Viernes, 17 de agosto de 2012

Deberemos proceder con mucho cuidado ya que los fragmentos de cristal con las que están fabricadas son muy cortantes. Por ello, nos pondremos unos guantes protectores gruesos que minimizarán el riesgo. También tomaremos la precaución de cortar la corriente. Para reducir el riesgo de corte podemos terminar de romper los restos de cristal con ayuda de unas tenazas o alicates. Después, cogeremos una pequeña pelota de goma, la apretaremos fuertemente sobre el casquete de la bombilla y la desenroscaremos.


Publicado por jacintoluque @ 9:22
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios