Viernes, 31 de octubre de 2008

Durante mi segundo semestre en la Escuela de Enfermería, nuestro profesor  nos tomó un examen sorpresa. Yo era una estudiante conciente y leí  rápidamente todas las preguntas, hasta que llegué a la última:

¿Cuál es el nombre de la mujer que limpia la escuela?

Seguramente esto era algún tipo de broma. Yo había visto muchas veces a la  mujer que limpiaba la escuela. Ella era alta, cabello oscuro, como de cincuenta años, pero... ¿Cómo iba yo a saber su nombre?

Entregué mi examen, dejando la última pregunta en blanco. Antes de que terminara la clase, alguien le preguntó al profesor si la última pregunta contaría para la nota del examen.

-Absolutamente-, dijo el profesor. En sus carreras ustedes conocerán muchas personas. Todas son importantes. Ellos  merecen su atención y cuidado, aunque solo les sonrían y digan: -¡Hola!-

Yo  nunca olvidé esa lección.

¡Ah!,  y también aprendí que su nombre era Dorotea...

Respeta a cada ser humano que conozcas,  todos somos únicos e importantes.


Publicado por jacintoluque @ 8:20
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios