Domingo, 26 de octubre de 2008

Definición

 

 

El Herpes Genital es una Infección de Transmisión Sexual (ITS) causada por el Virus  del   Herpes   Simple.     Existen   2   tipos   de   Virus   Herpes   que   pueden   causar    esta  enfermedad: el Virus Herpes Simple tipo 2 (VHS-2) que es el principal causante  de esta  ITS (aproximadamente 90% de los casos) y el Virus del Herpes Simple tipo 1 (VHS-1)  en aproximadamente el 10% de casos. La palabra “herpes” deriva del griego “herpein” que significa “arrastrar”.   Los griegos  lo refieren en sus escritos como dolores que se arrastraban por la piel, por eso el nombre  de Herpes.   El origen del herpes en la historia de la humanidad es desconocido

Frecuencia

 

 

La infección por VHS-2 genital es más frecuente en las mujeres (aproximadamente una  de cada cuatro mujeres) que entre los hombres (casi uno de cada cinco). Esto puede deberse a que es más probable que ocurra la transmisión de hombre a mujer  que la transmisión de mujer a hombre.

Sintomatología

 

 

Aproximadamente luego de 2 semanas de haber adquirido el VHS-2 por una contacto  sexual,  a  nivel  de  la  zona  genital  o  región  anal,  tanto  masculina  como  femenina,  se  presenta  una  sensación  de  calor  o  quemazón,  escozor  y  se  torna  la  piel  de   un  color  rosado en algunas ocasiones.   Posteriormente aparecen las vesículas o ampollas llenas  de líquido (bolitas de agua) en el área afectada.  Estas lesiones se juntan formando una  gran ampolla que finalmente se rompe y forma una herida o llaga llamada úlcera genital  que es dolorosa. Esta úlcera se comienza a curar formándose una costra en su superficie que finalmente  desaparece. Acompañando  a  estas  lesiones,  la  persona  con  Herpes  Genital  puede  presentar  leve  sensación de fiebre, dolor y mayor frecuencia para orinar, relaciones sexuales dolorosas,  incontinencia  urinaria  (se  le  escapa  la  orina)  y  bultos  a  nivel  de  las  ingles  llamados  ganglios inguinales conocido en algunos lugares como “seca”. Sin embargo la mayoría de las personas con Herpes Genital pueden no tener signos ni  síntomas de la infección o presentar síntomas mínimos.

 

Desde que aparecen las lesiones vesiculares hasta que desaparecen pueden pasar de dos  a  cuatro  semanas.    En  algunas  ocasiones  se  puede  presentar  otro  brote  cercano  al  primero pero es de menos intensidad y duración.

 

Esta enfermedad es muy contagiosa, especialmente cuando están presentes las ampollas,  y no hay cura para ella hasta la fecha, solo hay tratamiento que reduce el tiempo de la  enfermedad y el dolor que aparece. Tanto  el  VHS-1  como  el  VHS-2  pueden  encontrarse  en  las  úlceras  causadas  por  los  virus en los genitales y pueden ser liberados por las mismas, pero entre brote y brote los  virus también pueden ser liberados por la piel que no parece afectada o que no tiene  úlceras. Esto significa entonces que existen personas con infección por VHS-2 que no lo  saben y pueden estar contagiando a sus parejas sin saberlo

Una  persona  solo  puede  infectarse  con  el  VHS-2  durante  las  relaciones  sexuales  con  alguien que tiene la infección.

 

Entonces se puede también concluir que la transmisión puede darse a partir de  una pareja sexual infectada que no tiene una úlcera visible y que no sepa que está  infectada.

La  mayoría  de  las  personas  a  quienes  se  les  ha  diagnosticado  un  primer  episodio  de  herpes   genital   pueden   presentar  varios  brotes  en  un  año.   Por   lo   general,    éstos  disminuyen en frecuencia a medida que pasa el tiempo.

 

Herpes y Gestación

 

 

El Herpes Genital puede causar infecciones potencialmente mortales en los bebés. Es  importante  que  las  mujeres  tengan  un  buen  cuidado  en  sus  relaciones  sexuales  para  evitar  contraer  el  Virus  del  Herpes  durante  el  embarazo  porque  la  ocurrencia  de  un  primer  episodio  durante  el  embarazo  provoca  un  mayor  riesgo  de  que  el  virus  sea  transmitido  al  bebé.  Si  una  mujer  tiene  el  diagnóstico  de  Herpes  Genital,  se  debe  programar un parto tipo cesárea.

 

En  85% de los casos se adquiere en el canal del parto por contacto con las secreciones  maternas infectadas.  La forma clínica más frecuente en un 40% es la infección de piel,  ojos  y  boca,  esta  forma  prácticamente  no  tiene  mortalidad,  deja  daño  en  el  sistema  nervioso  en  30%  de  los  recién  nacidos  no  tratados  y  en  2%  de  los  que  reciben  antivirales.  Los herpes neonatales se presentan como encefalitis (infección al cerebro)  en 35% de los casos y como infección diseminada (en todo el cuerpo) en 25% de los  casos;  en  ambos  tipos  de  manifestación  las  complicaciones  y  la  mortalidad  son  elevadas. Si el diagnóstico es oportuno y el tratamiento antiviral adecuado, es posible  reducir  las  complicaciones  y  la  letalidad  global  de  la  enfermedad  a  30%  y  19%  respectivamente

 

Herpes y VIH

 

 

Las   lesiones   que   causa   el   Herpes   permiten   un   acceso   más   fácil   al   Virus   de  Inmunodeficiencia Humana (VIH) por lo que las personas se hacen más susceptibles a  adquirir esta infección.

Diagnóstico

 

 

Los exámenes de sangre que detectan la infección por VHS-1 o del VHS-2, son útiles,  aunque los resultados no son siempre muy claros. Por esta razón deben ser prescitos por  el médico quien dará la interpretación correcta de los mismos y el tratamiento adecuado.

 

Tratamiento

 

 

Hasta  el  momento  no  existe  cura  para  esta  enfermedad.  Se  utilizan  medicamentos  llamados Antivirales cuya función es acortar y prevenir los brotes durante el tiempo que  la persona tome los medicamentos. El   tratamiento   más   utilizado   es   el   Aciclovir   aunque   existen   medicamentos   más  modernos como el Famciclovir y el Valaciclovir que son más fáciles de tomar para los  pacientes.     Para     enfermedad     diseminada,     Herpes     Neonatal     y     pacientes  inmunocomprometidos se debe de usar el Aciclovir endovenoso. Pacientes  con  cuadros  a  repetición  de  Herpes  Genital  deben  de  ser  evaluados  por  un  médico  quien  le  prescribirá  tratamiento  preventivo  llamado  profiláctico  o  supresivo  diario para reducir a posibilidad de transmisión a sus parejas sexuales.

 

Prevención

 

 

Si una persona tiene Herpes Genital la forma más segura de evitar la transmisión es la  abstención del contacto sexual. El  uso  del  preservativo  o  condón  puede  reducir  el  riesgo  de  contraer  herpes  genital,  solamente si el área infectada está protegida.  Debido a que es posible que el condón  no pueda cubrir todas las áreas infectadas, ni siquiera el uso correcto y habitual de los  condones puede garantizar la protección contra el herpes genital.

 

Para tener una vida sexual responsable, es indispensable fomentar no solamente el uso  del condón sino principalmente valores como la fidelidad, la monogamia y el respeto a  sí mismo y a su pareja.


Publicado por jacintoluque @ 10:10
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios