Lunes, 03 de febrero de 2014

Hace dos semanas, mi amiga Eri me compartió una bebida caliente deliciosa: la llaman leche dorada o té dorado, y consiste en una infusión de cúrcuma con miel, jengibre, canela y leche de coco o arroz. Su sabor es dulce y especiado, su textura es astringente y gracias al jengibre da un ligero picor muy agradable. Además de compartirme la receta, Eri me explicó que se trata de una bebida llena de beneficios.

La leche dorada tiene su origen en la India / Foto: Thinkstock

La leche dorada tiene su origen en la India.

Al igual que el té chai, esta bebida tiene su origen en la India. Se toma por las mañanas como infusión energizante; por la noche se usa para relajar y descongestionar las vías respiratorias, con lo que se evitan los molestos ronquidos; y también se puede usar como digestivo después de una comida sustanciosa.

Uno de los factores que hacen saludable a la llamada leche dorada es que no usa leche de vaca sino de coco (arroz o almendras), “leches” vegetales que no producen intolerancia, alergias o mucosidades tóxicas en el organismo. Pero hay más:

Se hace con leche de coco, arroz o almendras / Foto: Thinkstock

Se hace con leche de coco, arroz o almendras.

La cúrcuma es un ingrediente de origen asiático que se distingue por su color anaranjado intenso y su sabor ligeramente terroso. Se usa como base para el curry (masala), pero no debe confundirse con aquél. La cúrcuma es una de las raíces con mayores beneficios para la salud, tanto que científicos de todo el mundo han estudiado sus propiedades; hoy se utiliza como anticancerígeno y como preventivo del Alzheimer y otras enfermedades crónico degenerativas.

La miel, además de ser un poderoso antibiótico y antimicótico, es considerada buena fuente de hierro y provee las vitaminas necesarias para proteger al sistema inmunológico.

La miel protege al sistema inmunológico / Foto: ThinkstockLa miel protege al sistema inmunológico / Foto: Thinkstock

Por su parte, el jengibre es un rizoma conocido por sus propiedades antibióticas (combate el estafilococo), carminativas (elmina gases), antiinflamatorias y antioxidantes; actualmente se usa como un eficaz remedio para tratar y prevenir cáncer de colon y de ovario.

Por último, la canela tiene una excelente reputación para mejorar la circulación, evitar las náuseas, tratar enfermedades respiratorias y digestivas, regular los niveles de zúcar en sangre y reactivar los receptores de insulina. Es un rico antioxidante, fuente de vitaminas y minerales como fósforo, hierro y yodo.

Ahora bien: para que todos estos efectos sean reales, es necesario que los ingredientes sean frescos. A excepción de la cúrcuma, el resto puede encontrarse en cualquier mercado.

Acá va la receta:

  • 1 taza de leche de coco o almendra
  • Media cucharada de cúrcuma
  • Tres rodajas de jengibre fresco de 1 cm de ancho, peladas y finamente picadas
  • 1 cucharada de miel
  • Canela al gusto (de preferencia en rama)
  • Si se quiere, también se puede agregar cardamomo o pimienta de cayena.

Calienta a fuego bajo la leche de coco. Coloca en una taza el resto de los ingredientes y agrégales una taza de la leche tibia; mezcla hasta que el líquido se integre y no tenga grumos. Añade esa mezcla a la lecha, calienta un minuto más. Retira con una chuchara las ramas de canela, deja reposar un momento y sírvelo. Puedes colarlo, pero es mejor dejar los pedacitos de jengibre.


Publicado por jacintoluque @ 6:54
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios