Martes, 02 de marzo de 2010

Cuando comer correctamente se convierte en obsesión

Actualmente en los medios de comunicación existe un bombardeo acerca de lo que es “bueno” y “malo” comer. Un énfasis en alimentos naturales, bajos en nutrimentos y altos en otros, ingredientes que pueden ser perjuciales a la salud, incluso alertas sobre su producción y su origen genético. Con toda éste información el consumidor convierte la preocupación por comer correctamente en un obsesión. Por lo que un nuevo trastorno alimentario surge de la contemporánea cultura saludable. La ortorexia.

Definición

Deriva de las palabrsa griegas orthos, "correcto", y orexis, "apetito". Apetito correcto. Descrito como un trastorno obsesivo-compulsivo, con lo que el paciente considera alimentación saludable. Sin embargo curiosamente en el momento que se convierte en un daño a la salud, deja de ser correcto.
Se caracteriza por la obsesión patológica por consumir sólo comida de cierto tipo: orgánica, vegetal, sin conservadores, sin grasas, sin carnes, o sólo frutas, o sólo alimentos crudos, probiótico, cultivados ecológicamente, sin sustancias artificiales etcétera y que puedan causarles algún daño. La forma de preparación, los materiales utilizados, todo lo que gire en torno a la producción, precesamiento y cocción del alimento son también parte de la obsesión.

Efectos de la ortorexia

Este trastorno alimentario puede tener graves efectos sobre la salud. Por ejemplo, la supresión de grasas puede comprometer la absorción de vitaminas liposolubles y ácidos grasos, ambos indispensables para el organismo. Sin carne, nuestra fuente principal de aminoácidos causaria deficiencias importantes ya que aunque los vegetales también aportan proteínas por lo general son de menor calidad biológica.
Otras consecuencias puede ser la hipotensión, anemia, hipoglucemia  y carencias de nutrimentos  calcio (osteoporosis) a largo plazo.

Además, no sólo constituye un daño a nivel físico. A nivel psicológico también produce un trastorno que en la mayoría de los casos tiene que ser tratado por un especialista. Ya que las personas afectadas con este trastorno alimentario se cargan de sentimiento de culpabilidad y se castigan a si mismos cuando por alguna razón violaron sus principios, compensandose con  estrictas dietas o ayunos.

Qué se puede  hacer….

Debemos hacer énfasis en la prevención y en el diagnóstico precoz ya que esta comprobado que cuando un trastorno alimetario se detecta tempranamente más oportuno es el tratamiento y se pueden refrenar los daños a la salud. Desde el punto de vista dietético y nutricional, los objetivos del tratamiento son en primer lugar, cubrir los requerimientos nutricionales mínimos de la persona. Se ha de aportar progresivamente una mayor cantidad de alimentos básicos hasta llegar al nivel adecuado considerando la edad, sexo, talla y peso real al inicio del tratamiento.
Paulatinamente se han de reestructurar los hábitos alimentarios y las características de una dieta correcta, introduciendo cada día la cantidad suficiente de alimentos básicos necesarios para el buen funcionamiento del organismo.


Publicado por jacintoluque @ 11:29
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios