Jueves, 29 de abril de 2010

Un spa casero armado con lo que tenga en su cocina. ¿Por qué no?

Jueves 29 de abril de 2010 - 09:58 am
Imagen
Con lo que se obtiene luego de mezclar miel, con jugo de limón y avena instantánea nos podemos lavar la cara. (Foto: Mark Anbinder / Flickr)

Antes de que aparecieran en el mercado el sinfín de productos de belleza especializados que hoy en día nos ofrecen, la solución para muchos problemas estéticos se hallaban en el refrigerador de casa.

Con insumos cotidianos, que muchos de nosotros siempre tenemos a la mano, se pueden utilizar como mascarillas, exfoliantes, enjuagues y desinflamantes naturales.

Chow.com hizo una lista de diez insumos que pueden ser usados con fines cosméticos, teniendo buenos resultados:

CLARA DE HUEVOS
Solo la clara de un huevo basta y sobra para preparar una mascarilla. Solo tenemos que batirla un poco, aplicarla a nuestro rostro, dejarla ahí hasta que seque completamente y enjuagar. “Hará que te sientas refrescada y tu piel estará notablemente más tensa”, señala la página web.

AVENA
Este cereal, que sirve para aliviar la piel y reducir la irritación, se puede usar de distintas maneras, pero la más simple es como enjuague facial. Para prepararlo tenemos que mezclar miel con jugo de limón (en la misma cantidad) y lo vamos a agregando a la avena instantánea hasta que quede una pasta. Nos aplicamos esto al rostro y luego lo enjuagamos con agua tibia.

VINAGRE
“Cambia tu acondicionador por vinagre dos veces al mes para deshacerte de la acumulación de productos, así como para mejorar el brillo y suavidad de tu cabello”, recomienda el medio y añade que hay que utilizar vinagre de sidra o vino blanco. Una advertencia: si haces este procedimiento muy seguido, tu pelo se puede secar.

MIEL Y AZÚCAR
Llena dos tercios de una jarra con miel de abeja y añade una cucharada de azúcar rubia. ¿El resultado? Un buen exfoliante que puedes aplicar en todo tu cuerpo al momento de ducharte y que dejará tu piel muy suave.

JUGO DE LIMÓN
Este es un truco que los amantes del mar practican desde hace años para aclarar sus cabelleras: Combina el jugo de medio limón con un puñado de acondicionador, échatelo en el cabello y peínate. Luego, enjuágate.

Pero ojo: si tienes rayitos o el pelo teñido, olvídate de esto. El jugo de limón podría hacer que tu cabello se torne color cucaracha.

CAFÉ
Chow.com propone reutilizar los granos de café para realizarte una vigorizante restregada, la que no es apta para aquellos con piel sensible. También pueden utilizarlos para aumentar el brillo y el tono oscuro del cabello. ¿Cómo? Mezclándolo con el reancondicionador, al igual que el limón.


Este es un clásico: Si un día amaneces con los ojos hinchados, de tanto haber llorado la noche anterior o por haber dormido pésimo, un par de bolsas filtrantes de , remojadas en agua tibia, te aliviarán. Acuéstate y relájate.

BICARBONATO
¿Deseas limpiar tus dientes? Mezcla una cucharadita de bicarbonato de sodio con un cuarto de cucharadita de peróxido de hidrógeno. Solo un detalle: esto no logrará dejarte un aliento a menta.

ACEITE
Resulta que el aceite de oliva es un fabuloso humectante. Si lo usas en pequeñas dosis, notarás un gran cambio. También puedes utilizar aceite de sésamo, de maní o de almendra.

MAICENA
Esta fina harina de maíz puede ser utilizada como si fuera talco para bebe. Utiliza el procesador de alimentos para combinarla unas cuantas hojas de alguna olorosa hierba seca –romero o lavanda, por ejemplo.


Publicado por jacintoluque @ 8:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios