Lunes, 22 de agosto de 2011

Cambian de estado de ánimo de un momento a otro, sin aparente motivo, generando problemas dentro de su entorno familiar y laboral.

La alegría, la tristeza, la euforia y la depresión son estados de ánimo que todo ser humano ha sentido en algún momento de su vida. No es malo pasar por estos altibajos emocionales; pero los cambios repentinos de un estado a otro (de euforia a depresión), pueden considerarse como un trastorno bipolar.

 La bipolaridad es un trastorno emocional, que provoca que una persona pase de un polo a otro sin aparente motivo alguno. Pasar de la alegría a una profunda tristeza de un momento a otro, no es normal, y más si esta situación se repite varias veces en un día. Para los especialistas esta condición médica, se ha dado a conocer con mayor frecuencia en estos últimos años.

 Según el psicólogo, Erick Pumacayo Rocha, una persona puede nacer con el trastorno y en otros casos originarse a cierta edad. El especialista asegura que el fundamento de este mal es orgánico en un 90% y psicológico en un10%. La enfermedad es causada por un desorden en el cerebro que produce un desequilibrio electroquímico en los neurotransmisores cerebrales.

Causas

 En los primeros meses del feto se forma el sistema nervioso. Si la madre tiene algún tipo de alteración emocional o consume medicamentos, es probable que el niño nazca con desorden cerebral y tenga tendencia a adquirir el trastorno bipolar. En otros casos el trastorno aparece cuando una persona ha experimentado emociones fuertes que lo han desestabilizado y no pueden recuperarse.

Características

 “Las personas bipolares son fáciles de reconocer. Sus cambios inesperados de ánimo son muy notorios. Son extremadamente egocéntricas y tienen sentimientos de grandiosidad cuando andan de buen humor; pero cuando cambian se convierten en personas irritables, melancólicas y terminan depresivas”. Otra de las características que presentan los bipolares, son los problemas al dormir, pérdida de apetito o comer demasiado, problemas al tratar de concentrarse, pensamientos de suicidio o de muerte. Además, suelen olvidarse de lo que estaban hablando y tienen problemas para socializar.

 Cuando están en su fase maniaca hablan rápida y descontroladamente, pueden gastar dinero en exceso o tender a la promiscuidad sexual, en casos extremos pueden llegar a sufrir delirios o alucinaciones. En su fase depresiva, pierden el interés por las cosas que normalmente eran placenteras, gastan energía y siempre aducen cansancio sin justificación.

Problemas

 Según el especialista, una persona bipolar no debería casarse ni tener hijos, tampoco debería ocupar cargos de rango o trabajar en equipo, hasta que reciba tratamiento. Ya que es probable que tenga problemas matrimoniales y en su centro de trabajo. Debido a las características bipolares, los individuos tienen más riesgo de mortalidad por accidentes y por causas naturales como las enfermedades cardiovasculares.

Tratamiento

 Hay evidencia que mientras más experiencias de altibajos tengan una persona, más difícil de tratar será. El especialista recomienda una intervención terapéutica por un psicólogo, ante las primeras características de la enfermedad. Por lo general no es el paciente quien reconoce su trastorno, sino sus familiares o cercanos.

 El elemento básico para el tratamiento del trastorno bipolar es la toma de conciencia del problema, su conocimiento por parte del afectado y sus allegados mediante una psicoeducación adecuada, lo que les permite hacer frente a las crisis sin temores infundados y, sobre todo, prevenir las recaídas. Por eso, es importante el apoyo de la familia y amigos.

Consecuencias

 Cuando una persona bipolar no recibe el tratamiento adecuado, pueden terminar suicidándose. Más del 50% de aquellos con el trastorno bipolar abusan del alcohol o las drogas durante su enfermedad. Otros acaban sus vidas solos, sin amigos y sin familia.

Dato

 * Al trastorno bipolar también se le conoce como enfermedad maniaco-depresivo.

 * Cuando uno de los padres es bipolar la frecuencia de que sus hijos hereden la enfermedad es uno en siete.


Publicado por jacintoluque @ 8:58
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios