Mi?rcoles, 24 de agosto de 2011

Comer pan, blanco o integral, parece haberse convertido en un
todo un rito iniciación. Comidas enteras giran alrededor de su
consumo, y si le preguntas a la gente si renunciarían a comer
pan, la mayoría te contestaría con un enfático, “¡NO!”

Personalmente, no consumo mucho pan y no me resultaría
particularmente difícil renunciar a él; sin embargo, las dietas
de algunos individuos, incluso culturas enteras, giran alrededor
del mundo del trigo y el pan. ¿No me crees? Dale un vistazo a
estas estadísticas de locura del pan:

- La mayoría de los estadounidenses consumen una barra y media
de pan a la semana.
- Una persona consume un estimado de 87,000 rebanadas de pan en
el transcurso de su vida.
- Además de las barras de pan, los estadounidenses también
comen 5,000 panes para perritos calientes (hot dogs)
- Los estadounidenses consumen aproximadamente 12,000 bollos
para hamburguesa en su vida.

¡Eso es un montón de trigo! Estas cifras no toman en cuenta
los bolillos o pasteles, así que si agregas estas dos
categorías podrás ver que el pan es indispensable para los
estadounidenses.

Después de mucho investigar honestamente te puedo decir que el
pan, sin importar el tipo que consumas, es malo para ti. De todo
corazón creo que el alto consumo de pan es uno de los
principales causantes de la creciente incidencia de enfermedades
cardiacas y diabetes tipo 2 en los estadounidenses. Con el fin de
ayudarte a romper con este hábito de comer pan, he recopilado
una lista de maneras para evitar este alimento y alternativas que
puedes usar en su lugar.

Maneras para Evitar el Consumo de Pan y Alternativas

1. En el desayuno, incorpora proteínas de alta calidad en lugar
de pan.
En el desayuno prueba con unos huevos orgánicos revueltos con
vegetales salteados y ajo. Si no te gustan los huevos, come un
yogurt de buena marca y agrégale bayas frescas y almendras
rebanadas. Los huevos duros también son una grandiosa
alternativa y serán mucho más eficientes a la hora de llenar tu
estómago en la mañana.

2. Haz tus sándwiches sin pan y busca otras alternativas para
el almuerzo.
No necesariamente tienes que tener pan para hacer un sándwich.
Por definición un sándwich es un material estructural compuesto
por capas. Ese material estructural no tiene por qué ser pan.
Haz la prueba utilizando lechuga, espinacas u hojas de col para
envolver tu pechuga orgánica asada con una rebanada de piña a
la parrilla. Si quieres ser un poco aventurero e intentar algo
nuevo, usa ensaladas o los sobrantes de la cena de ayer. Otra
excelente alternativa es hacer una gran sopa de verduras, ¡solo
mantente alejado de las galletas saladas!

3. Prepara tus refrigerios para todo el día.
Mucha gente recurre al pan cuando se pasa su hora de comer y ya
se están muriendo de hambre. Para evitar que te pase esto, ten
siempre a la mano un refrigerio. Pica verduras, frutas, ten un
poco de mantequilla de cacahuate natural y no batallarás durante
el día. Ah, y no te olvides del agua. El agua es maravillosa
para mantener lleno tu estómago.

4. Prueba los panes integrales germinados.
Si sencillamente no puedes dejar totalmente el pan, te sugiero
que llenes tu alacena con pan de grano germinado. Usualmente este
pan no contiene ningún tipo de trigo, además de que los granos
germinados son uno de los granos más saludables que puedes
comer. Cuando se permite que los granos germinen, su contenido
vitamínico se incrementa y se neutraliza el ácido fítico
(químico que inhibe la absorción apropiada de los nutrientes).

Como los panes de granos germinados son tan nutritivos, y se
muelen de manera tal que permite que sus nutrientes sean
rápidamente usados por nuestros cuerpos, nunca necesitan ser
fortificados como ocurre con la mayoría de los panes
comerciales. Puedes conseguir granos germinados en otras formas,
tales como pitas, tortillas y panecillos.

Como puedes ver es viable llevar una vida sin pan y seguir
comiendo una amplia variedad de alimentos. Haz la prueba unas
cuantas semanas e incorpora panes de grano germinado, estoy
seguro de que tú también verás que el pan no era tan
importante o tan necesario como pensabas cuando se trata de
sentirte lleno y satisfecho.


Publicado por jacintoluque @ 8:35
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios