Jueves, 08 de noviembre de 2012

Si no se responde a tiempo, este tipo de cuadro puede conducir hasta a la muerte. Conoce los síntomas y tratamientos

Junto a la leche y los huevos, entre otros, los mariscos son algunos de los alimentos que producen más reacciones alérgicas.

La alergia es una realidad que afecta a millones de personas. Los alimentos contienen unas sustancias llamadas alergenos. Son inofensivos, pero el organismo a veces no piensa lo mismo: los considera peligrosos y se defiende. ¿Cómo? Creando anticuerpos que se instalan en la piel, la nariz, los ojos, el pulmón y el sistema digestivo. Si no hay una respuesta rápida y eficaz, la reacción alérgica puede llegar a ser mortal. Descubre aquí cómo identificar y actuar ante este tipo de cuadros.

SÍNTOMAS
Los síntomas de una reacción alérgica son los siguientes, según explica a EFE el alergista Javier Contreras, doctor del Hospital la Paz de Madrid:

Cutáneos: Son los más frecuentes. Picor, abones o inflamación en la piel, en los labios o alrededor de los mismos. En casos más graves, urticaria generalizada o eczemas.

Aparato respiratorio: Inflamación de la nariz, de la garganta o de pulmón (tos, asma).

Sistema digestivo: Náuseas, vómitos, dolores abdominales, diarrea…

Sistema cardiovascular: Mareo, debilidad, palidez o decaimiento. Se puede llegar a perder la consciencia.

Cuando se juntan dos o más síntomas porque hay varios órganos afectados, aparece la reacción alérgica más grave: la anafilaxia. “Si el niño o el adulto tiene picazón en la piel y además le cuesta respirar, se marea o vomita, eso ya se considera una reacción anafiláctica”, advierte el doctor Contreras.

Los alimentos con mayor riesgo de producir anafilaxia son los frutos secos, pescados y mariscos en adultos, y la leche o el huevo en niños. Si no se trata a tiempo y con la medicación adecuada, esta reacción inmunitaria puede causar la muerte. En casos así, el doctor Contreras aconseja utilizar adrenalina: “es un medicamento muy seguro, salva vidas y su efecto suele ser rápido”.

¿CÓMO ACTUAR?
Cuando hemos identificado los primeros síntomas de una reacción alérgica, debemos valorar su nivel de peligro: ¿Puedo respirar bien? ¿Tengo molestias digestivas? ¿Me mareo? ¿Siento que me voy a desmayar? Son señales de que “la reacción es grave o anafiláctica”, afirma el doctor Contreras.

El siguiente paso es elaborar el tratamiento adecuado. ¿Son graves? Si la respuesta es sí, recurriremos a la auto-inyección de adrenalina o nos dirigiremos a un centro de salud. Si la respuesta es no, probablemente baste con medicamentos más suaves que nos hayan recetado, como un antihistamínico.

LOS MÁS COMUNES
Los siete alimentos más comunes en el ranking de alergias son:
Leche
Huevo
Legumbres
Frutas
Frutos secos
Pescados
Mariscos

Se desconocen todas las razones que producen cuadros alérgicos, pero la realidad es que los alérgicos son cada vez más numerosos, sobre todo en países desarrollados. “En las últimas décadas se han duplicado. Cada vez vemos más alergias a alimentos en los niños, y más graves. Antes se decía que el exceso de higiene de Occidente podría ser el responsable, pero no se sabe a ciencia cierta”, apunta también el doctor.

En el campo de la medicina, la aportación más reciente y prometedora se llama desensibilización o inducción de tolerancia oral. Consiste en darle al niño cantidades pequeñas del alimento e ir aumentando la dosis de forma progresiva. El doctor matiza que, “aunque es un proceso largo y duro, los niños que llegan a un buen nivel de tolerancia ya saben que no van a tener sustos con ese alimento, y así mejora su calidad de vida”.



Publicado por jacintoluque @ 7:23
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios