Martes, 18 de febrero de 2014

25610Todos quisiéramos en una relación, saber si él o ella me dicen la verdad. Aun cuando no existe una fórmula segura para desenmascarar a un [email protected], el día de hoy te daremos catorce pistas que seguro te darán una gran ventaja.

14.- Las personas que dicen la verdad se "ponen de frente" sin dudar. Los mentirosos tienden a evitar la alineación frontal directa, y usualmente se sentarán con sus brazos y piernas cruzados, como si estuviesen congelados", dice John Buckley, experto en interrogatorios y entrenador de policías.

13.- Para distanciarse psicológicamente del "cuento chino", el mentiroso usará con frecuencia pronombres imprecisos como "ustedes", "nosotros" y "ellos".

12.- Cuando las personas dicen la verdad, usualmente hacen gestos con las manos que enfatizan y coinciden el ritmo de su discurso, una condición natural cuando estamos convencidos de lo que estamos diciendo. Las personas poco sinceras controlarán mucho más sus manos.

11.- Los mentirosos más experimentados no sudarán ni una gota, pero el resto de nosotros tendemos a ponernos nerviosos al mentir. En ese caso, nuestros ojos pueden moverse mucho, tener un tono de voz más agudo que de costumbre, enrojecernos o respirar más profundamente.

10.- La técnica Reid: esta técnica es un interrogatorio en nueve fases utilizada a nivel mundial para descubrir mentiras. El objetivo es "llevar"al mentiroso hasta un punto en el que no le queda opción más que aceptar su culpabilidad.

9.- Los mentirosos tienden a pedirte que repitas la pregunta, iniciando sus respuestas con "¿Quieres que te diga la verdad?" o "Para serte sincero…". Las respuestas evasivas también deberían despertar tus sospechas.

8.- El teléfono tiende a facilitarle el trabajo a los mentirosos. En un estudio hecho a 30 Universitarios, se observó que el teléfono era el medio preferido para decir mentiras, casi en un 37%; dejando 27% al "cara a cara", 21% en Chats y apenas 14% por email. No es de extrañar, pues las conversaciones telefónicas no permiten detectar el lenguaje corporal y no dejan evidencias como los correos electrónicos.

7.- Un mentiroso puede que no haya pensado en todos los detalles de su historia. Si crees que te mienten, indaga sutilmente los detalles.

6.- Cuando una persona miente, las pausas entre cada palabra que dice aumentan sensiblemente.

5.- El mentir pone a la gente a la defensiva. Mientras una persona sincera está dispuesta a cooperar y dar explicaciones, un mentiroso se pondrá a la defensiva y será menos cooperativo.

4.- Cuando una persona dice la verdad, es perfectamente posible que diga sus razones con una o verías imperfecciones; en ese caso, no tendrá problema en reconocerlas y re explicarlas. Un mentiroso tendrá problemas en admitir tales "pequeñas imperfecciones", y no estará dispuesto a explicarlas.

3.- Algunas personas tienen la costumbre de dudar antes de hablar, en cualquier circunstancia; es como si pensaran siempre sus respuestas. Si de repente responden sin dudar, es una señal de alerta.

2.- Atención con los "errores" al hablar, como por ejemplo, confundir una palabra por otra. Generalmente decimos, jocosamente "Te traicionó el subconsciente". Esos pequeños dezlices puede que sean más ciertos de lo que crees.

1.- Las personas que dicen la verdad usan la totalidad de sus músculos faciales; los mentirosos sólo sonríen con sus bocas, sus ojos no reflejan sus emociones.

Aclaración:
El lenguaje corporal tiene que ver con el contexto, no se puede estudiar cómo esta una persona por los gestos. Para que se entienda mejor un ejemplo: Al cruzarse de brazos de la forma típica, se estaría a la defensiva generalmente pero un día que haga frío tenderemos a cruzar los brazos aunque estemos a gusto

Ahora sí, Para empezar podemos comenzar fijándonos en como hablan las personas, es decir a que distancia hablan. El espacio personal está bien definido, vendría a hacer como un planeta con sus órbitas alrededor.

Distancia íntima: La reservamos para personas de nuestra (íntima) confianza. Separados entre nosotros por menos de cincuenta centímetros es fácil utilizar varios recursos de comunicación: El habla, los gestos, y el tacto.

Distancia personal: Para hablar con nuestros conocidos, nos separamos de ellos entre 50 centímetros y un metro. Es fácil medir la distancia personal, pues equivale a grosso modo a la longitud del brazo. Claro, ¡No es para que estén extendiendo el brazo a cada rato para "medirse"!

Distancia social: De uno a tres metros, es la distancia con la que nuestra mamá estaría cómoda al hablar con extraños. Con frecuencia esta es una afirmación un tanto exagerada, pues se supone que para poder conversar con una persona debemos acercarnos a ella un poco más.

Distancia pública: Empieza a partir de poco más de tres metros, sin límites. Generalmente aplica para grupos de personas y requiere de un tono de vos más alto de lo normal (¡O un megáfono!)

Si quieres tener una buena relación con las personas que conoces trata de no invadir su espacio personal; y para darte cuenta puedes estar atento si cuando te acercas, retrocede o evita mirarte es que estas demasiado cerca. Otros consejos para relacionarte mejor con tus conocidos:

Sentarse enfrentados con las personas que quieres hablar más, es un estudio que demostró que las personas enfrentadas hablan más.

25610-2


Existen dos clasificaciones muy sencillas (pero no por eso menos importantes) de gestos manuales: los gestos ilustradores y los gestos manipuladores.

¿En qué consisten los gestos ilustradores? pues simplemente son aquellos que se manifiestan en perfecta concordancia y sincronía con las ideas que exponemos; Un ejemplo fácil: imaginemos una persona que habla de un "pequeño" problema que tiene y al decir la palabra "pequeño", junta un poco sus dedos índice y pulgar, como agarrando un objeto diminuto y los acerca a su ojo, como quien mira por un microscopio. O la vecina hablando de cuánto ha engordado el hijo de fulanita, mientras sus brazos como quien rodea un generoso tonel. Verbos tales como "soltar" y apartar" podrían acompañarse de manos moviéndose "hacia afuera". ¿Verdad que es sencillo?

Pero ¿Qué ocurre con los manipuladores? Cuando una persona está nerviosa por cualquier circunstancia, y debe responder una pregunta que puede comprometerle (como por ejemplo, "¿se puede saber dónde estabas tú anoche?"), los gestos con las manos podrían ser dramáticamente distintos. En vez de apoyar lo que decimos, nuestras manos tratarán de "distraer" del tema que hablamos, ya sea jugando con nuestro reloj, rascándonos las orejas o nariz, llevándonos la mano a la cara, acomodándonos el traje, jugado con un bolígrafo o mi favorito: arrancando pelusas imaginarias de nuestros pantalones.
Como saber cuándo nos mienten:

"Voy a ser totalmente sincero contigo", "¿Quieres saber la verdad?", "Créeme", "Pues, para ser honesto contigo…" si una persona nos repite esta frase probablemente lo que diga sea una mentira ya que cuando se miente el cerebro quiere que nos crean entonces busca reafirmar que decimos la verdad ; pero si decimos la verdad expondremos argumentos que demuestren que decimos la verdad .
Otra forma fácil pero confusa de descubrir si nos dicen la verdad es fijarnos si nos muestran las palmas de las manos al hablar; digo que puede ser confuso porque las personas tímidas no son muy ilustradoras.

Llevarse la mano a la cara puede ser un indicio de que la persona que está hablando está mintiendo. Lo más común es llevarse la mano o uno de los dedos a la boca, como si supiéramos que las palabras que pronunciamos son falsas e intentáramos con la mano impedir que salgan. Sin embargo, los años hacen este gesto cada vez más indetectable, ya que con el tiempo lo vamos perfeccionando o disimulando. Cuando un niño pequeño cuenta una mentira a sus padres, es posible que se lleve las dos manos a la cara y se tape con ellas la boca después de contar la mentira (igual que el reflejo que tienen muchas personas al gritar), eso podría ser un claro indicio de que lo que ha contado el niño a sus padres era mentira o no todo era completamente cierto.
Ahora los gestos y posiciones del lenguaje corporal

Si le prestamos atención a una persona; tendera a mirar hacia determinados lugares cuando recuerde, invite o piense algo.

25610-3


Gestos básicos :
Entrecruzar los dedos: Respuesta negativa ante cualquier estimulo ..
Cruzarnos de brazos y piernas: Estamos a la defensiva; generalmente se lleva un espacio personal mayor con la persona con la que se ha discutido
Tragar saliva: Una de las formas más sencillas de determinar si una persona se siente nerviosa o profundamente incómoda, es el movimiento de su cuello al tragar saliva.
Sostenerse la cabeza por detrás: Indica extrema relajación si se está sentado o también superioridad si se hace cuando se está hablando de un tema en particular.

Las manos en los bolsillos: Indican varias cosas, si una persona llega con los bolsillos en las manos indica que no quiere participar de la conversación, si se está hablando con las manos en los bolsillos puede significar que esta mintiendo o inseguridad.
Los brazos cruzados con los pulgares hacia arriba: es una postura que revela confianza en uno mismo, superioridad con respecto a los demás que están presentes.
Inclinación de la cabeza: si se ve a una persona que está inclinando la cabeza significa que está prestando mucha atención
El pie: Cuando estamos parados generalmente dejamos caer el peso de una pierna; la que queda recta indica a que le estamos prestando atención o a donde nos queremos dirigir
Posiciones iguales: Cuando dos personas están de acuerdo o comparten una misma idea por lo general sus posturas serán iguales.

http://saikuhayotravidaposible.blogspot.com.ar/2014/02/como-detectar-cuando-nos-miente-una.html

El método de Reid – O cómo obtener lo que queremos cuando interrogamos a alguien

El método de Reid es utilizado por fuerzas policiales de todo el mundo ya que es una de las maneras más simples y práctica de obtener información de una persona. Llamativamente su simpleza también lo hace aplicable a situaciones de la vida cotidiana.

Tras trabajar durante décadas realizando interrogatorios para la policía de New York, y tras especializarse en psicología social y la utilización de polígrafos como herramientas judiciales, John Reid descubrió que la manera más efectiva de obtener información de una persona es sometiéndola a distintas condiciones que desequilibren sus mecanismos racionales de respuesta y, consecuentemente, la induzcan a entrar en un estado de autodefensa el cual promueva y estimule las “respuestas instintivas”. Es decir, respuestas apresuradas muy fáciles de desmentir y analizar y por las cuales se puede verificar que es lo que alguien encubre, por qué lo hace e incluso obligarlo a decir la verdad.

En resumen
El método se basa en un conjunto de situaciones contrastantes que lleven a la “provocación de comportamientos”, con los cuales se podrá manipular a la persona, es decir, realizar preguntas estructuradas y analizar la respuesta ofrecida -lo que técnicamente se denomina BAI, Behavior Analysis Interview -Entrevista de Análisis de Comportamiento-.
Es importante notar que la técnica no se realiza de manera acusadora, como un interrogatorio, sino que se hace a manera de entrevista. No obstante, en la actualidad esto ha variado siendo la emoción mostrada por el entrevistador dependiente al tipo de pregunta. De esta forma el entrevistado asocia una emoción con un tipo de pregunta dado, por lo que variando, en las etapas finales, la emoción ante el tipo de pregunta el entrevistador puede inducir al entrevistado a responder preguntas inquisitivas o acusativas de forma más dócil sin que éste presente una defensa muy ardua.

Puntualmente
Son un total de nueve pasos. Este es un resumen con la intención de dar un paneo general del proceso, por la red encontrarán versiones detalladas y explicadas en profundidad.

Paso 1 – Confrontación directa: Al individuo se le hace saber de forma directa o indirecta que existe evidencia suficiente como para incriminarlo (aunque esta no exista).

Paso 2 – Desarrollo: Este paso tiene la intención de contrastar con el primero, por lo que se pone al individuo en lugar de víctima, inventando o buscando excusas que lo alejen de la culpabilidad.

Paso 3 – Evitar que el individuo se excuse a si mismo. Este es uno de los pasos más importantes, ya que el evitar que la persona se justifique a si misma diciendo que es inocente o que no lo hizo evita que fortalezca su nivel mental de defensa.

Paso 4 – A esta altura la persona va a crear una justificación citando los motivos y razones por las que no cometió el crimen (o de lo que se le acuse). Generalmente cuando la persona crea un concepto secundario para explicar por qué no tenía el motivo de hacer lo que hizo significa que es culpable (ver en los enlaces relacionados la explicación en detalle).

Paso 5 – Mostrar sinceridad, la intención es crear un vínculo con el individuo mostrándole sinceridad y comprensión. El fin de este paso es aumentar el nivel de receptividad de la persona y disminuir sus defensas haciéndola creer que a pesar de la presión se la entiende y apoya.

Paso 6 – El individuo se tranquiliza y comienza a escuchar, el contraste de presión y apoyo en la entrevista hace que vea al entrevistador como una figura paternal. En el caso de los culpables es normal el llanto contenido a causa de la presión. Es importante darle alternativas en este paso ya que, en el caso de los culpables, el tener alternativas los abstrae de la situación que enfrentan y buscan “salirse de la manera fácil” aceptando el “mal mejor”.

Paso 7 – Alternativas: en este punto se realiza una pregunta alternativa donde solo puede haber dos respuestas y en donde ambas se asume culpabilidad. La diferencia entre las respuestas es que una es socialmente más aceptable que la otra, haciendo a los culpables sentir que de esa manera su culpa se aminora. Un ejemplo simple podría ser ¿Lo haz hecho por motus propio o te han obligado?. Un inocente respondería que no o se enfadaría, pero la presión lleva al culpable a intentar justificarse nuevamente sin prestar atención a la doble intención de la pregunta.

Paso 8 – En este punto se lo deja hablar sobre lo ocurrido, se le piden opiniones e ideas. Es muy normal, si es que para esta altura ya no ha confesado en el paso 7, que la presión lo lleve a confesar al ver que se derrumba su coartada.

Paso 9 – La confesión


Publicado por jacintoluque @ 16:36
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios