Jueves, 11 de octubre de 2012

1.- Currículum: Elabora una hoja de vida de no más de dos hojas. Se conciso y detalla tus logros. Redacta un texto con tus datos personales, escolaridad y experiencia laboral.

2.- Realiza prácticas profesionales: Es el primer paso para encontrar un trabajo. Tal vez no reditúe en tu economía, pero te dará las herramientas para poner en práctica tus conocimientos como estudiante.

3.- Entrevista: Préparate con elementos prácticos que pueden demostrar al empleador tu capacidad. No mientas y sé sincero con tu información. Es el momento de platicar abiertamente y si te dan la oportunidad, pon énfasis en lo que buscas y las necesidades que tienes.

4.- Examen o evaluación: Mantén la calma durante las pruebas. No son exámenes escolares sino la posibilidad de descubrir perfiles que buscan los empleadores.

5.- Aprovechar contactos: Es vital hacer contactos desde la escuela. Un maestro, un amigo o un familiar pueden ser las llaves para conseguir empleo. Sin embargo, es importante no caer en exceso de confianza, pues recuerda que es peor decepcionar a un conocido.

6.- Dinamismo en la búsqueda: Para tener buenos resultados hay que diversificar los medios de búsqueda de empleo. No te limites al periódico. Revisa en medios electrónicos, bolsas de trabajo en oficinas gubernamentales o páginas web donde se reúnen empresas para ofertar vacantes

7.- Otras opciones: Aunque creas que te ha ido bien en el proceso y que es “casi” seguro que te llamen, es importante seguir buscando opciones de trabajo. Se pueden presentar mejores vacantes que podrías perder

8.- Actúa positivamente: El conseguir como el ofertar un empleo es una tarea complicada. Recuerda que lo mejor es ser positivo y buscar la manera de destacar. No tomes a mal si tu entrevistador luce una “cara de pocos amigos” y mejor busca de qué manera hacer más fácil el diálogo siempre manteniendo el respeto

9.- Investiga: Es importante que sepas a qué empresa te quieres enlistar. No puedes llegar sin saber los datos mínimos. Por otra parte, realiza una búsqueda del lugar donde se asienta la compañía, traza un itinerario y así evitarás llegar tarde a las citas

10.- Ímpetu y entusiasmo: Si no consigues un trabajo rápido no te “desmorones”, siempre hay opciones. Vuelve a la carga y revisa en qué puntos fallaste para mejorar en la siguiente búsqueda. No dejes pasar mucho tiempo para salir una vez más a la caza de tu futuro laboral.


Publicado por jacintoluque @ 8:22
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios