Martes, 18 de noviembre de 2008

¿Estás pensando en qué comer hoy? Tal vez deberías considerar qué alimentos y bebidas pueden, de hecho, ayudarte a pensar


- No olvides los folatos. Podemos encontrar folato en el jugo de naranja, vegetales verdes, melón y cereales integrales, incluyendo los enriquecidos con ácido fólico como pan, cereales, pasta y arroz. Se ha demostrado que para mejorar el estado de alerta en adultos, la vitamina B es de suma importancia en las primeras etapas del embarazo pues con ello se previenen defectos de la médula espinal y puede ser clave en la formación de células cerebrales para la memoria.

Investigaciones realizadas en el Centro Jean Mayer de Investigación sobre Nutrición Humana de la Universidad Tufts en Boston muestran que altos niveles de folato en la sangre contribuyen a mantener controlados los niveles de homocysteina. Esto es bueno, pues niveles altos de homocysteina están relacionados con un mayor riesgo de sufrir demencia o Alzheimer. Así que tomar un vaso de jugo de naranja y una pieza de pan integral es realmente bueno para el cerebro.

- Las células cerebrales requieren de colina. Disponible en la yema de huevo, cacahuates, soya y linaza, este nutriente ayuda a darle soporte al servicio de mensajería del cerebro, conocido como neurotransmisores.

La colina también está relacionada con la producción de células nuevas. Sin embargo, de acuerdo con la nutrióloga Elizabeth Ward, quien presentó los hallazgos en la Conferencia sobre Nutrición y Alimentos que la Asociación Americana de Nutrición realizó en Chicago: "es un nutriente que con frecuencia no consumimos lo suficiente.

De hecho, menos de 10% de los niños, mujeres y hombres más grandes cumple con el consumo de colina recomendado". Ward indica que un huevo, que contiene 125 miligramos de colina, puede ayudar a disminuir esa brecha.

- Aumenta los antioxidantes. Es difícil no escuchar los beneficios de los antioxidantes en estos días. Alimentos que van desde la granada hasta la ciruela pasa contienen altos niveles de esos químicos que nos ayudan a combatir diversas enfermedades y, según científicos en nutrición de la Universidad Tufts, éstos contribuyen a combatir el estrés oxidativo y con ello, ayudar a proteger las funciones cognitivas. Así que añade algunos arándanos a tu yogurth y pide una ensalada de espinaca en el almuerzo, es bueno para el cuerpo y para la mente.

- Pon atención a los tés. Investigaciones recientes sobre el té se enfocan en sus efectos tranquilizantes y en cómo entonces podemos alcanzar una mejor concentración en la tarea que estemos realizando.

John Foxe, profesor de neurociencia, biología y psicología del City College de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, descubrió que la tianina- aminoácido que se encuentra en el té- incrementa la actividad de las ondas cerebrales, lo que a su vez genera un estado mental más tranquilo y a la vez alerta. La tianina se encuentra en el té negro, verde y en el chino oolong.

- Agua para el cerebro. Si tienes la mente confusa o sientes cierta irritabilidad, es posible que tengas sed. La deshidratación puede hacerte sentir desganado y letárgico y provocar problemas de concentración. Tal vez no necesites más cafeína para resistir el resto de la tarde; en todo caso asegúrate de beber agua durante todo el día. El agua de fruta y vegetales como botana también contribuyen con la hidratación




Publicado por jacintoluque @ 5:49
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios