Jueves, 15 de septiembre de 2011

Se puede congelar cualquier hierba

Antes de proceder a congelar las hierbas, no olvide seguir unos sencillos pasos:
Elija siempre hierbas muy frescas.
Para congelarlas enteras, limpie y separe las hojas, una a una, del tallo.
Envase las hierbas en bolsas de plástico, que cerrará y etiquetará para saber donde ha colocado cada una.
No necesita descongelarlas para condimentar platos, las puede usar directamente en los guisos. En todo caso, se descongelan a temperatura ambiente en poco tiempo. Sin embargo, su aspecto no es apropiado para adornar, ya que el proceso de congelación hace que pierdan su aspecto original.
Otra posibilidad muy cómoda es picar las hierbas frescas y repartirlas en cubiteras para el hielo. Se cubre con agua y se congela. Una vez hechos los cubitos, se pueden sacar y poner juntos en bolsas de plástico con etiqueta y fecha. Estos cubitos se añaden directamente al guiso sin descongelar para que proporcionen todo su aroma.
El tiempo de conservación de las hierbas congeladas es de 8 meses aproximadamente. 


Publicado por jacintoluque @ 21:20
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios