Domingo, 26 de octubre de 2008

Definición

La  infección  por  clamidia  es  adquirida  por  transmisión  sexual.    Es  causada  por  la  bacteria Chlamydia trachomatis, Gram negativa, intracelular (vive dentro de las células)  que  puede  no  presentar  molestias  o  presentar  síntomas  muy  graves.   Afecta  tanto  a  hombres como a mujeres. Clamidia, termino castellanizado, proviene del griego   χλαμυς / χλαμυδως, khlamýs /  khlamýdös: que quiere decir "capa" o "encapotado". El  linfogranuloma  venéreo  (LGV)  es  ocasionado  por  tres  subtipos  de  C.  trachomatis  que son diferentes al tipo que ocasiona enfermedad en los ojos (ceguera) y la clamidia  genital más común que discutimos en esta sección.

Prevalencia

La infección por clamidia es la enfermedad de transmisión sexual bacteriana reportada  con mayor frecuencia en los Estados Unidos. Se  estima  que  2.8  millones  de  estadounidenses  resultan  infectados  por  clamidia  cada  año.  En el año 2004 EEUU reporto a la CDC cerca de 930,000 casos. Clamidia,   conocida   como   enfermedad   infecciosa   silenciosa,   puede   no   presentar  síntomas en el 75% de las mujeres afectadas y  el 25% - 50% de los hombres infectados.


Formas de Transmisión


La vía sexual es la principal forma de transmisión.  Todas sus variantes transmiten esta  infección.  Esto es, el sexo vaginal, el sexo anal y el sexo oral. La  via  perinatal  tambien  es  posible,  esto  es,  la  madre  infectada  puede  transmitirle  clamidia a su hijo durante la labor del parto.

Factores de Riesgo para contraer Clamidia


      1.      Tener múltiples parejas sexuales


2.      Las niñas adolescentes y las mujeres jóvenes sexualmente activas.   Este grupo   está más expuesto por que presentan un cuello uterino aun no bien desarrollado.

3.      Hombres que tienen sexo con hombres.


4.      La clamidia se puede adquirir conjuntamente con la gonorrea y/o la sífilis, por lo  que  si  la  pareja  presenta  algunas  de  estas  enfermedades  debe  descartarse  la  presencia de clamidia.


Signos y Síntomas

Entre 1 a 3 semanas después de la relación sexual sin protección pueden aparecer los  síntomas. En  el  varón:  pueden  presentar  secreción  por  la uretra  (conducto  que  lleva  la  orina  al  exterior del cuerpo, ver Anatomía Masculina), sensación de ardor para orinar, picazón a  nivel de la salida de la orina en el pene.  Aunque no es muy frecuente, puede presentar  dolor  e  inflamación  a  nivel  del  epidídimo  (conducto  que  lleva  a  los  espermatozoides  desde  los  testículos,  ver  Anatomía  Masculina)  y  a  nivel  testicular.    Rara  vez  causa  infertilidad. En la mujer: la afectación en la mujer es en el cuello uterino y la uretra. Puede presentar  flujo vaginal, conocido en muchos lugares como descensos, y también una sensación de  ardor al orinar. En  mujeres  sin  síntomas  iniciales,  la  clamidia  puede  ir  del  cuello  uterino  hacia  las  trompas de Falopio (los conductos que conducen los óvulos desde los ovarios hasta el  útero, ver Anatomía Femenina) y causar Enfermedad Inflamatoria Pélvica (EIP).  El EIP  puede conllevar a dolor pélvico crónico, infertilidad y a embarazos ectópicos (fuera del  útero) que podría ser de consecuencias muy graves.  Otras mujeres  presentarán dolor a  nivel  pélvico,  fiebre,  dolor  durante  las  relaciones  sexuales  y/o  sangrado  entre  los  períodos menstruales. Incluso puede afectarse el recto a partir de la infección del cuello  uterino. Si la relación sexual es anal, se presentara dolor rectal, secreciones a ese nivel e incluso  sangrados. Si  la  relación  fue  del  tipo  oral  se  puede  encontrar  clamidia  en  la  garganta  de  las  personas que lo practican. Clamidia  puede  asociarse  al  Síndrome  de  Reiter,  una  entidad  que  presenta  artritis,  uretritis, conjuntivitis y lesiones dérmicas.


Clamidia y Gestación

Se han descrito casos de partos prematuros en mujeres embarazadas con infección por  clamidia no tratada.  Asimismo, es una de las causas principales de aparición temprana  de neumonía (20%) y conjuntivitis (50%) (Inflamación en los ojos).   Causa además el  tracoma, otra lesión en los ojos entre los recién nacidos.

Diagnóstico

Se realizan pruebas de las secreciones obtenidas en las secreciones del pene y del cuello  uterino de las mujeres.  Si las personas realizan sexo anal se puede obtener una muestra  del recto y analizarlas. También  hay  pruebas  de  orina  que  pueden  detectar  la  presencia  de  clamidia  en  la  persona. Las  muestras  pueden  ser  cultivadas  en  células  (llamados  cultivos  celulares)  y  ser  sometidas  a  otras  pruebas  más  sofisticadas  como  el  examen  de  ADN  o  búsqueda  de  anticuerpos con unas pruebas llamadas anticuerpo fluorescente o monoclonales. También  se  han  utilizado  las  pruebas  serológicas  (de  sangre),  con demostración  de  aumento  de  anticuerpos  en  sueros  entre  de  3-4  semanas,  en  donde  se   demuestra  la  elevación de éstos si es que existe una infección aguda.

Tratamiento

La infección por Clamidia es tratada con antibiótico.  Actualmente se brinda terapia que  se  toma  sola  una  vez  para  asegurar   una  buena  adherencia  y  cumplimiento  del  tratamiento. El tratamiento es para la pareja, así se evita el riesgo de la re infección.  Por esta razón  las parejas deberán sometidas a las mismas pruebas.

Si la persona vive con VIH/SIDA y presenta infección por Clamidia deberá recibir el  mismo tratamiento antibiótico al igual que las personas que no viven con el VIH/SIDA.

Si  la  persona  infectada  es  varón  y  recibió  tratamiento  incompleto  o  medicación  inadecuada,  sus  parejas  tienen  más  probabilidad  de  reinfectarse.    Las  infecciones  frecuentes en la mujer la ponen en mayor riesgo de complicaciones siendo una de las  más serias la infertilidad.   NO existe inmunidad de por vida para las personas que han  tenido un episodio de clamidia. Se debe realizar una evaluación de seguimiento a las 4 semanas para determinar si hay o  no cura en las personas.

Prevención

El método más seguro de prevenir cualquier ITS sigue siendo la abstención sexual.  Al  iniciarse  en  la  vida  sexual,  esta  debe  ser  responsable,  monógama  (una  sola  pareja)  y  duradera. El uso de preservativos o condones de látex reduce el riesgo de contraer clamidia, tanto  en hombres como en mujeres. Se sugiere que toda mujer joven sexualmente activa se realice pruebas anuales contra la  clamidia  así  como  las  mujeres  mayores  quienes  tienen  nuevas  parejas  sexuales  o múltiples  parejas,  en  especial  si  no  utilizan  preservativos  durante  sus  relaciones  sexuales. Las  mujeres  infectadas  con  clamidia  tienen  hasta  cinco  veces  más  probabilidades  de  infectarse con el VIH, si están expuestas a éste. Toda  gestante  dentro  de  sus  exámenes  de  embarazo  debe  incluir  una  muestra  de  secreción  de  cuello  uterino  para  detectar  clamidia  y  así  evitar  las  complicaciones  mencionadas en líneas arriba.
Publicado por jacintoluque @ 9:32
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios