Martes, 18 de octubre de 2011

Esta no es patrimonio exclusivo de los genios. Te explicamos qué debes hacer para estimular tus pensamientos y hacer que llegue ese ‘chispazo’.

El chispazo es solo una parte del proceso creativo. Es decir, esas ideas que aparecen mientras uno se baña en la tina (como Arquímedes) o cuando cae una manzana sobre la cabeza (como Newton) son solo la punta del iceberg.

“La creatividad se desarrolla en varias fases: búsqueda, incubación, iluminación, elaboración y evaluación. La iluminación, que es donde aparece el ‘¡ajá!’, solo representa el 1% de todo”, cuenta Luis Deza, director ejecutivo del instituto Toulouse Lautrec.

COMO JUGANDO. En determinado momento de nuestras vidas, el aspecto lúdico se pone en segundo plano para dar paso a la educación formal. “Hay un dicho que reza: ‘Hasta los siete años juegas, luego estudias’. Pero lo bueno del juego es que nos enseña a probar y a equivocarnos, a desarrollar soluciones y alternativas. La idea es no perder esa actitud”, apunta Deza.

ACTITUD. De eso se trata. Pensar creativamente es un estilo que se puede aplicar en situaciones diarias como decorar la casa, crear un negocio, mejorar la vida sexual, potenciar las habilidades profesionales, en fin. Le presentamos algunos puntos que debe tomar en cuenta para estimular sus pensamientos.

Curiosidad y observación. La persona creativa es curiosa. Interésese en el porqué de las cosas, preste atención a los detalles.

Conocimiento. Investigue y documéntese, ya que las ideas se nutren del saber. “Por ejemplo, un arquitecto que sabe cómo funcionan los materiales existentes tiene más chances de explotar su creatividad”, afirma Deza.

Imaginación. Proyéctese sin reparos. “Einstein visualizó primero la teoría de la relatividad y, luego, desarrolló el sustento científico. No al revés”, sostiene Deza.

Motivación. Es el combustible de la creatividad. Encuentre el desafío que lo anime a innovar. 


Publicado por jacintoluque @ 9:21
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios