Jueves, 29 de septiembre de 2011

Hasta la fecha no ha existido un acuerdo internacional sobre el nivel de protección de la población contra las dioxinas. Recientemente, el Consejo de la Unión Europea ha presentado una Propuesta de Directiva por la que se establecen los contenidos máximos admisibles de ingesta de dioxinas y PCB y se armonizan los criterios en el ámbito de la UE.

Dioxinas en alimentos: propuesta de seguridad

Antes de la presentación de la Propuesta, algunos países y diversas organizaciones internacionales ya habían extrapolado los resultados de pruebas realizadas en animales para establecer su nivel de protección en el hombre, empleando varios factores de seguridad. El Comité de expertos conjunto FAO/OMS (la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación y la Organización Mundial de la Salud), estableció, en la reunión celebrada a principios de junio de 2001, una ingesta mensual tolerable de 70 pg por kg de peso corporal (Pg=picogramo; la millonésima parte de un miligramo).

Con anterioridad, las dosis diarias admisibles fueron fijadas unilateralmente por varios países industrializados, estableciéndose los siguientes valores límite de Ingesta Diaria (ID): Alemania: 1 pg/kg/día; Reino Unido:1 pg/kg/día; Países Bajos: 4 pg/kg/día; Países escandinavos: de 0 a 5 pg/kg/día; Canadá: 10 pg/kg/día. La variedad de los valores ha determinado la necesidad de adoptar, en el ámbito de la UE, criterios armonizadores y medidas comunitarias para proteger la salud pública y garantizar la unidad de mercado.

Hacia una norma armonizadora

Las autoridades europeas consideran que la contaminación de los piensos y los alimentos con dioxinas, furanos y policlorobifenilos (PCB) constituye un riesgo para la salud pública, por lo que estiman necesario adoptar medidas para reducir su nivel de contaminación. En este sentido, se ha presentado una Propuesta de Reglamento del Consejo que modifica el Reglamento (CE) n° 466/2001 de la Comisión, por el que se fija el contenido máximo de determinados contaminantes en los productos alimenticios. La Propuesta forma parte de una estrategia global para reducir la presencia de dioxinas, furanos y PCB en el medio ambiente, los alimentos y los piensos y establecer los límites máximos de estas sustancias en varios productos alimenticios.

En el Libro Blanco sobre la Seguridad Alimentaria ya se apuntaba la necesidad de fijar niveles máximos de dioxinas en toda la cadena alimentaria, empezando con los piensos utilizados como alimento para animales. Posteriormente, el Consejo Europeo, en su reunión de Feira de junio de 2000, pidió a la Comisión que propusiera normas armonizadas relativas a los contaminantes y, en particular, a las dioxinas. Por su parte, el Parlamento Europeo, en su reunión plenaria de 4 de octubre de 2000, solicitó a la Comisión que estableciera contenidos máximos de dioxinas y PCB en todos los alimentos para animales. 


Publicado por jacintoluque @ 8:33
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios