Jueves, 29 de marzo de 2012

El primer alimento del día debe estar compuesto por lácteos (leche o yogur), harinas (pan, cereales, quinua o avena) y frutas sólidas o en jugo

El desayuno es clave en nuestra vida. Se trata de la primera comida del día y aquella que nos brindará la mayor carga de energía luego de varias horas de sueño. Según comenta la nutricionista Ángela Muñoz, saltarse esta comida es uno de los errores más comunes que comete la gente.

Una persona que no toma desayuno o no le dedica el tiempo necesario a esta actividad no empieza su día al 100%. Su rendimiento físico e intelectual se ve mermado y esto conlleva a cambios hormonales que afectan nuestra conducta, ánimos y actitud.

En declaraciones Muñoz resalta que un desayuno equilibrado debiera proporcionarnos un 25% de las calorías totales necesarias del día. Si nuestra dieta es de 1.500 calorías diarias, deberíamos consumir 375 por las mañanas.

El secreto radica en saber combinar los alimentos. Por ejemplo, los lácteos o sus derivados “son la principal fuente de calcio. Su consumo evita futuros problemas óseos”. La gama de combinaciones es amplia: con café, chocolate, cocoa, kiwicha, vainilla, licuada con frutas, etc. Si sufres de intolerancia a la lactosa, ahora es muy fácil conseguir leche deslactosada o de soya.

Es necesario que acompañemos esto de alimentos sólidos. Pan francés o integral, tostadas, etc. “Nos entregan hidratos de carbono, energía esencial para empezar el día. Es importante preferirlos integrales, se absorben más lentamente y mantienen la sensación de saciedad por más tiempo”.

¿Qué agregarle? Eso depende de nosotros. Margarina, mermelada, queso, huevo, jamón o algún embutido. Si estamos a dieta debemos evitar el abuso de calorías y grasas. Como se sabe cada persona debe visitar a su nutricionista para recibir una dieta especial.

Si queremos algo más ligero, pero que nos brinde la energía que necesitamos para arrancar el día, las frutas y los cereales bajos en calorías son una buena opción. Puedes comer una ensalada de frutas con yogur y algún cereal o simplemente comer una naranja o una manzana. Todo depende de cuánto tiempo dispongamos en las mañanas.

 

 


Publicado por jacintoluque @ 10:58
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios