Lunes, 29 de abril de 2013

Si tus obligaciones mensuales te están “ahorcando” y no logras refinanciarlas, esta guía podría ayudarte.

(Perú21)

La ilusión del dinero plástico no permite a los usuarios ser conscientes de que están gastando más de lo que tienen y pueden asumir como deuda mensualmente.

De pronto, las obligaciones empiezan a aumentar y, de un momento a otro, el ingreso disponible ya no alcanza siquiera para negociar una compra de deuda a una tasa de interés razonable con un banco.

¿Qué hacer? El portal especializado Moneywise propone siete pautas a seguir que podrían ayudar a organizar la vida financiera de los consumidores que han caído en esta situación. Aquí un resumen:

1. ¿Cuánto debo? El primer paso es conocer, con exactitud, el monto adeudado y cuanto nos está costando. Empiece elaborando una lista con la cantidad de cada acreencia, la tasa de interés que le cobran y el prestamista (o banco).

2. Busque apoyo. Háblele de su situación a sus familiares y amigos cercanos. Compartir el problema con la gente que lo aprecia lo ayudará a disminuir el estrés que le está produciendo esta situación.

3. Busque asesoramiento. En el portal en Internet de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP: www.sbs.gob.pe, podrá encontrar información detallada y didáctica sobre productos financieros, cuál es su costo efectivo, las comisiones bancarias prohibidas y cómo acceder al historial crediticio.

4. Arme un presupuesto. Ya sabe que debe mucho dinero, pero ¿cuánto puede pagar cada mes? Un presupuesto le ayudará a cuantificar sus ingresos, ver cuáles son sus gastos fijos, dónde puede aplicar recortes y en cuánto puedes reducir su deuda.

5. Hable con sus acreedores. Con su plan mensual de pagos, informe sobre las dificultades que enfrenta a sus acreedores. Si es coherente y realista, es probable que pueda llegar a un acuerdo con ellos. A usted le interesa pagar y a ellos recuperar su inversión así tengan que perdonar los intereses.

6. Establezca prioridades. Aunque el interés de la tarjeta de crédito es mayor que el de la hipoteca, si deja de pagar esta última podría quedarse sin casa. Solo después de haber asegurado el pago del crédito hipotecario, comience a liquidar las deudas más caras.

7. Tiempo de ahorrar. Una vez que haya cancelado todas sus deudas, empiece a ahorrar el dinero que antes dedicaba a pagar. Esto le permitirá no volver a caer en el pozo de la deuda. Cree un fondo para cualquier contingencia.


Publicado por jacintoluque @ 11:17
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios