Viernes, 21 de mayo de 2010

Cómo crear una ONG

El deseo de ayudar a los demás no excluye la necesidad de planificar y calcular bien las necesidades en una nueva organización

Desastres como el producido por el tsunami en Asia, las inundaciones de Colombia, los terremotos en China y las constantes guerras sacan a la luz la labor de miles de voluntarios que de forma anónima y en la sombra ayudan a los más necesitados a través de una ONG, bien por medio de donativos o bien con la aportación de su experiencia profesional como personal médico, de enfermería, maestros y educadores, entre otros muchos.

El crecimiento que las ONGs están experimentando en las sociedades occidentales y la mayor difusión de su labor contribuyen a que el número de los interesados en conocer los pasos necesarios para crear una entidad como ésta sea cada vez mayor, todo ello pese a que un estudio realizado por el Instituto Nacional de Consumo de España (INC) indica que apenas un 6% de la población española participa como voluntario en alguna de ellas. A continuación se establecen los pasos y conocimientos necesarios, pero no se debe olvidar que el elemento fundamental es el deseo de ofrecer tiempo, dinero y dedicación para ayudar a otras personas que lo necesitan.

Qué debo saber:

  1. Qué se engloba bajo estas siglas. Una Organización No Gubernamental (ONG) puede ser cualquier tipo de entidad que no sea parte de la Administración pública ni una empresa con ánimo de lucro, aunque muchas actividades se desarrollan de manera coordinada con los recursos privados y públicos. Así, bajo el título de ONG desfilan asociaciones, fundaciones, clubes sociales, deportivos, cooperativas y centros culturales, aunque lo habitual es asociar el concepto de ONG a las entidades que trabajan para la cooperación con países en desarrollo.
  2. Decidir qué necesidades se quieren cubrir para ofrecer un trabajo útil y beneficioso para los demás. Además conviene estimar cuántas personas formarán en un principio la ONG.
  3. Es necesario conseguir que la ONG en cuestión sea declarada de 'utilidad pública'. De esta manera se pueden conseguir beneficios fiscales. Para ello deberá llevar en funcionamiento al menos dos años.
  4. Cumplir los requisitos regulados por la Ley 30/1994 y el Real Decreto 765/1995:
    • Al menos un 70% de sus rentas netas deben destinarse a la realización de los fines recogidos en sus estatutos en un plazo de tres años a partir de su obtención.
    • No ser titulares de participaciones mayoritarias en sociedades mercantiles.
    • Rendir cuentas cada año al organismo público que autorizó la inscripción de la ONG en el registro correspondiente.
    • En caso de disolución se debe traspasar el patrimonio recogido a otra entidad semejante.
  5. La captación de fondos una vez finalizados todos estos trámites legales. Se pueden conseguir mediante donaciones de particulares, de socios, ventas de artículos con la imagen de la ONG, etc.

Las cuentas claras

Las distintas Organizaciones No Gubernamentales gestionan sus ingresos de manera independiente. El único requisito que deben tener en cuenta es que cuando reciban ayudas externas, siempre deben justificar sus gastos y llevar una contabilidad oficial. La mayoría destina el 90%-95% de lo recaudado a sus proyectos, y con el resto se cubren los gastos de gestión y administración.

Las donaciones que cualquier persona realiza a una ONG desgravan ante Hacienda un 20%, de acuerdo a la Ley 30/1994, de 24 de noviembre que regula las donaciones en España. Basta con que el donante solicite un recibo a la ONG donde figure su nombre completo, NIF, los datos del receptor y del donante, la cantidad exacta que aporta y el destino de la donación.

¿Con quién colaborar?

En España trabajan más de 200 ONGs y muchas de ellas comparten proyectos similares: escolarización de las mujeres en el Tercer Mundo, envío de ropa y material escolar, creación de hospitales y centros de acogida, etc. Las dudas que surgen entre quienes no colaboran de manera habitual con estas organizaciones son: ¿cuál elegir? ¿por qué una y no otra? Para ayudar a solventar esta cuestión, las propias ONGs aportan una serie de consejos específicos para los futuros donantes:

  • Solicitar información impresa sobre los proyectos y actividades, así como de los futuros planes financieros de la organización. Incluso las instituciones de reciente creación deben tener esa información disponible. Una vez que ya se ha hecho socio, puede solicitar a la ONG que le informe de manera regular acerca de los nuevos planes.
  • No realizar donaciones a nombre de particulares, éstas deben dirigirse a organizaciones. No entregar nunca el número de la tarjeta de crédito u otros datos personales a través de llamadas telefónicas. En cuanto a las donaciones online hay que exigir el mismo nivel de seguridad que cuando realiza una compra por Internet.
  • Si desea efectuar una donación en especie, es importante informarse previamente en la misma organización de que lo van a aceptar, de que los materiales son necesarios y de la forma en que va a llegar a sus destinatarios.
  • Una vez realizada la donación es imprescindible solicitar el certificado de la misma firmado por la ONG, gracias al cual se puede deducir un porcentaje de la donación, ya sea del IRPF o del Impuesto de Sociedades.
  • Puesto que las ONGs viven en gran medida de las donaciones anónimas, demandan una cierta regularidad en sus ayudas para que puedan seguir trabajando a lo largo de los años, no sólo en momentos puntuales de catástrofes y guerras.
 

ONG en el terreno, ¿qué ocurre tras su marcha?

La expulsión del personal desplazado aumenta la vulnerabilidad de la población a la que atiende

A comienzos de marzo, un total de 16 organizaciones no gubernamentales (ONG) fueron expulsadas de Sudán. Esta decisión supuso el fin de la ayuda para más de dos millones de personas, cuyas condiciones de vida han quedado seriamente dañadas. Falta de agua potable, hambrunas o enfermedades son sólo algunas de las consecuencias.

El trabajo de las ONG en terreno tiene como fin principal mejorar la calidad de vida de las poblaciones más vulnerables. A menudo, varias organizaciones trabajan en un mismo territorio para cubrir las necesidades de sus habitantes en diversos ámbitos, sin descuidar aspectos tan importantes como la salud o la educación. Sin embargo, esta tarea se realiza en ocasiones rodeada de cierto peligro, lo que obliga a evacuar al personal. Otras veces, simplemente, decisiones ajenas a su voluntad fuerzan su salida del país. ¿Qué ocurre entonces con la población a la que atienden?

A comienzos del mes de marzo, 16 organizaciones que desarrollaban su labor en Sudán fueron expulsadas del país. Naciones Unidas y numerosas ONG mostraron entonces su preocupación por las consecuencias de esta decisión y, sobre todo, por el futuro de los cientos de miles de personas a las que atendían. Al menos cinco de las entidades expulsadas eran socios colaboradores de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y desarrollaban programas humanitarios en Darfur y en los estados del Nilo Azul y Jartum.

El impacto, por lo tanto, se hace sentir especialmente en Darfur, foco prioritario de atención, pero también en otras zonas del país. "Nuestra experiencia demuestra que cuando la población necesitada no puede obtener la ayuda que precisa, se desplaza a otras zonas en busca de protección y asistencia. Si la gente no puede recibir comida, por ejemplo, comenzarán muy pronto a pasar penurias y a buscarla en otros lugares", alerta el ACNUR.

La Agencia asiste a 4,7 millones de sudaneses en Darfur. Entre ellos se contabilizan 2,7 millones de desplazados internos y las cifras podrían aumentar. No se descartan nuevos desplazamientos de población "si se interrumpen los ya de por sí frágiles canales de distribución de ayuda humanitaria dentro de Sudán", advierte. De hecho, los territorios vecinos, como Chad, han habilitado varios campos de refugiados para dar respuesta a esta situación. Hasta el momento, cerca de 250.000 refugiados han llegado hasta la docena de campos en activo, aunque ni siquiera en ellos se pueden garantizar las necesidades básicas ante la limitación de recursos. "Cualquier nueva afluencia de población a Chad supondría un reto adicional", revela el ACNUR.

Atención a los niños

Los menores son quienes, en mayor medida, dependen de la ayuda de otros. Conforman el principal grupo de riesgo cuando sus necesidades no son atendidas. En el caso de Sudán, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) tenía en sus manos este reto, a través de sus contrapartes. Son estas organizaciones locales las que en la actualidad intentan llegar a los pequeños para proveerles de los servicios básicos. Agua potable, saneamiento, salud y nutrición son vitales.

Las organizaciones proporcionan el grueso de la ayuda humanitaria que necesita la población

Los casos de malnutrición podrían aumentar, "especialmente cuando se aproxima el período de hambruna, que comienza en abril", subraya UNICEF. Igualmente, el período de inundaciones empieza en mayo y, con él, los brotes de cólera. Sin el esfuerzo de las ONG, la capacidad de respuesta quedará "severamente" obstaculizada. Por su parte, otras agencias de Naciones Unidas tratarán de asegurar el resto de servicios, si bien, mantiene UNICEF, "no tienen la capacidad ni los recursos necesarios para implementar todos los programas a largo plazo que habrían sido ejecutados por las organizaciones suspendidas".

Amnistía Internacional ha avisado también de la importancia del trabajo de las organizaciones: "Proporcionan el grueso de la ayuda humanitaria que necesitan los más de dos millones de personas que se encuentran en situación vulnerable".

Hambre y enfermedades

"Millones de vidas en juego". Así describe Amnistía Internacional el panorama actual en Sudán. El hambre y las enfermedades acechan a la población del país, a pesar de que "Sudán tiene la responsabilidad, contraída en virtud del derecho internacional humanitario, de garantizar el acceso a la asistencia internacional a las personas que la necesiten".

El personal local se esfuerza en atender las necesidades de la población y Naciones Unidas trata de suplir el vacío dejado por las ONG

Las consecuencias humanitarias se traducen en millones de personas sin acceso a alimentos porque los programas de reparto se han paralizado. Tampoco se recibe atención sanitaria, a pesar de que la falta de higiene puede producir brotes de enfermedades en los campos de refugiados. El abastecimiento es muy complicado debido a la inestabilidad en el país. Sólo restablecer la red de distribución de asistencia en Darfur podría llevar hasta dos años, ha reconocido la ONU.

Como ocurre en estos casos, el personal local se esfuerza en atender las necesidades de la población, mientras Naciones Unidas trata de suplir el vacío dejado por las organizaciones expulsadas. Éstas, por su parte, suelen retirarse a zonas fronterizas donde continúan su labor con las personas desplazadas que huyen del país. Sin embargo, nunca es suficiente. "La clase de patologías que tratábamos antes ahora nadie las tratará", augura Médicos Sin Fronteras.


Seleccionar el personal de una ONG

Las necesidades de la organización y las características de los candidatos son dos cuestiones fundamentales

Sea voluntario o remunerado, el capital humano de una organización no gubernamental (ONG) es imprescindible para garantizar el éxito en la gestión. Por ello, es muy importante realizar un proceso de selección adecuado, que tenga en cuenta las necesidades de la ONG y no elija al candidato o candidata que más destaca sobre el resto, sino a aquel que se adapta al puesto vacante.

Eficacia, voluntad y dedicación son algunas de las características más valoradas del personal de una ONG. Si bien los recursos económicos son importantes, prácticamente fundamentales, el equipo humano no lo es menos. La última actualización de la Guía Práctica de ONG de CONSUMER EROSKI, con datos de 2006, detecta un aumento en la pérdida de voluntarios respecto al año anterior (de 20.000 a 25.000), así como una disminución en el número de nuevas incorporaciones (de 16.000 a 5.000). Sin embargo, "atraer buenos profesionales, sean estos voluntarios o remunerados, motivarlos, formarlos y retenerlos, es lo que hoy día proporciona a una ONG su mayor ventaja competitiva", subraya un informe elaborado por Ágora Social.

"Atraer buenos profesionales, motivarlos, formarlos y retenerlos, es lo que proporciona a una ONG su mayor ventaja competitiva"

Para algunas organizaciones, los voluntarios y voluntarias deben reunir unos requisitos concretos. No basta con tener ganas de colaborar. La propia Ley del Voluntariado defiende la formación del personal para desempeñar correctamente las tareas que se le asigne y cada vez son más frecuentes las escuelas de voluntariado, en las que se busca la profesionalización. Las organizaciones comienzan a reclamar personas que se ajusten a un perfil determinado. Las necesidades de la ONG y las características de los candidatos y candidatas son dos cuestiones de peso.

En la selección del personal hay que plantear el número de personas que se necesitarán, las características que deberán reunir y los recursos económicos de los que habrá que disponer. Con todo ello, la balanza se inclina a favor de quienes se comprometen con los fines de la organización, son eficientes, tienen facilidad para adaptarse a los cambios y poseen unas competencias específicas que responden a los objetivos estratégicos. No obstante, según recomienda Isabel Pino, consultora de selección de Ágora Social, "se debe tener la suficiente flexibilidad como para afrontar procesos imprevistos de selección".

Seleccionar al personal adecuado es muy importante para crear un clima laboral óptimo. En este sentido, el candidato o candidata idóneo es aquel que se adapta al puesto, no el que consigue que el puesto se adapte a él. Puede suceder que tenga una capacitación muy adecuada para desarrollar determinadas funciones que no son las que la ONG necesita en ese momento. Si esto ocurre, quedan sin cubrir "parte de las necesidades que debe satisfacer el puesto y la organización puede tener que verse abocada a contratar personal adicional", reflexiona Pino. Incluso, en casos extremos, se puede llegar a rescindir el contrato y tener que buscar personal nuevo.

Fases de la selección

El proceso de selección del personal de una ONG conlleva una serie de fases, similares a las que hay que seguir en cualquier empresa. Primero es necesario definir el perfil del profesional que se está buscando, para luego realizar la preselección de currículos. Es entonces cuando se comienza con las entrevistas a los candidatos y candidatas, y se evalúa su aportación al trabajo que desempeñarían.

Hay que valorar la experiencia, la motivación y los proyectos a largo plazo

No es conveniente elegir a una persona porque destaque sobre el resto, sino que la decisión final debe tomarse siempre que se encuentre a la persona idónea para el puesto vacante. Lo mismo en el caso del personal voluntario, ya que el hecho de no recibir una remuneración no reduce la exigencia de calidad en la prestación del servicio. En este sentido, hay que valorar la experiencia de los candidatos, su motivación y sus proyectos a largo plazo.

Proceso de acogida

Cuando el proceso de selección termina y el personal elegido comienza a desempeñar su labor en la ONG, es importante que el resto de miembros le facilite la adaptación. Una buena acogida permite superar más rápidamente las posibles inquietudes de los primeros días: "contraste entre lo esperado y la realidad, el no conocer a nadie y no saber a quién dirigirse para preguntar las dudas que surjan". El objetivo, añaden desde Ágora Social, es conseguir que el proceso de integración sea fácil y rápido.

Una buena acogida permite superar más rápidamente las posibles inquietudes de los primeros días

Cuando la integración se consigue de manera natural, el personal nuevo comprende mejor la finalidad, los objetivos y la función de la ONG. Llega a identificarse más rápidamente con su filosofía y, en consecuencia, los resultados son visibles a corto plazo. Una buena acogida es positiva tanto para la persona como para la propia organización.

Aprender a dirigir una organización

El programa "European Youth Training" enseña a los jóvenes habilidades profesionales para gestionar proyectos o resolver conflictos entre compañeros

La Guía de ONG de CONSUMER EROSKI constata una pérdida de voluntarios en 2006 por parte de las principales organizaciones no gubernamentales. No obstante, los voluntarios cumplen una función tan importante, que los esfuerzos por incrementar las cifras se mantienen. Este grupo constituye el futuro. En sus manos quedará la gestión de numerosas entidades dedicadas a tareas de asistencia, inclusión social o conservación del medio ambiente. El compromiso a veces asusta porque, además, implica formación para que las acciones resulten efectivas, pero hay facilidades. El programa "European Youth Training" permite realizar cursos a través de Internet para que los jóvenes marquen su propio ritmo de estudio, se relacionen con voluntarios de otros países y adquieran fácilmente habilidades profesionales para dirigir una organización.

Se buscan jóvenes comprometidos. Una nueva generación de futuros dirigentes de organizaciones sociales que cuenten en su equipaje con algo más que buenas intenciones. La formación es hoy en día fundamental y, por ello, la ONG Respect Refugiados desarrolla el proyecto "European Youth Training" (Capacitación de Jóvenes Europeos). La iniciativa, destinada a organizaciones juveniles, está respaldada por el Consejo de Europa y la European Youth Foundation.

El objetivo de este programa es proporcionar formación de calidad a jóvenes voluntarios y miembros de organizaciones europeas. Se enseña a dirigir un proyecto, coordinar una reunión, gestionar una lista de tareas, establecer prioridades, resolver un conflicto entre compañeros, preparar una presentación, emplear técnicas de negociación y adquirir, en resumen, habilidades profesionales que aumenten la efectividad de las acciones de la organización.

Cursos online

El proyecto "European Youth Training" contempla la formación online. A través de una plataforma virtual, los estudiantes pueden "expresar sus dudas, resolver preguntas e interactuar con otros alumnos". Es un recurso excelente para fomentar la interculturalidad y el intercambio de ideas. Además, los cursos se imparten en inglés, por lo que suponen una oportunidad para practicar este idioma, y se pueden realizar desde cualquier punto de Europa. "Lo único que se necesita es un ordenador y conexión a Internet", precisan los impulsores del programa.

Los estudiantes pueden plantear las dudas a los profesores a través de foros o correo electrónico

En cuanto al método de estudio, cada joven sigue su propio ritmo. Una vez que cumplimenta la suscripción al curso, automáticamente, el alumno es redirigido a una plataforma virtual en la que elige un nombre de usuario y una contraseña. Con estos datos, accede a todo el material, que se puede descargar en el ordenador. Si durante el curso los estudiantes tienen cualquier duda, pueden planteársela a los profesores mediante un correo electrónico o en los foros habilitados para este fin.

Junto a todo el material, los alumnos pueden descargar también un examen para que, al finalizar el curso -con una duración media de 45 horas-, lo completen y envíen a la organización del proyecto. No hay fecha límite para enviar el examen, aunque su recepción permite a cada alumno obtener un diploma acreditativo.

Servicio Voluntario Europeo

Los jóvenes europeos son socialmente activos. Las solicitudes para participar en el programa "Juventud en Acción" son tan numerosas, que el Servicio Voluntario Europeo (SVE) es incapaz de atender todas las peticiones. La finalidad de este programa es también mejorar la capacitación laboral de la juventud y reforzar su sentido de la solidaridad, aunque en este caso la formación se realiza directamente en el terreno.

El programa "Juventud en Acción" permite a los menores de 30 años ejercer como voluntarios durante un año en cualquier Estado miembro

Esta iniciativa está dirigida a menores de 30 años, que reciben un dinero de bolsillo para cubrir sus gastos personales. Los ámbitos en los que se desarrolla el voluntariado están relacionados con actividades de protección civil, inclusión social, conservación cultural y cuidado del medio ambiente. Durante un año, los jóvenes desempeñan estas tareas en un país diferente al suyo, dentro del ámbito de la Unión Europea.

Para paliar el problema de plazas, la Comisión europea ha propuesto el lanzamiento de una iniciativa que cree más oportunidades. La propuesta a los Estados miembros incluye recopilar información sobre los sistemas de voluntariado de cada territorio, incrementar y difundir las oportunidades de voluntariado transfronterizo, asegurar un nivel razonable de calidad en las actividades, garantizar un reconocimiento apropiado del aprendizaje obtenido durante el voluntariado y prestar apoyo a los animadores socioeducativos (monitores juveniles) y a los jóvenes con menos oportunidades. La finalidad es conseguir una evolución del esquema actual para impulsar la movilidad de los jóvenes voluntarios en Europa.

Más información

  • Para ampliar cualquier información sobre el proyecto European Youth Training, se puede contactar mediante correo electrónico en las siguientes direcciones: [email protected] [email protected]
  • Además, los jóvenes interesados en participar en un proyecto de voluntariado en terreno pueden consultar la lista de entidades que organizan estas actividades en la Unión Europa. Las propuestas se dividen en: programas del Servicio Voluntario Europeo, intercambios juveniles y campos de trabajo.

Publicado por jacintoluque @ 17:34
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios