Jueves, 12 de enero de 2012

Podemos encontrar desde ollas y sartenes de teflón hasta tablas y cubiertos de madera

Alguna vez te has preguntado qué tipo de utensilios de cocina empleas para la preparación de tus alimentos. Al respecto, la microbióloga Maite Pelayo, especialista en seguridad alimentaria y portavoz del Instituto Silestone para la Higiene en la Cocina (ISHC) ubicado en España, precisó que estos no deben ser porosos ni absorbentes para evitar la proliferación de bacterias.

UTENSILIOS DE TEFLÓN
Según informó la web española La Razón, para evitar que los alimentos se peguen, normalmente, se utilizan las ollas o sartenes de teflón, los cuales tienen propiedades antiadherentes.

Sin embargo, la doctora Marisa Manzano de Antiaging Group Barcelona dijo que estos contienen ácido perflouroctano, componente tóxico para el organismo y que a altas temperaturas se libera en forma de gas, lo que resulta perjudicial para la salud.

PAPEL ALUMINIO
Respecto a este tipo de papel, empleado para la cocción de algunos alimentos, la especialista recomendó no usarlo. “En muchos países se ha prohibido emplearlo porque supone un peligro para la salud ya que se acumula en el organismo y este no tiene la capacidad de eliminarlo”, afirmó Manzano.

TABLAS Y CUBIERTOS DE MADERA
Estos son muy utilizados en la cocina pero debes tener presente que debido a su naturaleza porosa y la presencia de grietas tiende a acumular restos de comida, los cuales dan lugar a la reproducción de bacterias.

OLLAS DE BARRO
Hay comidas que condensan mejor su sabor si son preparadas en ollas de barro. Sin embargo, Manzano advirtió que hay que tener cuidado y evitar utilizar las que estén recubiertas con barniz pues podrían contener metales pesados como el plomo.

LO RECOMENDABLE
Frente a los utensilios tóxicos hechos de teflón, aluminio y madera; surge una opción: el vidrio. “No reacciona con la comida, no se corroe ni se oxida y es una de las opciones más adecuadas para guardar la comida, además de ser muy útil para cocinar al horno”, precisó Garayoa.

“No retiene olores, es antiadherente, flexible y útil para usarse en el microondas, horno o el congelador ya que resiste temperaturas que oscilan desde los –60°C. hasta los 250 °C. Además, se desinfecta con facilidad, por ello es considerado el material sintético de uso alimentario más seguro”, sostuvo Pelayo.

Respecto a los cubiertos indicó que estos deben ser de buena calidad para evitar que al contacto con el fuego o el calor puedan sufrir reacciones químicas que a la postre contaminen los alimentos. 


Publicado por jacintoluque @ 5:08
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios