S?bado, 10 de noviembre de 2012

Su postura, ojos, bigotes y otras partes del cuerpo revelan si goza de buena salud.

Los gatos son animales muy independientes y por pertenecer a la familia de los felinos generalmente su buena o mala salud no se relaciona con su conducta, como sucede con los perros, que expresan con su comportamiento cuán saludables están.

Sin embargo, saber si un minino goza de buena salud no es imposible. El doctor Juan Alvarado, de la Clínica Veterinaria “Engreídos”, explica algunas de las características que reúne un gato sano y feliz.

Oídos: De color rosado y sin cerumen marrón o negro, porque es signo de la presencia de ácaros.

Ojos: Brillantes y claros, sin legañas ni presencia de carnosidades.

Nariz: Aterciopelada y de textura un poco áspera, sin secreciones en ninguno de sus orificios nasales.

Boca: Con el paladar y encías color rosa, sin mal aliento. Los dientes deben estar enteros y sin exceso de sarro.

Uñas: Sin descamaciones o rotos y con las almohadillas sin heridas.

Bigotes: Templados y en igual proporción, tanto a la derecha como a la izquierda de su rostro.

Postura: Los gatos son equilibrados, deben andar de modo fluido y constante.

Pelaje: Agradable al tacto y sin heridas, calvicie o parásitos (por ejemplo, pulgas).

Ano: Limpio y sin signos de diarreas o irritaciones.

Abdomen: Sin bultos, masas ni malformaciones


Publicado por jacintoluque @ 8:46
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios