Domingo, 23 de junio de 2013

La escalada es un comportamiento parasitario que le ahorra a la planta el esfuerzo de crear un tronco fuerte o sus propios tallos. Hay varias estrategias distintas.

La hedera o hiedra utiliza raíces especializadas que aprovechan pequeñas fisuras en la corteza de los árboles o en las paredes, mientras clematis o clemmátide tiene pedúnculos que se retuercen alrededor de los tallos de otra planta para anclarse a medida que crece.

Las plantas de pepino tienen zarcillos que se envuelven alrededor de otro tallo y luego tiran de la planta hacia arriba, lo que consigue enrollando los zarcillos.

Las plantas trepadoras normalmente empiezan arrastrándose por el suelo hasta llegar a un tallo. Aunque el motivo de escalada es escapar de la sombra, algunas escaladoras tropicales se alejan de la luz, porque esto les da más posibilidades de llegar a un tronco de árbol.

Una vez que la planta toca algo, el contacto físico provoca cambios químicos que estimulan el comportamiento de escalada y la planta comienza a crecer en contra de la dirección de la gravedad.


Publicado por jacintoluque @ 6:29
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios