Domingo, 31 de enero de 2010
Por Ashlee Vance
The New York Times

LAS VEGAS.- La industria de la tecnología se aleja de los controles remotos, del mouse y de los joystick, para acercarse a algo que llega sin baterías, sin cables o sin manual de instrucciones.

Su nombre es simple: mano.

En los próximos meses, Microsoft y los grandes fabricantes de computadoras comenzarán a vender dispositivos que permitirán a las personas cambiar canales de televisión o mover documentos en la pantalla de una computadora con simples gestos de la mano. La tecnología, que es uno de los cambios más significativos hacia los dispositivos de interfaz humana desde que aparecieron el mouse y las computadoras, a comienzos de la década de 1980, se mostró aquí la semana última en sesiones privadas durante la CES (Feria Internacional de Electrónica de Consumo).

Los anteriores intentos relacionados con una tecnología similar han resultado ser anticuados y desalentadores. En contraste, la cosecha más reciente de dispositivos que funcionan por medio de gestos llega con una sorpresa reconfortante: realmente funcionan.

"Todo finalmente está yendo en la dirección correcta", dijo GestureTek , una compañía que fabrica software para dispositivos que funcionan por medio de los gestos.

Con frecuencia, cuando se habla de control por gestos los fabricantes se remiten a las escenas de la película "Minority Report" (Sentencia previa, como se la denominó en su estreno en 2002), para explicar su funcionamiento. Allí, el personaje interpretado por Tom Cruise mueve imágenes y documentos en pantallas de computadoras del futuro con algunos movimientos de brazo. La tecnología de la vida real requerirá dispositivos que sean similarmente fáciles de utilizar y algo de ingenio.

Colóquese parado frente al televisor con una cámara que cuente con tecnología gestual y podrá encenderlo con un suave golpe en el aire. El cambio de canales requiere un giro de la mano y para elevar el volumen se debe dar una palmadita ascendente. Si en la pantalla hay una fotografía, se la puede ampliar sosteniendo las manos en el aire y separándolas y se la puede achicar juntando las manos como se haría con los dedos en un teléfono celular cuya pantalla cuenta con funciones sensibles al tacto.

La revolución gestual será más importante hacia fines de este año, cuando Microsoft lance un nuevo sistema de videojuego que se conoce como: Project Natal . El sistema de juegos es el intento de Microsoft por superar a la Wii, de Nintendo.

Mientras que la Wii requiere controles de mano hipersensibles para traducir movimientos corporales en acción en la pantalla, Natal, de Microsoft, necesitará nada más que el cuerpo humano. Microsoft ha hecho una demostración de juegos como el quemado, donde la gente puede saltar, lanzar pelotas a los oponentes y esquivarlas usando movimientos naturales. Otros juegos permiten que la gente se contorsione para adoptar diferentes posturas y que haga trucos en patineta.

Así como el sistema de juegos de Microsoft conmociona al mercado, lo mismo debería suceder con los televisores de Hitachi, en Japón, los cuales permitirán a la gente encender la pantalla, cambiar canales y aumentar o reducir el volumen de sus aparatos con simples movimientos de la mano.

Se espera que las futuras computadoras portátiles también cuenten con cámaras incorporadas que podrán captar gestos similares. Dicha tecnología podría hacer que las herramientas de la pantalla táctil de la actualidad pasen a ser obsoletas a medida que la gente use los gestos para controlar, por ejemplo, la función de adelantar o retroceder en un DVD.

Para que estas funciones cobren vida, los fabricantes de dispositivos debieron conquistar lo que se suma a uno de los grandes desafíos de la ciencia de la computación. La electrónica tenía que ver el mundo que la rodeaba en detalle a través de pequeñas cámaras digitales. Dicha tarea significó darle al televisor, por ejemplo, una manera de identificar a las personas sentadas en un sofá y de reconocer un determinado movimiento de la mano como una orden y no como si fuera la acción de rascarse la nariz.

Pequeñas cosas como el sol, las luces de las habitaciones y el molesto hábito de la gente de hacer un movimiento inesperado son sólo algunos de los obstáculos que las compañías tuvieron que superar.

GestureTek, que posee oficinas en Silicon Valley y en Ottawa, ha pasado un cuarto de siglo tratando de perfeccionar su tecnología y ha logrado cierto éxito. Brinda ayuda a los pronosticadores de televisión, y colabora con museos y hoteles para crear enormes pantallas interactivas.

Este trabajo del pasado, sin embargo, ha dependido de cámaras limitadas y estándar que perciben el mundo en dos dimensiones. El mayor suceso relacionado con la más reciente tecnología gestual llega a través del uso de cámaras que ven el mundo en tres dimensiones, sumando así ese crucial nivel de percepción que ayuda a una computadora o a un televisor a reconocer cuando alguien inclina la mano hacia delante o asiente con la cabeza.

PrimeSense , una firma nueva de Tel Aviv, han luchado por proveer los chips 3-D para el sistema de juegos Natal, de Microsoft.

En la CES, que se llevó a cabo la semana última, en Las Vegas, ejecutivos e ingenieros de Canesta y de GestureTek fueron recluidos en suites del hotel Hilton, cerca del piso donde tendría lugar la conferencia, mientras acompañaban a ejecutivos de las firmas asiáticas fabricantes de electrónica cuando entraban y salían de reuniones reservadas.

De manera similar, PrimeSense realizó sesiones a las cuales se podía asistir únicamente con invitación, en su pequeño puesto, cercado por paredes, y prohibió cualquier fotografía o video de sus productos.

En la demostración, una cámara que usaba el chip de PrimeSense pudo distinguir entre múltiples personas sentadas en un sofá e incluso pudo marcar la diferencia entre la campera, la camisa y la camiseta de una persona. Y, con esa tecnología, es imposible (por mucho que se intente) perder el control remoto.


Publicado por jacintoluque @ 15:18
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios