Martes, 22 de julio de 2014

público-objetivo

Es un error bastante común, tanto que podríamos asegurar que la mayoría de emprendimientos en el Perú se van a la deriva precisamente por la falta de conocimiento del mercado. Esto influye en gran medida en todo lo que hagamos en el negocio. Conocer el mercado implica conocer el precio de venta general del producto, los proveedores disponibles, la competencia, los canales de distribución, los clientes e, incluso, las normativas legales que puedan afectar el emprendimiento.

¿Quieres conocer tu mercado antes de abrir tu negocio? Esto es lo que necesitas saber:

NO DEJAR TODO A LA VOLUNTAD

Gran parte de los emprendimientos nacen del gusto de las personas por algo en especial. Ese gusto los impulsa a llevar su idea al campo de los negocios. Sin embargo, olvidan cosas tan importantes como saber si el producto o servicio es realmente necesario para el público de su entorno, si existe alguien que ya está vendiendo lo mismo que uno, y lo más importante de todo, si es que van ofrecer alguna diferencia con respecto a la competencia.

HAZ TU ANÁLISIS FODA

El análisis FODA no es un cuadro que sólo sirve para los manuales de administración. El análisis FODA sirve y mucho. Es la mejor manera de prevenir futuros riesgos para el emprendimiento.

CONSIGUE TODA LA INFORMACIÓN POSIBLE

No te quedes con la data que te ofrezcan los gremios empresariales o las instituciones del Estado respecto a la situación actual de tu rubro de negocio. Sal a la calle, investiga por tu cuenta, pregunta a competidores cercanos (puedes hacerte pasar como un cliente más), interroga a algunos clientes, observa si hay el flujo necesario de público en la zona donde piensas abrir tu negocio, etc. Esta información de campo es tan importante como la información que obtengas de los organismos sectoriales. Esta investigación, al igual que el análisis FODA, te ayudará a minimizar los riesgos.

SISTEMATIZA EL PERFIL DE TU CLIENTE

Los viejos análisis de estudio de los clientes no han perdido vigencia, por el contrario, hoy en día han adquirido más valor que nunca. Puedes categorizar los perfiles de tus potenciales clientes basándote en:

  • Edad.
  • Ubicación.
  • Capacidad económica.
  • Disponibilidad de tiempo.
  • Medidas de fidelización para cada uno de ellos.

VALORA TU IDEA DE NEGOCIO

Si ya has realizado los pasos anteriores, es momento que reevalúes tu idea de negocio inicial. ¿Aún te sigue pareciendo factible? ¿Hay cosas que se pueden mejorar? ¿Resulta imposible enfrentarse a la competencia actual? Sé sincero contigo mismo, emprender no es un juego.

NO HAY LUGAR DE VENTA MALO

Es uno de los mitos más comunes que lanzan muchos emprendedores que han fallado con sus respectivos negocios. De hecho, hay lugares que son más proclives que otros para atraer clientes, pero no siempre todo lo tendremos a la mano, si surge una buena oportunidad para alquiler y/o adquirir un local comercial, y la desdeñamos únicamente porque creemos que no habrá buenas ventas, es cometer un grave error. Un buen producto y una buena estrategia de marketing deberían bastar para atraer a tu cliente, aun así estuvieras ubicado en la misma China.

LA COMPETENCIA NO ES NEGATIVA

Lo primero que debes aprender al hablar de competencia, es que ella es más positiva que negativa. Sea el rubro que elijas, el público siempre tendrá la opción de comparar. Entonces, acostúmbrate a que tu producto o servicio sea comparado con el que ofrecen otros. Ya deja de incomodarte. Es parte natural de todo negocio.

INVESTIGA TAMBIÉN A TU COMPETENCIA

¿Qué necesitas saber de tu competencia? Absolutamente todo, partiendo de:

  • Las personas que están detrás del negocio.
  • Lugar de ubicación.
  • Tamaño de empresa.
  • Volumen de ventas.
  • Tiempo en el mercado.
  • Gama de productos.
  • Servicios que ofrecen.
  • Relación con sus clientes.
  • Calidad y precio de sus productos.

VALORA A TU COMPETENCIA

Ya sea tu competencia directa o indirecta, debes valorarla numéricamente. Puedes elegir la escala del 0 al 10, por ejemplo. ¿Cuál es el valor de la empresa X para ti? ¿Cuál es la valoración de la Y? Sólo así aprenderás a conocer quiénes son tus verdaderos competidores.

HAZ UN ANÁLISIS EXTERNO A TUS COMPETIDORES

Nuevamente, repetimos el valor que tiene un análisis FODA. Esta vez lo harás de forma externa. Anímate a hacer un análisis FODA a tu competencia y luego compara esos análisis con el que has realizado previamente para tu emprendimiento. ¿Qué cosas necesitas mejorar?

AVERIGUA CUÁLES SON TUS VENTAJAS

¿Ya hiciste la comparación? Debe existir algo en lo que seas mejor que tu competencia. Esa es tu ventaja comparativa. Y esa ventaja es la que debes plantear en tu estrategia de marketing. Es ella la que te identificará en el mercado por sobre el resto.

PRESAGIA EL FUTURO

Elabora en una hoja aparte el siguiente escenario: acabas de ingresar al mercado, y la competencia ha decidido tomar acción para que no le ganes la pulsada. ¿Cómo piensas que reaccionarán? ¿Pueden atacar alguno de tus flancos débiles o aún crees que lo ignorarán en el futuro?

CUIDADO CON LOS NUEVOS

Así como tu emprendimiento se convertirá en toda una novedad en el mercado, es probable que en el futuro también surjan otros competidores nuevos. ¿Qué tan posible es ese escenario? ¿Qué harás si ocurre tal caso?

UNA VIGILANCIA ETERNA

Lo cierto es que la competencia no permanece inalterable por siempre. Al igual que tu negocio, la competencia se desarrolla, positiva o negativamente, pero igual, se desarrolla. Debes plantearte investigar a la competencia por intervalos definidos de tiempo. Pueden ser tres, seis mes, o quizás, un año. Y, por supuesto, deberás renovar tus estrategias si ellos han sufrido cambios.


Publicado por jacintoluque @ 10:55
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios