Domingo, 26 de octubre de 2008

Definición

 

 

La  infección  genital  por  Virus  del  Papiloma  Humano  (VPH)  es  una  Infección  de  Transmisión Sexual (ITS). Existen más de 100 tipos o cepas diferentes de este tipo de  virus de los cuales más de 30 son transmitidos sexualmente y pueden infectar el área  genital de hombres y mujeres.

 

La  sintomatología  es  muy  variable,  desde  no  presentar  síntomas  hasta  tener  síntomas  variados  como  la  aparición  de  verrugas  a  nivel  genital  o  presentar  cáncer  de  cuello  uterino, de vulva, de vagina, de ano o de pene.

 

Prevalencia

 

 

Se estima que alrededor de 20 millones de personas en el mundo están infectadas con el  VPH.   Las personas sexualmente activas contraerán la enfermedad en algún momento  de  su  vida  en  un  50%  aproximadamente.    Se  ha  calculado  que  el  80%  de  mujeres  contraerán la infección hasta los 50 años de edad.  En Estados Unidos alrededor de 6.2  millones de personas contraen una nueva infección genital del VPH anualmente.

Factores de Riesgo

 

 

En diversos estudios realizados, se han detectado los siguientes factores de riesgo:

 

 

        Tener multiples parejas sexuales

 

        Alta frecuencia de relaciones sexuales

 

        Realizar el sexo anal

 

        Raza negra

 

        Origen Hispano

 

        Consumo elevado de alcohol, por la desinhibición que esta provoca y permite  relaciones de riesgo.

 

Tipos de VPH

 

 

Existen dos grupos de VPH:

 

 

1.    Virus  de  “Alto  Riesgo”:  que  pueden  ocasionar  cambios  en  las  células  en  las  pruebas de Papanicolaou. Estos virus también pueden provocar cáncer de cuello  uterino, de vulva, de vagina, de ano o de pene. Por ejemplo, los VPH de tipo 16,  18, 31, 33, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 58, 59, 68.  Los tipos VPH de alto riesgo 16 y  18 son responsables, juntos, del 65% de los casos de cáncer cervical

2.    Virus de “Bajo Riesgo”: que pueden arrojar resultados con anormalidades leves  en  las  pruebas  de  Papanicolaou  o  causar  verrugas  genitales.  Por  ejemplo,  los  VPH de tipo 6, 11.

 

Formas de Transmisión

 

 

La transmisión sexual es la principal vía de transmisión para los VPH que afectan el  área  genital.  Debido  a  que  puede  no  presentar  síntomas,  puede  haber  personas  infectadas y que no van a saberlo pero que pueden ir transmitiendo este virus a su pareja  sexual.

 

Todos los VPH se transmiten piel a piel, esto es, si una zona de la piel está infectada  con el VPH, el contacto con otra piel puede transmitir la enfermedad.

 

VPH y Embarazo

 

 

Por la presencia de lesiones a nivel vaginal el bebe puede tener contacto con el VPH  durante  el  parto.   Aunque  podría  ocurrir,  es  muy  rara  la  presencia  de  verrugas  en  la  garganta o en la laringe en los niños que sufren este contacto durante su nacimiento.

 

Signos y Síntomas

 

 

Ya hemos mencionado que muchas personas infectadas no presentan ningún síntoma de  infección por el VPH.

 

Un grupo de personas tendrán verrugas a nivel del área genital.  Estas verrugas reciben  el nombre de Condilomas Acuminados.   Estas verrugas pueden ser planas o elevadas,  únicas  o  múltiples,  pequeñas  o  grandes,  incluso  muchas  personas  refieren  que  tienen  forma de coliflor.  Su color puede ser como el de la piel o rosadas.   Se pueden presentar  en la vulva, vagina, pene, escroto, ingle, muslos, y cualquier parte del área genital.  La  presencia de verrugas puede demorar semanas o meses luego del contacto sexual con  una persona infectada, y puede también no presentarse.

 

En las mujeres se pueden encontrar cambios en las células del cuello uterino, cuando se  les realiza la prueba del Papanicolaou, que pueden ser cambios pre canceroso.  También  se pueden encontrar estos cambios a nivel de vulva, ano o pene.

Aunque es muy difundida la presencia de cáncer por la infección de VPH, no es muy  frecuente  ya  que  los  cambios  en  las  células  del  cuello  uterino  en  controles  de  Papanicolaou evitan su presencia invasiva que demora muchos años en desarrollarse.

 

Diagnóstico

 

 

En las mujeres: los cambios que se hallan en las células cuando se realizan la prueba de  Papanicolaou  advierten  la  presencia  de  VPH.  Esta  prueba  permite  extraer  células  del  cuello uterino de las mujeres verlas al microscopio. Nos ayuda en el diagnóstico en un  70% a 80%.

 

Existe   una   prueba   llamada   “ADN   para   VPH”   que   se   realiza   al   momento   del  Papanicolaou que permitirá determinar si se requiere pruebas a adicionales o inicio de  tratamiento.

 

En  los  hombres:  no  hay  pruebas  de  infección  por  VPH  en  hombres.  Sin  embargo,  algunos expertos sugieren  que los hombres que reciben sexo anal deberían hacerse un  Papanicolaou de rutina, especialmente pacientes con la infección por el VIH.  Como se  mencionó  anteriormente  se  pueden  encontrar  cambios  en  las  células  tanto  del  pene  como  del  ano  de  las  personas  que  tienen  sexo  anal  sin  preservativo  y  en  riesgo  de  infección por VPH.

 

Tratamiento

 

 

En la mayoría de las mujeres la infección por el VPH desaparece sola.

 

 

Cuando  existen  cambios  en  las  células  del  cuello  uterino  el  ginecólogo  debe  realizar  algunas  intervenciones  para  poder  detener  el  avance  de  los  cambios  ocurridos  a  este  nivel.

Las verrugas genitales pueden ser eliminadas con medicamentos que se pueden aplicar  durante la visita al médico. No hay un tratamiento único para tratar a las personas que  presentan  verrugas  genitales,  al  momento  los  diversos  medicamentos  utilizados  son  igual de eficaces.

 

En algunos casos se realiza cirugía de las lesiones, especialmente en ciertos casos como  con las verrugas que se encuentren en el ano y la cavidad oral

 

Infección por VPH y Cáncer

 

 

Se conoce que alrededor de 10 de los 30 tipos de VPH pueden provocar cáncer.  Estos  tipos  los  hemos  mencionado  anteriormente  constituyendo  el  grupo  de  VPH  de  “alto  riesgo" que constituyen el factor de riesgo más importante de cáncer cervical.

 

Todos  los  tipos  de  VPH  pueden  arrojar  resultados  con  anormalidades  leves  en  las  pruebas de Papanicolaou que no tienen consecuencias graves.

 

La  prueba  de  Papanicolaou  puede  detectar  células  precancerosas  y  cancerosas  en  el  cuello uterino.   Se recomienda realizarse el Primer Papanicolaou en los tres primeros  años de la primera relación sexual, luego cada año hasta los 30 años, y posteriormente  cada 2-3 años.

 

La  mayoría  de  las  mujeres  que  contraen  cáncer  cervical  invasivo  no  se  han  hecho  exámenes periódicos de detección del cáncer cervical.

 

Prevención

 

 

La forma más segura de eliminar el riesgo de la infección genital por VPH es evitar el  contacto genital con otra persona.

 

Si las personas deciden ser ejercer su sexualidad, su relación debe ser con una pareja  duradera  a  quien  se  le  han  hecho  las  pruebas  y  se  sabe  que  no  está  infectada  y  ser  monógama. Sin embargo, es difícil determinar si una pareja que ha sido sexualmente  activa en el pasado está infectada en la actualidad.

 

La infección por VPH puede aparecer tanto en las áreas genitales masculinas como las   femeninas,  estén  o  no  cubiertas  o  protegidas  con  un  condón  de  látex.  Aunque  se

desconoce el efecto de los condones en la prevención de la infección por VPH, se ha  asociado  el  uso  del  condón  a  una  tasa  más  baja  de  cáncer  cervical,  el  cual  es  una  enfermedad relacionada con el VPH.

 

Los condones reducen el riesgo de contraer el VPH ya que no previenen por completo  su transmisión porque se puede contagiar durante los juegos sexuales y otras actividades  distintas al coito. Los productos que se utilizan durante la menstruación también pueden  transportar  al  virus.  La  inserción  de  los  tampones  puede  trasladar  al  virus  desde  los  labios hacia la vagina. Las toallas femeninas pueden retener y transmitir al virus y la  humedad y la abrasión facilitan la transmisión.

 

Vacuna

 

La vacuna para el VPH se conoce como GARDASIL y protege contra dos tipos de VPH  de  Alto  Riesgo  (16,18)  que  causan  el  70%  de  casos  de  cáncer  de  cuello  uterino  en  mujeres así como cáncer anal tanto en hombres como en mujeres, y dos tipos de VPH  de Bajo Riesgo (6,11) que causan el 90% de verrugas genitales.

 

El  Centro  de  Control  de  Enfermedades  de  Estados  Unidos,  conocido  como  CDC,  recomienda que mujeres entre los 11 y 26 años deban de recibir la vacuna.


Publicado por jacintoluque @ 10:16
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios