Lunes, 30 de junio de 2014

El proceso de enfriamiento altera las enzimas responsables del sabor y el aroma característico.

Los tomates refrigerados no hacen daño. (USI)

Se dice que los tomates no se deberían refrigerar. ¿Mito o verdad? Veamos. Según la ciencia, no deberíamos conservar los tomates a temperaturas bajas.

Esto no significa, ojo, que guardarlos en la refrigeradora sea nocivo. El apunte científico, más bien, va por el lado gastronómico. Resulta que el proceso de enfriamiento altera las enzimas responsables del sabor y el aroma característico del tomate. A menos temperatura, menos intensidad. La recomendación proviene de Harold McGee, investigador especializado en química y gastronomía que escribió el influyente libro La cocina y los alimentos (1984).

Lo ideal, según el autor, es conservar los tomates en un lugar fresco y donde no caigan los rayos solares de manera directa. Para tomar nota.


Publicado por jacintoluque @ 8:52
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios