S?bado, 24 de diciembre de 2011

 

Deberíamos ser capaces de digerir todo sin ningún problema. Lamentablemente, algunas comidas pueden hacer de la digestión una tortura. ¿Quieres conocer a las peores? Acá te las presentamos:
Frituras: Evite tanto las comidas grasosas como las frituras, ya que le dan demasiado trabajo a nuestro organismo, lo cual puede degenerar en reflujo ácido y gastritis. Las personas con síndrome de colon irritable deben mantenerse lejos de este tipo de alimentos, incluyendo la mantequilla y la crema de leche.

Ají: El picante baja la presión del músculo ubicado al final del esófago, lo que permite que los ácidos gástricos regresen al esófago. Por eso a los amantes del ají, es recomendable reducir la cantidad que consumen.

Lácteos: Si consumir productos lácteos (leche, quesos, yogurt, etc.) te ocasiona hinchazón, gases, diarrea o cólicos, es muy probable que seas intolerante a la lactosa. Atención celíacos y pacientes que reciben quimioterapia: es posible que sus intestinos estén dañados, lo cual los hace más propensos a sufrir problemas con la leche y sus derivados.

Alcohol: El alcohol relaja el esfínter del esófago, haciéndonos susceptibles a la gastritis o al reflujo. Además, unas copas de más pueden inflamar el estómago, impidiendo que absorbamos nutrientes y bloqueando ciertas enzimas. Además, puede causar diarrea y cólicos.

Frutas: Las frutas como las fresas, cerezas o moras son muy saludables, en tanto no se sufra de divertículos –pequeños “bolsillos” dentro del intestino- pues las pequeñas semillas de estas frutas pueden quedar atrapadas ahí, produciendo inflamación e incluso infecciones. 


Publicado por jacintoluque @ 7:16
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios