S?bado, 06 de junio de 2015

Guardar latas de conserva abiertas en la nevera puede resultar peligroso para la salud. Aquí te damos una serie de recomendaciones para guardar alimentos como berberechos, mejillones, atún, etc.

Nunca dejes latas de conserva abiertas en la nevera

Para muchos será un mito, pero existen una serie de recomendaciones a la hora de guardar el contenido de las latas de conserva en el frigorífico. Seguro que en muchas ocasiones has abierto una lata de atún o una de berberechos y te ha sobrado algo de contenido. Lo normal es dejar lo que sobra en el líquido que viene y en la misma lata pero, ¿por qué es esto tan peligroso?

Resulta que el contacto de los alimentos abiertos con el oxígeno provoca oxidaciones y formaciones de bacterias y hongos que pueden ser perjudiciales para la salud, siendo la más común el clostridium botulinum. Por ello, es importante que sigas una serie de indicaciones para conservar los alimentos una vez abiertos.

Si tienes una lata de atún, berberechos, mejillones, maíz, etc. y te sobra, vierte el contenido en un tupper o en un frasco de vidrio. Eso sí, es necesario que guardes los alimentos en su líquido original. Si tienes una conserva en escabeche, guárdalo con escabeche. Lo mismo si es el aceite del atún o el líquido de los mejillones. El caldo hace que los alimentos se conserven mejor, al igual que su sabor.

Sin embargo, conservar los alimentos de esta manera no hace que duren más de la cuenta. Lo recomendable es que se consuman en los próximos cuatro o cinco días desde que fueron abiertas. 

No es el caso de los espárragos. Esta hortaliza debe ser consumida una vez se abre la lata o como mucho mantenerlos un día abiertos en el frigorífico. 

Por el contrario, si vas a guardarlo por unas horas (por ejemplo, de la comida a la cena) no es necesario que uses un tupper o un tarro de cristal, con que cubras bien la lata será suficiente. 

Si no tienes un tupper a mano o son demasiado grandes para lo que ha sobrado de la lata puedes hacer lo siguiente: coge un bol o una taza y vierte el contenido en su interior. A continuación, coloca un poco de papel film para recubrir el recipiente. Cualquier tipo de film no es del todo impermeable, por lo que no aísla completamente del aire frío de la nevera. Si utilizas este método recuerda que no puedes mantener la comida así más de dos días. 

Es importante también que a la hora de comprar latas de conserva no tengan rasguños, abolladuras o golpes. Si ves que una lata sin abrir está abombada, deshazte de ella. Lo mismo si aparecen señales de oxidación en los bordes, si aparece espuma dentro de la lata o si el aspecto o el aroma de su interior tuviera mal aspecto.

Siguiendo esta serie de recomendaciones estarás conservando los alimentos de la mejor manera posible.


Publicado por jacintoluque @ 20:17
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios