S?bado, 06 de febrero de 2010
El éxito de algunas personas en encuentros sexuales con el sexo opuesto, está en relación directa con la capacidad para enviar las señales del cortejo y para reconocerlas cuando deben recibirse.
Las mujeres reconocen enseguida las señales del cortejo, así como todos los gestos, pero los hombres son mucho menos perceptivos y a menudo son totalmente ciegos al lenguaje gestual.
¿Qué gestos y movimientos del cuerpo usan las personas para comunicar su deseo de tener una relación?
A continuación se menciona una lista de las señales utilizadas por los dos sexos para atraer a posibles amantes. Se dedica más espacio a las señales femeninas que a las masculinas. Ello se debe a que las mujeres tienen muchas más señales que los hombres.
Cuando una persona se encuentra en compañía de alguien del sexo opuesto, tiene lugar ciertos cambios fisiológicos: el tono muscular aumenta como preparándose para una posible encuentro sexual, las bolsas alrededor del rostro y de los ojos disminuyen, la flojedad del cuerpo también disminuye, el pecho se proyecta hacia adelante, el estómago se entra de forma automática y desaparece la postura
encorbada. El cuerpo adopta una posición erguida y la persona parece haber rejuvenecido.

Gestos masculinos de coquetería

Como los machos de todas las especies, el hombre se comporta con coquetería cuando se acerca una mujer: Se llevará una mano a la garganta para arreglarse la corbata. Si no usa corbata, puede que alise el cuello de la camisa, se quite alguna mota de polvo imaginaria del hombro, o se arregle los gemelos, la camisa, la chaqueta o cualquier otra prenda. También es posible que se pase una mano por el cabello.
El despliegue sexual más agresivo es adoptar la postura con los pulgares en el cinturón, que destaca la zona genital. También puede girar el cuerpo hacia la mujer y desplazar un pie hacia ella, emplear la mirada íntima y sostener la mirada durante una fracción de segundo más de lo normal. Si realmente está interesado, se le dilatarán las pupilas.
Con frecuencia adoptará la postura de las manos en las caderas para destacar su dimensión física y demostrar que está listo para entrar en acción. Si está sentado o apoyado contra una pared, puede ocurrir que abra las piernas o las estire para destacar la región genital.
Las mujeres tienen más recursos y habilidades para la seducción que los que cualquier hombre pueda llegar a adquirir

Señales y gestos femeninos de coquetería

Las mujeres usan algunos de los gestos de coquetería de los hombres, como tocarse el cabello, alisar la ropa, colocar una mano, o ambas, en las caderas, dirigir el cuerpo y un pie hacia el hombre, las largas miradas íntimas y un intenso contacto visual. También pueden adoptar la postura con los pulgares en el cinturón que, aunque es un gesto agresivo masculino, es empleado también por las mujeres con su típica gracia femenina: la posición de un solo pulgar en el cinturón, o saliendo de un bolso o de un bolsillo. La excitación les dilata las pupilas y les enciende las mejillas
Sacudir la cabeza: Se sacude la cabeza para echar el pelo hacia atrás o apartarlo de la cara. Hasta las mujeres con el pelo corto usan este gesto.
Exhibir las muñecas: La mujer interesada en un hombre exhibirá, poco a poco, la piel suave y lisa de las muñecas al compañero en potencia. Hace muchísimo tiempo que se considera la zona de la muñeca como una de las más eróticas del cuerpo. Las palmas también se exhiben al hombre mientras se habla.
Para las mujeres que fuman, resulta muy fácil hacer el gesto seductor de exhibir la muñeca y la palma. Las piernas abiertas: Cuando aparece un hombre, las piernas femeninas se abren más que cuando él no está presente. Esto ocurre tanto si la mujer está sentada como de pie, y contrasta con la actitud femenina de defenderse del ataque sexual mediante el cruce de piernas. La ondulación de las caderas: Al caminar, la mujer acentúa la ondulación de las caderas para destacar la zona pelviana. Algunos de los gestos femeninos más sutiles, como los que siguen, se han usado siempre para hacer publicidades y vender productos y servicios. Las miradas de reojo: Con los párpados un poco bajos, la mujer sostiene suficientemente la mirada del hombre como para que éste se de cuenta de la situación; luego, ella desvía la mirada. Esta forma de mirar proporciona la sensación seductora de espiar y de ser espiado. La boca entreabierta y los labios húmedos: Los labios pueden humedecerse con saliva o cosméticos. La mujer adquiere así un aspecto que invita a la sexualidad. Los gestos del cruce de piernas femenino: A menudo, los hombres se sientan con las piernas para exhibir en forma agresiva la zona genital. Las mujeres usan diversas posiciones básicas del cruce de piernas para comunicar la atracción sexual:
Señalar con la rodilla: En esta posición, una pierna se dobla debajo de la otra y con la rodilla de la pierna cruzada se señala a la persona que ha despertado el interés. Es una postura muy relajada que quita formalidad a la conversación y en la que se exponen un poco los muslos.
Acariciar el zapato: Esta postura también es relajada y tiene un efecto fálico al meterse y sacarse el pie del zapato. Algunos hombres se excitan con ello. Casi todos los hombres coinciden en que las piernas cruzadas hacen más atractiva a una mujer sentada. Es una posición que las mujeres usan conscientemente para llamar la atención. Otras señales que usan las mujeres son: cruzar y descruzar las piernas con lentitud frente al hombre, acariciándose suavemente los muslos: indican así el deseo de ser tocadas. A menudo se acompaña este gesto hablando en voz baja o grave.

Cupido.21: cómo caerle al chico(a) que te gusta

Si no tienes idea de cómo conquistar a esa humanidad que te mueve el piso, presta atención al lenguaje corporal. Aquí algunos tips.

Por Juana Avellaneda Cabrejo

Cuando nos gusta alguien, es muy fácil sonrojarse, ponerse nervioso o sentir que “caminamos’ por las nubes. Uno se siente ilusionado, contento, y todos los sentimientos más agradables del mundo nos invaden. Pero –y aquí viene el gran dilema–,* ¿cómo saber si también le gustamos?* ¿Cómo hacer para que la otra persona se dé cuenta sin ser tan evidentes o, peor aun, sin parecer unos completos desadaptados?

Si no tienes idea de cómo conquistar a esa humanidad que te mueve el piso, entonces solo tienes que hacer una cosa: presta atención a su lenguaje corporal. “El cuerpo dice inconscientemente lo que está pensando nuestra mente”, asegura la psicóloga Violeta Alvarado.

LAS SEÑALES. Si te mira fijamente y, de repente, desvía los ojos porque se dio cuenta de que tú lo viste, es más que evidente que le gustas. Prueba. Queden en encontrarse en una reunión con mucha gente. Si le agradas, ten por seguro que tratará de mirarte aunque te encuentres hablando con un grupo diferente al suyo. Si no lo hace, muévete de grupo. Ya verás que, inmediatamente, sus ojos empezarán a buscarte.

Otro indicador infalible de que está interesado es cuando no deja de sonreír cada vez que le hablas. Si tiende a mirar al piso o a bostezar cada vez que estás al frente de él, simplemente olvídalo. Ese chico(a) no tiene interés alguno en conocerte.

Fíjate si acerca su cuerpo en dirección hacia ti. Según la doctora Alvarado, esta es una posición que expresa su deseo de contacto. Un dato más: si de pronto empieza a estar mejor vestido y a cuidar su apariencia, lo más probable es que lo haga para llamar tu atención y gustarte.

Consejo final: ten paciencia. “Algunos son lentos y tímidos, mientras que otros son más avezados y no tienen miedo a mandarse”, explica la psicóloga. Por eso, envíale tú también un par de señales para darle seguridad. Ya veras que, más temprano que tarde, te invitará a salir. Feliz Día de San Valentín.



Publicado por jacintoluque @ 9:32
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios