Domingo, 30 de junio de 2013

Aunque el alcohol en la sangre puede hacer que te sientas bien, su degradación produce resaca.

Al beber alcohol (etanol), la enzima alcohol deshidrogenasa en el hígado lo convierte en acetaldehído (etanal). Entonces la enzima acetaldehído deshidrogenasa se hace cargo y convierte el etanal en acetato, antes de que se descomponga en dióxido de carbono y agua.

Los espárragos contienen compuestos que duplican la velocidad tanto del alcohol como de la enzima acetaldehído deshidrogenasa.

Si te comes un espárragos antes de salir, esto reducirá la borrachera porque el alcohol será procesado más rápidamente.

Si te lo comes a la mañana siguiente, ayudará a absorber el etanal que quede en la sangre.

La desventaja es que se crea un cuello de botella que aumenta los niveles de acetato.

Esto acumula adenosina en el cerebro, lo que reduce la actividad de las células.

Ésta es la razón por la que la resaca también provoca una sensación de lentitud. Por suerte, la cafeína se une a los mismos receptores que la adenosina, por lo que una taza de café puede contrarrestar los efectos de la adenosina.


Publicado por jacintoluque @ 13:15
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios