S?bado, 05 de septiembre de 2009

Este decálogo elaborado por las psicólogas Andrea Rubini y Taly Mekler podría ayudarte a reordenar tu vida sentimental y a darte una bocanada de esperanza.

¿Problemas en el amor? ¿Sientes que ya no es lo mismo con tu pareja? Serenidad. Las emociones son complicadas de manejar, cierto, pero si piensas que tu relación vale la pena, no debe subestimarse el último esfuerzo. Las psicólogas Andrea Rubini y Taly Mekler nos entregan 10 formas de superar una crisis, las mismas que pueden ayudarte como herramientas de crecimiento:

1) ¡No huyas, cobarde! Tendemos a evitar enfrentar las crisis ya sea refugiándonos en el trabajo, en la cólera o, simplemente, haciéndonos los locos. Reconocer que tenemos un problema y comunicarlo es el primer paso.

2) ¿Amenaza o pacto? Absolutamente todas las relaciones pasan por una crisis. Aunque solemos temerles por considerarlas augurios de rompimientos y divorcios, una crisis puede ayudarnos a encontrar nuevos recursos y fortalezas que tenemos como pareja y que nos van a llevar a seguir creciendo juntos.

3) Las crisis suelen coincidir con los cambios en nuestro predecible ciclo vital. Los momentos más felices (como casarnos, tener hijos y ascender en el trabajo, entre otros) demandan reajustarnos y adaptarnos. Durante una etapa de relaciones tensas, evaluemos el momento de vida en que estamos y enfoquemos nuestros recursos a apoyarnos mutuamente.

4) Terror al cambio. Los hitos de nuestro ciclo vital vienen acompañados por muchos cambios. Un hijo, por ejemplo, implica una serie de variaciones en el uso del tiempo de papá y mamá. Enfoquemos nuestra atención en adaptarnos a esta transformación y no en quién tiene la culpa.

5) La rutina a tu favor. La rutina siempre estará allí. ¿Por qué tenerle miedo? Es mejor considerarla tu amiga antes que tu enemiga. Crea rutinas saludables, como comer juntos sin un televisor en frente.

6) Olvídate de los “deberías”. La naturaleza absoluta de los “debe” plantea problemas de pareja, porque satisfacer los deseos de otras personas significa anular la personalidad, metas y necesidades propias. Los “deberías” tiranizan a los demás como a nosotros mismos.

7) ¡Bienvenidas las dudas y los miedos temporales! El cuestionarse permite descubrir miedos ocultos y comprobar si tu pareja comparte la misma incertidumbre que tú con respecto a las dificultades.

8) Desarrolla tu empatía. Ponerte en los pies de tu pareja te permite explorar y comprender cómo esta crisis lo (la) está afectando, lo que te ayudará a promover una solución desde el entendimiento y el amor de pareja.

9) Ponte el chip positivo. Cuando las expectativas de pareja se ven frustradas, tendemos a llegar a conclusiones negativas y a percibir la crisis como un callejón sin salida. Ten una visión positiva y verás cómo encuentras alternativas de solución a los problemas.

10) No esperes que el otro cambie. Cuando se pasa por un momento difícil, es fácil decirle al otro lo que podría hacer mejor (o, peor aun, lo que está haciendo mal), pero eso solo lleva a más peleas. Cada miembro de la pareja tiene parte de la responsabilidad de su felicidad. No esperes que el otro cambie por ti. ¡Asume los cambios que tú debes hacer!


Publicado por jacintoluque @ 9:04
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios