Jueves, 11 de abril de 2013

No es Alemania, ni Italia, ni España. El territorio al que se refiere el título de este post es la República Checa, el lugar de nacimiento de la variante pilsner, una de las más populares del mundo. Seguro que después de leer esto, muchas almas afines a Homero Simpson cambian el destino de sus vacaciones.

La cerveza checa podría dejar de ser tan barata.

Según un artículo, publicado en el diario económico The Wall Street Journal, la ingesta de alcohol es muy popular en este país del este de Europa donde las estadísticas no mienten: cada checo consume más de ciento cuarenta litros al año.

Lo que no sabemos es si su consumo se debe a que la cerveza cuesta la mitad que un zumo o refresco. Ante estos datos, el ministro de sanidad, Leos Heger, se muestra decidido a impulsar medidas en favor de una alimentación moderada y saludable.

¿La primera? Obligar a bares y restaurantes a ofrecer al menos una bebida no alcohólica más barata que la cerveza con una norma gubernamental (está pendiente de aprobación por el consejo de ministros). Y no es para menos ya que el precio típico de una jarra de medio litro es de un euro, mientras que la misma cantidad de agua, zumo o refresco suele costar el doble.

Mientras se debate esta ley, la patronal de la hostelería se ha puesto en pie de guerra. "Me irrita la imposición", afirma Eleni Atanasopulosova, empresaria de 34 años que regenta el bar U Zelenku de Praga.

La mayor empresa checa de cerveza, creadora de la famosa Pilsner Urquell, tiene tanta demanda que sirve su producto en los camiones cisterna que otros países utilizan para distribuir gasolina.

Suele bombearla como petróleo a los tanques de almacenamiento de barras. "La cerveza es como la leche materna para los checos, como para un francés el vino o el vodka para un ruso", afirma Marek Gollner, informático de 36 años habitual de U Zelenku.

Hoy en día existen en la República Checa cincuenta fábricas de cerveza industriales y 21 en mini cervecerías. La más conocida de las primeras es U Fleku (Praga), donde se cuece cerveza desde 1499. En la antigüedad, la cerveza se cocía en cada casa y de su elaboración se encargaban las mujeres.

Además, no era solo una bebida sino que era utilizada para la preparación de la comida, como diversas sopas y gachas. En la Edad Media, la cocción de la cerveza se convirtió en un oficio rentable, fue entonces cuando las mujeres fueron relegadas a labores auxiliares, como el lavado de barriles en las cervecerías.

En Praga se fabrica cerveza desde el año 1499.


Publicado por jacintoluque @ 9:16
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios