Martes, 25 de agosto de 2015

Beneficios, desventajas y claves para disminuir su uso.

El chupón en niños mayores de 4 años ¿es bueno o malo?

No recurras a castigos para hacer que deje el chupón.

Polémico desde su creación, el uso de chupón divide tanto a padres, pediatras y a dentistas, como a especialistas del lenguaje y a psicólogos. El protagonista del reciente debate es el exfutbolista inglés David Beckham, quien a través de las redes sociales respondió al diario británico The Daily Mail que lo criticó por permitir que su pequeña hija Harper, de 4 años, aún use chupón. 
Pero, ¿es realmente malo el uso del chupón? Aquí resumimos sus bondades, sus desventajas, y enumeramos algunos consejos para ayudar a tu hijo a prescindir de él.

Para qué es bueno:

- Ayuda a calmar el estrés y la ansiedad de los bebés. 
- Los relaja y tranquiliza, les da seguridad.
- Mitiga el dolor y ayuda a conciliar el sueño:
- Podría reducir el riesgo de muerte súbita, según estudios científicos en curso y no concluyentes.

Desventajas:
- Podría interferir con la lactancia materna, sse les da a los bebés recién nacidos. 
- Su uso prolongado genera dependencia en los niños (y en los padres).
- Podría impedir el desarrollo correcto de los músculos de la cavidad oral que son los que intervienen en el desarrollo del habla.
- Puede afectar el crecimiento de la dentadura de los niños.
- Algunos estudios señalan una relación entre el uso del chupón y cuadros de otitis.

Consejos: 
- El uso del chupón es una decisión de los padres, pero puedes evitar que sea tu primera opción. Antes de pensar en él, intenta otras formas de calmar a tu hijo: cárgalo, acércalo a ti, acarícialo, háblale.
- Si decides dárselo, consulta con tu pediatra cuál es el momento apropiado
. La mayoría coincide en la tercera semana de nacido, cuando la lactancia está establecida.
- La edad adecuada para retirárselo es los 2 años.

Claves para disminuir su uso:

- Conversa con tu hijo que es momento de dejar el chupón. Explícale qué puede pasar si continúa usándolo.
- Limita el chupón a momentos y lugares específicos. Por ejemplo, permíteselo si es hora de dormir y están fuera de casa.
- No recurras a castigos para hacer que deje el chupón y aplaúdelo cuando no lo use.
- Sé paciente, comprensivo, pero firme. A algunos niños les cuesta más dejar el chupón, pero si tú estás tranquila, tu hijo también. 

Fuentes: Mariella Vega y Lydia Fernández del Centro Peruano de Audición, Lenguaje y Aprendizaje (CPAL)


Publicado por jacintoluque @ 9:05
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios