes de enfermedad son Salmonella, Staphylococcus, Escherichia, Vibrio, Bacillus y Clostridium, virus como Norwalk y el de la Hepatitis A o par?sitos como Anisakis y Triquina. Destacan tambi?n los denominados pat?genos emergentes, ya que su presencia es cada vez mayor como causante de enfermedad, como Listeria y Campylobacter. En cuanto a los alimentos m?s habituales por su composici?n y caracter?sticas, destacan las mayonesas, los productos con huevo, reposter?a, carnes, quesos, pescados, moluscos y conservas. ?Qu? buscan los pat?genos en los alimentos? Por sus caracter?sticas propias o a?adidas, los alimentos tienen una constituci?n que favorece que los pat?genos crezcan y se multipliquen en ellos. El factor m?s importante es la presencia de nutrientes. Como el resto de seres vivos, los pat?genos tambi?n necesitan nutrientes para vivir y la gran mayor?a de alimentos que se consumen incluyen en su composici?n una gran variedad. Adem?s, la mayor?a de pat?genos no pueden vivir sin agua y, como los nutrientes, casi todos los alimentos de consumo contienen agua, sobre todo los crudos. Otro factor que influye en la formaci?n de pat?genos es el pH, ya que los microorganismos solo pueden crecer en determinados valores de pH. En un alimento muy ?cido, como el vinagre, pocas veces se detectar?n pat?genos. El ox?geno tambi?n influye, puesto que algunos lo necesitan para crecer y multiplicarse. Conseguir un efecto barrera Si se act?a sobre todas estas variables (nutrientes, agua, pH y ox?geno), se consigue limitar el crecimiento de pat?genos en los alimentos o provocar un crecimiento selectivo de los microorganismos que interesa que crezcan. La actuaci?n conjunta sobre estos factores influye de manera sin?rgica y limita la proliferaci?n de pat?genos, un fen?meno denominado "efecto barrera". En la mayor?a de los casos, la forma m?s eficaz para la destrucci?n de pat?genos es la aplicaci?n de altas temperaturas, pero el tratamiento t?rmico no asegura la total destrucci?n, sino que indica en qu? grado se disminuye la poblaci?n inicial de microorganismos. Es fundamental partir de materia prima con una poblaci?n microbiana lo m?s baja posible y utilizar as? un tratamiento t?rmico de menor temperatura o de menor duraci?n. El tiempo juega un papel estrat?gico. Por t?rmino medio y bajo, a una temperatura de 37?C, ?ptima para el crecimiento de bacterias, los pat?genos multiplican por dos su presencia cada 20 minutos. En un alimento que tuviera una sola bacteria, pasadas ocho horas, la poblaci?n bacteriana asciende a 16.777.216 ufc (unidades formadoras de colonias). CRECIMIENTO EXPONENCIAL Los microorganismos tienen una forma de crecimiento peculiar y caracter?stica: crecen de forma exponencial. En una primera fase, hay un crecimiento moderado o fase de latencia, en la que el microorganismo se adapta al medio. Esta primera fase ser? mayor o menor seg?n el medio se adapte a las necesidades de los microorganismos. En la fase de crecimiento exponencial, estos crecen de manera muy r?pida mientras haya nutrientes de los que se puedan alimentar. A medida que los nutrientes desaparecen, se ralentiza y entran en la fase de crecimiento estacionario, en la que el n?mero de microorganismos que nacen se equilibra con el n?mero de los que mueren.

Publicado por jacintoluque @ 16:53
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 07 de junio de 2011

Hasta 1.300 millones de toneladas de alimentos se desperdician al a?o en todo el mundo, pero diversos consejos pueden ayudar a evitarlo

1.300 millones de toneladas de comida a la basura

El informe "Global food losses and food waste" (P?rdidas y desperdicio de alimentos en el mundo) es obra del Instituto sueco de Alimentos y Biotecnolog?a (SIK), por encargo de la Organizaci?n de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentaci?n (FAO) para el reciente congreso internacional Save Food! (?Ahorra comida!).

- Imagen: Alex Fern?ndez Muerza -

El trabajo aporta varios datos muy llamativos sobre este problema, que afecta a la naturaleza (agotamiento de los recursos naturales, contaminaci?n por el uso de pesticidas y abonos nitrogenados, transporte, empaquetado, producci?n de residuos y gases de efecto invernadero, etc.) y a la seguridad alimentaria, en un mundo en el que millones de personas carecen de una dieta en condiciones.

Los pa?ses industrializados desperdician o pierden 670 millones de toneladas (en los pa?ses en desarrollo 630 millones de toneladas). Los pa?ses en desarrollo son los que m?s pierden, mientras que el desperdicio es m?s propio de los pa?ses desarollados.

Un consumidor europeo o estadounidense desperdicia entre 95 y 115 kilos anuales

Un consumidor europeo o estadounidense desperdicia entre 95 y 115 kilos anuales. En ?frica subsahariana, Asia meridional o el Sudeste asi?tico, entre 6 y 11 kilos.

Las frutas y hortalizas, adem?s de las ra?ces y tub?rculos, son los alimentos m?s desaprovechados.

En Espa?a, cada consumidor tira a la basura de media casi 63 kilogramos de comida al a?o. En total se desperdician unos 11.000 millones de euros anuales en alimentos. As? lo se?ala una encuesta de la empresa Cofresco.
C?mo pueden ayudar los consumidores

Los consumidores pueden asumir diversas pautas ecol?gicas para no desperdiciar la comida. Estas medidas favorecer?n al medio ambiente y a su bolsillo:
Concienciarse de las consecuencias negativas del desperdicio de alimentos y asumir las siete erres del consumo ecol?gico.
Influir con sus decisiones de compra en el mercado: exigir productos de calidad, pero no basados en el aspecto, ni en el excesivo empaquetado, ni en la cantidad.
Estudiar la lista de la compra para no llevarse excesivos productos, sobre todo los m?s perecederos.
Organizar en casa los alimentos de manera que se consuman todos. Pensar los men?s, no solo en cuanto a variedad y propiedades nutritivas, sino tambi?n respecto a su estado de conservaci?n, y no pasarse con la cantidad.
Tirar los alimentos solo si est?n de verdad en malas condiciones y consumirlos antes de que se pase la fecha de caducidad que indica la etiqueta. Los productos tienen unos m?rgenes en los que se mantienen en buenas condiciones, en especial, si se han guardado de forma adecuada. No obstante, un producto almacenado en el congelador alarga su vida ?til, pero tiene una fecha de caducidad y se deteriora. Puesto que cada alimento desarrolla un proceso de descomposici?n distinto, lo m?s aconsejable es anotar la fecha de congelaci?n de los alimentos y no sobrepasar los seis meses para consumirlos.
Medidas para reducir la cantidad de alimentos desperdiciados

Diversos consejos pueden ayudar a reducir la cantidad de comida que se pierde:
Mejorar toda la cadena productiva (recolecci?n, procesado, empaquetado, transporte, comercializaci?n) y la comunicaci?n entre sus diferentes partes.
Apoyar a los productores para que aumenten su eficiencia y logren una gesti?n sostenible.
No fijar como prioridad la apariencia: gran cantidad de alimentos se desperdician a pesar de estar en buenas condiciones, solo porque carecen de una imagen "perfecta".
Sustituir el etiquetado que informa sobre la caducidad de los alimentos. En Reino Unido estudian un nuevo sistema que se?ale cu?ndo un producto es en realidad peligroso para la salud y no cu?ndo se aconseja "consumir preferentemente antes de".
Cambiar, o cuando menos reducir, los modelos de consumo que incitan a la compra de grandes cantidades o el de los restaurantes de buf? libre.
Crear canales de cooperaci?n entre comerciantes y ONG para aprovechar productos destinados a la basura, pero que todav?a conservan la calidad suficiente.
Aumentar la educaci?n y concienciaci?n ambiental en empresas, instituciones, centros de ense?anza, grupos de consumidores, etc., sobre este problema.


Publicado por jacintoluque @ 16:39
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 02 de junio de 2011

La adecuada elecci?n de la vajilla en funci?n del alimento, as? como su limpieza y mantenimiento, evitar?n que el comensal sufra una intoxicaci?n

El emplatado es el ?ltimo eslab?n de la cadena alimentaria antes del consumo. Loza, porcelana, vidrio templado, gres, metales nobles como oro y plata, incluso madera, son algunos de los materiales que, a lo largo de la historia, se han utilizado para elaborar vajillas. Sin embargo, no siempre han sido los m?s adecuados, a pesar de que el material de la vajilla determina su calidad, resistencia y grado de riesgo alimentario.

La naturaleza de algunos materiales muy porosos, como la madera, facilita el desarrollo de microorganismos y dificulta un mantenimiento higi?nico. Adem?s, hay un posible riesgo qu?mico por el uso de materiales en la fabricaci?n de platos donde la presencia de ciertas sustancias podr?a contaminar el alimento. Es requisito indispensable que todos los elementos destinados a entrar en contacto con los alimentos, incluidas las vajillas, est?n fabricados con materiales f?ciles de limpiar y desinfectar, adem?s de ser resistentes a la corrosi?n u otro tipo de alteraci?n que pueda poner en peligro su seguridad. Por supuesto, nunca deben utilizarse los materiales potencialmente t?xicos o que modifiquen las propiedades de los alimentos. Tampoco otros que, por sus caracter?sticas, dificulten su limpieza y puedan ser foco del desarrollo de microorganismos, como es el caso de las asas muy elaboradas o adornos con demasiado relieve, cuyas hendiduras se convierten en puntos de dif?cil acceso y, por tanto, potenciales focos de contaminaci?n microbiana. Adem?s, los materiales deben ser resistentes y duraderos a la limpieza y desinfecci?n, sin deteriorarse a lo largo del tiempo.
La cer?mica, principal material

Todas estas condiciones tienen que primar cuando se elige la vajilla, entendida como el conjunto de objetos que se utilizan en la mesa y que se relacionan con el acto de comer, como platos, tazas, fuentes, ensaladeras, salseras o azucareros. Otro aspecto esencial es que sus elementos puedan utilizarse en el microondas y, sobre todo, higienizarse en el lavavajillas, adem?s de los gustos personales sobre formas y dise?os. Ambas caracter?sticas se indican en la parte inferior de las piezas, con la leyenda o s?mbolo correspondiente.

La cer?mica se somete a una estricta regulaci?n de composici?n para evitar migraciones de sustancias no deseadas al alimento

La normativa t?cnico-sanitaria aplicable a los materiales en contacto con los alimentos contempla todos estos aspectos y exige que los componentes utilizados en la fabricaci?n de estas piezas sean seguros y no comprometan en ning?n momento la salud del consumidor. Uno de los materiales m?s usados en las vajillas, la cer?mica, est? sometido a una estricta regulaci?n en cuanto a su composici?n. Los objetos de cer?mica destinados a uso alimentario cuentan con unos niveles de migraci?n de plomo y cadmio m?ximos admisibles.

La fabricaci?n e importaci?n de productos cer?micos que entran en contacto con productos alimenticios que no cumplen con los niveles m?ximos de plomo y cadmio establecidos est? prohibida desde 2007. Los fabricantes o vendedores radicados en la UE deben adjuntar al producto cer?mico una declaraci?n de conformidad que asegure que el producto cumple con los requisitos de seguridad establecidos por la ley.
Loza y porcelana, principales diferencias

Tanto la loza como la porcelana son productos cer?micos, pero se diferencian en varios aspectos. El primero es la composici?n, muy distinta, aunque las dos tengan un aspecto blanco. Otra diferencia es la temperatura de cocci?n: la porcelana cuece a una temperatura muy elevada (alrededor de 1.300?C), frente a la loza, que cuece a menos grados. Durante el proceso de cocci?n de la porcelana (a temperaturas muy elevadas), se registra un proceso de cristalizaci?n que impide que se formen poros en este material. El resultado final es un recipiente parecido al cristal, compacto y duro. No sucede lo mismo con la loza, que s? es porosa y, por tanto, menos apropiada para determinados usos culinarios.

Ambas pueden utilizarse en el microondas, siempre que no tengan decoraciones met?licas, mientras que la porcelana soporta mejor el calor intenso. Otra diferencia es el precio: la porcelana es m?s cara y sofisticada; la loza, en cambio, ha pertenecido siempre al acervo popular. La porcelana es un material obtenido con caol?n (un tipo de arcilla), feldespato y cuarzo procedente de China, que no se fabric? en Europa hasta el siglo XVIII. Est? considerada un verdadero art?culo de lujo.
Vidrio templado, pol?meros sint?ticos y melamina

Las vajillas de vidrio templado, de color caramelo y muy populares en los a?os sesenta y setenta, tienen unas buenas propiedades desde el punto de vista higi?nico. Resistente a golpes, no se descascarilla con facilidad, como lo har?a la vajilla de porcelana o loza. Aguanta bien el choque t?rmico, de ah? que resulte apropiada para alimentos fr?os o muy calientes, y es adecuada para el uso en microondas y lavavajillas.

Las vajillas de pol?meros sint?ticos, como el policarbonato, un tipo de pl?stico r?gido y transparente que se emplea en botellas retornables de bebidas y en platos, tazas, biberones y recipientes, son ligeras, irrompibles y aptas para lavavajillas y microondas, aunque no soportan el calor intenso. Se utilizan tanto para salidas (camping, picnic...) como para vajilla infantil. El uso de bisfenol A en estos materiales pl?sticos en contacto con los alimentos se ha cuestionado por su seguridad. En breve entrar? en vigor en la UE la prohibici?n de fabricar biberones de pl?stico con esta sustancia por sus posibles riesgos en la salud de los beb?s.

La melamina tambi?n es un material utilizado para la fabricaci?n de vajillas, aunque en este caso, a menudo, no son aptas para el microondas. La melamina es un producto qu?mico utilizado en diversos procesos industriales, en particular para fabricar pl?sticos que se emplean en vajillas y utensilios de cocina, as? como en revestimientos de latas. Hay restos de ese producto que llegan a los alimentos por contacto, sin causar problemas de salud, seg?n constatan expertos de la Organizaci?n Mundial de la Salud (OMS), pese a que la sustancia es t?xica a concentraciones altas, tal y como se demostr? tras la adulteraci?n con esta sustancia de leche infantil en China.

Todos estos productos deben adquirirse siempre en lugares de confianza y, si son de importaci?n, comprobar que llevan el distintivo CE de conformidad europea.
LIMPIEZA Y MANTENIMIENTO

Una buena limpieza y un adecuado mantenimiento garantizan que la vajilla se conserve en unas ?ptimas condiciones de uso. Una vez utilizada, deben retirarse los restos de comida y enjuagar con agua caliente. Este proceso debe realizarse lo antes posible para evitar que la comida se reseque, dificulte su limpieza, atraiga insectos y desarrolle g?rmenes. A continuaci?n, con un estropajo o cepillo, debe aplicarse el detergente mientras se frota la superficie, sobre todo, las zonas m?s manchadas o con adornos. Por ?ltimo, se aclara con abundante agua caliente para eliminar el jab?n y los posibles restos de suciedad, se deja escurrir y secar con un trapo limpio.

Si se prefiere, una vez retirados los restos de comida de los platos, hay que sumergir las piezas en agua templada con jab?n, frotar con el estropajo y aclarar con agua caliente, escurrir y secar de la misma manera. Debe elegirse el lavado autom?tico, ya que la elevada temperatura del agua asegura una correcta higiene y desinfecci?n de la vajilla. Debe comprobarse que esta es apta para el lavado en lavavajillas.

Tanto la vajilla, cristaler?a y cuberter?a, como los ?tiles de trabajo, deben almacenarse una vez higienizados en un lugar espec?fico para ello, fresco y seco, protegidos de cualquier posible fuente de contaminaci?n. Una alacena o un simple armario de cocina con puertas fuera del alcance de los insectos y donde no entre el polvo ser? un lugar perfecto. Si una pieza de la vajilla de loza o cer?mica se resquebraja o descascarilla, la zona ser? m?s propensa a acumular suciedad y desarrollar posibles focos de microorganismos.

Si un trozo llega a desprenderse, puede pegarse con pegamento, aunque en este caso es preferible retirar la pieza y destinarla a adorno. La raz?n es que la uni?n ser? foco de suciedad y contaminaci?n. Adem?s, el pegamento utilizado es un elemento dif?cil de controlar en cuanto a composici?n y comportamiento en los diferentes procesos a los que se someta la pieza: temperaturas elevadas o humedad, entre otros.

Otros consejos son:
Si se dispone de una vajilla de diario y otra para acontecimientos especiales, es recomendable no almacenarla demasiado tiempo sin utilizar y tener la precauci?n de someterla a cambios de temperatura de forma peri?dica, con agua tibia para evitar que se agriete con el tiempo.
Si se introduce la vajilla en el horno, debe procurarse que sea en temperatura gradual. Los contrastes t?rmicos muy grandes pueden agrietar las piezas.


Publicado por jacintoluque @ 19:09
Comentarios (0)  | Enviar

Los numerosos estudios sobre el aspartamo, un aditivo edulcorante, concluyen que es inocuo para los usos a los que est? destinado

El aspartamo es una sustancia qu?mica con un enorme poder edulcorante. Es unas doscientas veces m?s dulce que el az?car convencional, pero apenas aporta calor?as. En la actualidad, es uno de los edulcorantes m?s utilizados en todo el mundo y forma parte de alimentos como bebidas, dulces, postres, derivados l?cteos, chicles, productos diet?ticos y edulcorante de mesa, entre otros. En los ?ltimos treinta a?os, el aspartamo ha estado sujeto a una gran cantidad de estudios para determinar su seguridad como aditivo alimentario. Todos han concluido que es inocuo para los usos a los que est? destinado.

A ra?z de diversas publicaciones cient?ficas sobre posibles nuevos efectos adversos, persiste la preocupaci?n p?blica sobre la inocuidad del aspartamo, promovida en muchos casos por las falsas publicaciones que circulan sobre este aditivo. Consciente de ello, en mayo de 2010, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) convoc? su Foro Consultivo, integrado por miembros de las distintas agencias nacionales, para valorar qu? hacer al respecto. Este grupo de expertos confirm? durante el a?o pasado la validez de todos los dict?menes publicados por la EFSA sobre la inocuidad del aditivo, aunque no descart? que su consumo pueda conllevar algunos efectos adversos, como alergia, trastornos intestinales o p?rdida de memoria.

En este mismo camino, la Agencia Brit?nica de Normas Alimentarias (FSA) ha decidido llevar a cabo un ensayo cl?nico para investigar las posibles reacciones de sensibilidad al aspartamo que declaran algunas personas cuando consumen alimentos que lo contienen. Este estudio, a?n en marcha, verifica reacciones adversas y podr?a servir para orientar nuevos estudios toxicol?gicos del aspartamo. La Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria francesa (ANSES) tambi?n trabaja en un estudio acerca del riesgo y beneficio nutricional de los edulcorantes autorizados, con el fin de elaborar recomendaciones para los grupos vulnerables.
?Es inocuo el aspartamo?

La ?ltima evaluaci?n del aspartamo data del a?o 2000 y la elabor? el Comit? Mixto en Aditivos Alimentarios (JECFA) de la FAO/OMS. El Comit? estableci? en la evaluaci?n del a?o 1980 una ingesta diaria admisible de 0-40mg/kg de peso corporal y d?a. Este dato se estim? a partir de la dosis que no causa efectos adversos detectables (NOAEL). El Comit? declar? que no hay datos que demuestren que el aspartamo sea cancer?geno. A?adi? que tambi?n se evaluaron varios estudios realizados a diferentes grupos de poblaci?n, como personas adultas, adolescentes, personas obesas o diab?ticos, y en ninguno se hallaron datos de efectos toxicol?gicos significativos. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y su predecesor, el Comit? Cient?fico de Alimentaci?n (SCF), confirmaron durante los a?os 1984, 1988, 1997, 2002, 2006 y 2009 la seguridad e inocuidad del aspartamo como aditivo alimentario. Este grupo de cient?ficos, por tanto, concluy? que no hay necesidad de revisar la ingesta diaria admisible de este aditivo.

Varios estudios realizados en a?os distintos han demostrado la seguridad e inocuidad del aspartamo como aditivo alimentario

Sin embargo, durante el a?o 2010 se publicaron dos estudios que no aportaban los mismos datos. Uno se centraba en su efecto cancer?geno en ratones, realizado por el Instituto Ramazzini de Bolonia (Italia), y el otro es un estudio epidemiol?gico acerca de la asociaci?n entre el consumo de bebidas carbonatadas que contienen edulcorantes y un aumento de la frecuencia en los partos prematuros, llevado a cabo por expertos daneses.

El primer estudio indica un notable aumento de la incidencia de tumores hep?ticos y pulmonares en los ratones machos, pero para la EFSA estos datos no permiten afirmar que el aspartamo sea cancer?geno. Critica la metodolog?a del estudio y argumenta que no sigue los protocolos establecidos y que los ratones utilizados en el experimento ten?an una elevada tasa de tumores pulmonares y hep?ticos espont?neos.

En el segundo estudio, se eval?a la relaci?n entre el consumo de bebidas refrescantes y los partos prematuros, ya que es un hecho real. En esta ocasi?n, la EFSA considera que el estudio est? bien elaborado, pero a?ade que solo permite establecer una asociaci?n entre el consumo de edulcorantes de las bebidas y el riesgo de un parto prematuro, pero no lo considera una relaci?n causal. Defiende la hip?tesis de que el metanol que contiene el aspartamo puede provocar una hipertensi?n en la madre y a?ade que en la mayor?a de los casos las bebidas refrescantes llevan en su composici?n m?s de un aditivo, con lo que no se puede se?alar al aspartamo como el ?nico causante directo.
Su composici?n qu?mica

El aspartamo est? compuesto por el ?cido L-apspartico y el L-fenilalanina y un grupo metilo. Durante la digesti?n, una hidr?lisis lo rompe y se liberan los dos amino?cidos en forma de metanol. Este se absorbe y pasa al torrente sangu?neo. La fenilalanina es uno de los denominados amino?cidos esenciales, es decir, que el cuerpo no puede fabricar y los debe obtener de los alimentos. El ?cido asp?rtico no es un amino?cido esencial, ya que el cuerpo lo puede fabricar a partir de otros amino?cidos. No obstante, estas no son razones de peso, puesto que un vaso de leche contiene seis veces m?s fenilalanina y trece veces m?s ?cido asp?rtico que un vaso de refresco edulcorado.

La fruta madura, los zumos de fruta y las legumbres contienen peque?as cantidades de metanol o de sustancias que, igual que el aspartamo, se convierten en metanol durante la digesti?n. En definitiva, el aspartamo resulta ser un aditivo prescindible en cuanto a composici?n qu?mica.
LA ALTERNATIVA NATURAL

En ocasiones, el aspartamo se conoce como "el dulce veneno". Como alternativa a este confuso aditivo, se ha desarrollado la "dulce revoluci?n". En la naturaleza se forma la "Stevia rebaudiana", una hierba originaria de Paraguay que ya se cultiva en casi todo el mundo. La estevia es un edulcorante natural y acal?rico, con una potencia 300 veces superior al az?car de mesa. Su poder edulcorante se debe a sus principios activos no fermentativos, denominados estevi?sidos. Este vegetal tiene propiedades medicinales, como anti?cida, diur?tica, digestiva, antibacteriana bucal, hipoglucemiante (disminuye el nivel de az?car en sangre) e hipotensora (disminuye la tensi?n arterial). Es recomendable tomarla como infusi?n por sus efectos medicinales y, como sustitutivo del az?car convencional o de los edulcorantes sint?ticos, se consume tambi?n en formato l?quido o en polvo.


Publicado por jacintoluque @ 19:02
Comentarios (0)  | Enviar