Jueves, 15 de septiembre de 2011

Una forma de tener siempre a mano el condimento estrella de la cocina, conservando sus propiedades originales

El perejil es uno de los condimentos más utilizados en la cocina mediterránea y en muchos otros países del mundo. Esta hierba se deteriora si se guarda muchos días en la nevera. Por este motivo el perejil que no se va a utilizar enseguida, bien lavado y escurrido, se puede congelar y de esta forma se mantiene en perfecto estado sin perder su sabor original. Si se siguen los siguientes consejos se puede disponer de esta hierba aromática en cualquier momento para añadir a las recetas más apropiadas.


Lavarlo bien, secar el agua y, o bien elegir los ramilletes enteros, o desmenuzar las hojas, depende del gusto, y envolverlos en papel de aluminio o bolsas de plástico
¿Cómo se congela?


Antes de congelar el perejil conviene lavar bien las hojas bien bajo el chorro de agua fría y sacudirlas para eliminar todo el agua. Una vez escurrido os proponemos dos maneras para congelar el perejil fresco:

Una de ellas consiste en congelar los ramilletes de perejil frescos y enteros. De este modo cuando se descongela se desmenuza frotándolo con ambas manos. La otra manera consiste en picar o trocear previamente el perejil fresco y congelarlo preparado para añadir a los platos. Elegir una u otra forma dependerá del uso que se le quiera dar en la cocina.

Se podría congelar el perejil en paquetes individuales con la cantidad justa que se vaya a emplear cada día, envueltos en papel de aluminio o en bolsas de congelación. Es importante colocar una etiqueta al envase que indique la fecha de congelación y el nombre del producto. El perejil congelado se mantiene en buen estado durante los 6 meses por lo que conviene utilizar antes los paquetes que lleven más tiempo en el congelador.

El perejil congelado conserva sus propiedades durante 6 meses, después se queda seco e insípido
Recetas populares


El perejil se emplea en muchos platos para mejorar el sabor de los ingredientes principales. Si se abusa de él puede incluso ocultar el sabor de algunos ingredientes por lo que conviene añadirlo con moderación.
Algunas recetas que incluyen perejil en su elaboración son las siguientes:
- Judías verdes salreadas con perejil y limón
- Patatas al horno con ajo y perejil
- Cinta con salsa de nueces, albahaca y perejil
- Hígado de cordero al perejil 


Publicado por jacintoluque @ 21:18
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios