Jueves, 01 de mayo de 2014

Regularmente la comunidad científica y la opinión pública se plantean la cuestión de si existen o no los extraterrestres, es decir, seres que viven en otros mundos diferentes a la Tierra.

Los ExtraterrestresTodos hemos visto u oído en los medios de comunicación como numerosos testigos han informado de “objetos volantes no identificados” (OVNI), que en principio corresponderían a dispositivos o naves espaciales que sobrepasan con mucho nuestra actual tecnología. Para algunos, esto es una evidencia irrefutable de que el universo está habitado por otras civilizaciones. Para otros, los más escépticos, esto no prueba nada, y no dan ninguna veracidad ni crédito a las lógicas y razonables observaciones que se han realizado en este campo por investigadores que, al margen de su pasión por el tema, llevan sobre sus hombros muchos años de trabajo y dedicación.

Suponiendo que no haya ninguna prueba científica de la existencia de vida extraterrestre, cosa que sinceramente dudo, bastaría aplicar una buena dosis de sentido común para darse cuenta de que esta tesis es algo más que razonable. De hecho, sabemos que el universo contiene alrededor de cien mil millones de galaxias y que cada galaxia tiene unos cien mil millones de estrellas que podrían tener un sistema planetario a su alrededor, como es el caso de nuestro sol. Con toda probabilidad, existen cientos e incluso miles de sistemas solares comparables al nuestro. Por lo tanto, ¿es razonable pensar que sólo la Tierra está habitada? Parece obvio pensar que pueden existir otras muchas “humanidades” en el universo, algunas seguramente mucho más avanzadas que la nuestra, otras quizás no tanto.

A este respecto, el tema de su supuesta tecnología siempre adquiere un lugar preponderante en las discusiones de este tipo, ya que dadas las distancias interestelares, se requeriría que tuvieran medios de desplazamiento tremendamente potentes y veloces. Algunos científicos creen que necesitarían desplazarse a velocidades superiores a las de la luz (300.000 kms/segundo). Teniendo en cuenta que actualmente los cohetes más rápidos no superan los 30.000 kilómetros por hora, parece algo imposible. Pero ¿por qué no? Hace apenas 20 años algunas cosas que hoy utilizamos de forma cotidiana, como los teléfonos móviles y otro tipo de dispositivos relacionados con internet, nos parecían pura ciencia ficción. Además, es probable que haya formas de desplazamiento que trasciendan las que conocemos actualmente. Así que el tiempo, maestro supremo de la evolución, lo dirá…

Hablando de la evolución, para mi al igual que para muchos otros Rosacruces, la existencia de vida extraterrestre en otros planetas diferentes a la Tierra es algo tremendamente probable, ya que sirve entre otras cosas para apoyar un proceso cósmico y universal: el de la evolución. Para ser más precisos, esta ley, que permite al alma universal evolucionar y tomar conciencia de forma gradual de su perfección latente, opera fundamentalmente a través de los seres vivos. Teniendo en cuenta este hecho, la vida no puede limitarse sólo a nuestro planeta, en cuyo caso el resto del universo no tendría ninguna utilidad. Sin embargo, como dijo Albert Einstein, “No existe el azar. Dios no juega a los dados”. Desde el punto de vista rosacruz, la vida es universal y dondequiera que exista, sirve como un vehículo de la Conciencia Cósmica.

Para terminar, me parece lamentable que algunos libros o películas dedicadas a ellos los presenten frecuentemente como criaturas deformes, antiestéticas, o incluso aterradoras. Además, generalmente se comportan como invasores vengativos con el objetivo de destruir a los hombres para apropiarse de la Tierra. Esta visión no hace sino exteriorizar nuestra propia desarmonía interior y nuestro miedo a lo desconocido. Sería mejor verlos como seres pacíficos que probablemente tengan mucho que enseñarnos, sin tener por ello que esperarlos como si de un “mesías” se tratara.


Publicado por jacintoluque @ 19:45
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios