Lunes, 05 de septiembre de 2016

Las abejas participan decisivamente en la reproducción de muchas especies vegetales. Su desaparición sería catastrófica para el ecosistema.

Abeja

Quizá no seamos conscientes de ello, pero los problemas de lasabejas son también los nuestros. Sabemos que un tercio de la producción de los alimentos que consumimos depende de su trabajo, pero es imposible calcular su impacto en el ecosistema: ¿cuántas plantas silvestres y animales sobreviven gracias a ellas?

La polinización es un paso clave en el ciclo de vida de las plantas con flor. Consiste en transferir los granos de polen del órgano reproductor masculino, llamado antera, a su correspondiente femenino, el estigma. Algunas especies se autofertilizan, otras dependen del viento, pero muchas requieren la intervención de estos insectos, que han desarrollado las adaptaciones necesarias para maximizar la recolección de polen.

En el caso de las abejas, este se queda adherido a los pelos que recubren su organismo. De este modo, cuando visitan una flor, parte del mismo se transfiere a ella. Así, una colonia puede fertilizar millones de flores en un solo día. Ninguna otra especie es tan eficaz.


Publicado por jacintoluque @ 17:25
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios