Mi?rcoles, 11 de enero de 2012

 

¿A quién no le gusta su sabor?

Cremoso, amargo, dulce, caliente, con nuez, cubriendo cerezas. El chocolate es irresistible, pero carga con muchos mitos que nos alejan de él. Desde que entramos a la pubertad el chocolate se vuelve una trampa mortal: su sabor es una verdadera tentación al paladar y nos hace liberar endorfinas, pero “provoca acné, aumento de peso y es comida chatarra”. ¿Todas estas son razones reales para alejarnos de nuestro delicioso amigo? Sepa los mitos y las realidades del chocolate:
Mito: el chocolate tiene mucha cafeína

Realidad: incluso cuando puede ser que comiendo chocolate te sientas con energía, éste no tiene demasiada: una barra de 40 gramos tiene solo 6 miligramos de cafeína (una taza regular de café tiene de 65 a 135 mg.)

Mito: el chocolate tiene grasa saturada

Realidad: la grasa saturada que contiene el chocolate se llama ácido esteárico y no aumenta el colesterol como otro tipo de grasas saturadas lo hacen. De hecho, comer una barra de 40 gramos de chocolate aumenta tus niveles de colesterol “bueno” (HDL).

Mito: el chocolate no es nutritivo

Realidad: además de delicioso, el chocolate contiene magnesio, cobre, hierro y zinc. Una barra promedio de chocolate contiene aproximadamente la misma cantidad de antioxidantes que una copa de vino tinto.

Mito: el chocolate provoca acné

Realidad: sin importar lo que tus papás o abuelos te digan, los estudios recientes han eliminado al chocolate de la lista de causas del acné (el acné es provocado por bacterias, no por lo que comes).

Mito: el chocolate provoca que subas de peso

Realidad: cualquier alimento puede ser parte de una dieta saludable si se consume con moderación. Si te privas por completo de alimentos como el chocolate, puedes incurrir en comilonas. 


Publicado por jacintoluque @ 5:19
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios