Jueves, 20 de febrero de 2014

Una Gallina encontró unos granos de trigo y dijo a sus vecinos: “Si sembramos este trigo, tendremos pan para comer”.

“¿Alguien me quiere ayudar a sembrarlo?”

Yo no, ¡estás loca!” – dijo la vaca.

“Ni Yo, ¡Tengo otras cosas que hacer!”, aseveró el pato.

“Yo tampoco”, replicó el chancho.

“Mucho menos Yo”, completó la cabra.

“Entonces sembraré sola”, dijo la gallina. Y así lo hizo. El trigo creció y maduró, con unos granos dorados.

“¿Quién me ayudara a cosecharlos ?”, quiso saber la gallina.

“Yo no; ya tengo salario mínimo garantizado”, dijo el pato.

“No son parte de mis funciones, sólo si me das una compensación”, dijo el chancho.

 “Entonces, yo misma los cosecharé”, dijo la gallina, y así fué.

Finalmente, llegó la hora de hornear el pan.

“¿Quién me va a ayudar a hacer el pan?”, indagó la gallina.

“¡Yo hui de la escuela y no aprendí esas cosas. Me mantengo con lo que me dan por asistir a los actos oficiales!”, dijo el chancho.

“Yo no puedo arriesgar mi pensión por enfermedad”, continuó el pato.

“Suponiendo que sólo sea para ayudar, eso es discriminatorio” refunfuñó la cabra.

“Sólo si me pagan horas extras”, exclamó la vaca.

“Entonces, yo mismo lo haré”, exclamó la pequeña gallina.

Cocinó 5 panes y los puso en una cesta para que los vecinos los vieran.

De repente, toda la gente pasó y como quería pan, pedía un bocado. La gallina simplemente dijo:  “¡No! Voy a comérmelos yo sola”. “¡Lucros excesivos, usurera!”, gritó la vaca.

“¡Sanguijuela capitalista!”, exclamó el pato.

“¡Yo exijo igualdad de derechos!”, gritó la cabra.

El chancho gruñó: “¡La Paz, el Pan, la Educación, son para todos!. ¡El pueblo tiene derechos!”.

Pintaron carteles y pancartas diciendo “Injusticia” y marcharon protestando contra la gallina; gritaron obscenidades
y toda clase de improperios.

Llamaron a un fiscal del gobierno, y le dijo a la pobre gallina: “Usted, gallina, no puede ser así tan egoísta. Usted ganó pan por demás y  por eso tiene que pagar muchos impuestos”

“Pero yo gané ese pan con mi propio trabajo y  sudor”, se defendió la gallina.

“¡Los otros no quisieron trabajar!”, replicó resentida.

“Exactamente” - dijo el funcionario del gobierno. Esa es la ventaja de la libre iniciativa”. Cualquier persona, en una empresa, puede ganar lo que quiera. Puede trabajar o no trabajar. Pero, de acuerdo con nuestra moderna legislación “la más moderna y adelantada del Mundo”, los trabajadores más productivos tienen que dividir el producto del trabajo con los que no hacen nada.

Además de eso, existen el IGV, el impuesto al cheque, el débito Bancario, el impuesto a la riqueza, el control cambiario, y demás impuestos distorsivos. Todos ellos para garantizar la salud, la Educación y la Justicia de nuestro pueblo!

¡Debemos contribuir a la “redistribución de la riqueza” ! .

Ahora los vecinos se pasan  todo el tiempo preguntándose porqué fué que la gallina nunca más hizo un  pan.

Esta fábula debería ser distribuida y estudiada  en todas las escuelas.

 Tal vez así, transcurridas una o dos generaciones, el mensaje central o la idea principal pudiera tomar el lugar de toda esa estupidez pseudo-igualitaria que insiste en deprimir a un país  y condenarlo a la eterna miseria.

A la gente no se la ayuda dándole de comer gratis, repartiendo tarjetas para comprar comida. Con eso solo se le enseña a que, para vivir no es necesario hacer ningún tipo de esfuerzo y quedan convencidos de que los demás están obligados a mantenerlos.

A la gente se la ayuda dándole trabajo o se les enseña a pescar y no dándoles el pescado.

Y solo se puede generar trabajo en un país donde se estimula a los sectores productivos, no donde se estimula la corrupción. Un país donde no se estimula la producción no puede generar ni recursos ni trabajo para sus ciudadanos.

 


Publicado por jacintoluque @ 9:15
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios