Jueves, 24 de octubre de 2013

Se acabó el problema de desechar el resto del huevo cuando la receta te pida solo claras o yemas. Te explicamos cómo

Aprende a congelar los huevos en siete pasos

Preparas una torta. La receta tiene merengue. Necesitas más claras que yemas. Terminas y pones las yemas sobrantes en la refri. Unos días después, la yema arrugada y congelada no te sirve para nada y termina en el basurero.

Ante este problema cotidiano, el portal cupcakeproject.com ha preparado un instructivo muy simple para congelar los huevos. Puedes hacerlo solo con las yemas, solo con las claras o incluso con los huevos completos, por si un día se te cayó el cartón y se rompió alguno.

Aquí los pasos a seguir:
1. Sácalos de la cáscara, pues durante el proceso de congelación el huevo se expandirá y, de estar aún en su cáscara, acabaría rompiéndola.

2. Colócalos en recipientes herméticos como moldes de repostería –de preferencia, de silicona– cubiertos con papel film.

3. Si vas a congelar las yemas, decide en qué las usarás después: en preparaciones saladas, dulces u otras donde las usarás batidas. Si las quieres usar para un dulce como maná de yemas, por ejemplo, agrégales una pizca de azúcar; si son para una lasaña vegetariana o moussaka, añádeles una pizca de sal. Y si son para una tortilla como este omelette en sándwich, bátelas ligeramente (sin que hagan espuma) antes de ponerlas en el recipiente. En todos los casos, te sugerimos romperlas un poco para que no se pongan muy duras.

4. Si quieres ahorrar espacio, déjalas una noche en el congelador y, a la mañana siguiente, coloca el recipiente sobre un plato con agua caliente por unos segundos, hasta que los huevos, claras o yemas se desprendan fácilmente. Luego ponlos en una bolsa con cierre hermético y llévalos nuevamente a congelar, así podrás almacenarlos… ¡hasta por un año!

5. Según el portal Gastronomía&Cía., por cada medio litro de huevo debes añadir 5 gramos de sal o 15 de azúcar. También puedes ponerles 60 mililitros de jugo de limón.

6. Para descongelarlos, haz como con los demás alimentos congelados: llévalos primero al refrigerador o déjalos en agua fría por unos diez minutos.

7. Úsalos como si fueran huevos frescos en tus preparaciones.


Publicado por jacintoluque @ 12:18
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios