Mi?rcoles, 15 de febrero de 2012

A continuación te presentamos los argumentos de la bloguera estadounidense Chiara Atik, que escribe en howaboutwe.com.

Por supuesto, todos queremos encontrar a alguien especial alguna vez… Pero aquí hay 15 razones para estar feliz si esa ocasión no es hoy. Los argumentos los da Chiara Atik, bloguera de California que escribe en howaboutwe.com.

1. La oportunidad de realizar esos “¿Qué pasaría si…”

Encuentras una persona cualquiera en una fiesta, un conocido del que has estado flechado, o quizá un compañero de trabajo; cuando estás soltero, puedes ver “qué pasaría si…” y ver a dónde te lleva. A menudo, estos pequeños romances no conducen a nada, pero al menos cuando estás soltero, el no saber “qué pasaría si…” no te volverá loco.

2. No afeitarte.

Tus piernas, tu barba o cualquier otra parte de tu cuerpo. No rasurarte y tener esos 15 minutos libres solo porque te da la gana, es el lujo de todo soltero.

3. ¡Noches salvajes!

Es muy agradable ser capaz de salir y quedarte fuera de tu casa tanto como quieras, sin preocuparte si tu pareja está cansada, o le duelen los pies, o si quedaste en llamar, o si tiene que levantarse temprano… Y si a medianoche un amigo te llama y te invita a salir, pues puedes ir. Y si a las dos de la mañana conoces a alguien que te gusta, puedes besarlo, o ir a casa con esa persona o, simplemente, pedirle su número telefónico. Y si a las cuatro de la mañana quieres un trozo de pizza o una pizza entera, la comes sin problema. ¿A quién le importa?

4. ¡Fin de semana tranquilo!

A la inversa. Si quieres estar un fin de semana entero en tu cuarto, mirando las temporadas de Big Bang Theory, y pedir comida por delivery, y dormir toda la tarde, y usar tu ropa más vieja, y fisgonear perfiles en Facebook porque estás de ánimo, pues puedes. Si quieres, ignoras todas las llamadas y, básicamente, desapareces del mundo, sin culpa alguna.

5. Usar toda la cama para dormir.

¿Podemos dejar de lado la ilusión de que compartir la cama con alguien es realmente cómodo? Está bien. Tener una cama entera para uno mismo es grandioso.

6. No tener que salir con los amigos de otros.

¿Tienes tus propios amigos y es difícil encontrar el tiempo para salir con ellos? Es agradable no tener que pasar una noche de viernes con los amigos de tu pareja, ¿no?

7. Flirtear sin culpa.

Coquetear es uno de los placeres simples de la vida y una fácil manera de aumentar la confianza en ti mismo. Mantener el contacto visual un poquito más de lo normal, tocar el brazo de alguien, enviar unos mensajes de texto juguetones. Eso pone un poco de pimienta en tu vida, ¿cierto?

8. Mejores historias para compartir.

Tus locas historias de citas te harán la persona más popular en todas las comidas. Tus flirteos quizá no terminarán en un “vivieron felices para siempre”, pero siempre entretendrás a todos.

9. Las grandes decisiones son tuyas y solo tuyas.

Si algo pasa en tu vida (una oportunidad de trabajo, un cambio de vida, un viaje repentino, una necesidad de algo nuevo) no debes consultarlo con nadie más. No tienes que considerar otras opiniones. Tus decisiones te afectan solo a ti, por eso nunca tienes que comprometerte o dejar una oportunidad por alguien más.

10. El control remoto es tuyo y solamente tuyo.

Si quieres ver una mala película es asunto tuyo.

11. Come lo que quieras, cuando quieras.

Algunas veces, estar en una relación puede poner mucha presión sobre tus comidas. Mientras un soltero puede comer un plato de cereales en la cena, una pareja tendría la necesidad de tener una comida más completa. Si eres soltero puedes comer sin sentir ninguna presión.

12. Puedes tener sexo con quien quieras.

Mientras la gente que está en una relación, no.

13. Privacidad.

La gente siempre dice que uno de los placeres de estar en una relación es encontrar a alguien con quien siempre puedes ser tú mismo. Pero, solo por el momento, disfruta el hecho que no tienes que ver o escuchar a alguien cortándose las uñas de los pies, y viceversa.

14. Espontaneidad.

Las parejas pueden ser espontáneas, pero los solteros deciden viajes a último minuto, planes después del trabajo o fines de semana improvisados sin consultar con nadie.

15. Las primeras citas.

Son intimidantes y no siempre terminan bien. Pero son siempre, siempre, una posibilidad. Cada primera cita puede ser tu última por un tiempo. Realmente disfruta la sensación, las mariposas, la esperanza, lo desconocido. Es algo que extrañarás una vez que estés felizmente emparejado.

 

 


Publicado por jacintoluque @ 7:42
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios