Mi?rcoles, 12 de octubre de 2016

Así se conoce a la neuralgia del trigémino, un trastorno neuropático que produce tal dolor en la cara que dan ganas de desaparecer de este mundo.

SUICIDA

Se la conoce comoenfermedad del suicida, prosopalgia, tic doloroso o enfermedad de Fothergill, pero no tiene nada que ver con que induzca necesariamente a quitarse la vida, sino con lo insoportable que puede resultar el dolor que genera este mal, normalmente conocido comoneuralgia del trigémino. El trigémino es un nervio craneal que se encarga de llevar las sensaciones de tacto y dolor desde la cara, los ojos, la nariz y la boca hasta el cerebro. Los síntomas pueden desencadenarse por actividades cotidianas como  masticar, cepillarse los dientes, beber o afeitarse, y el enfermo experimenta espasmos similares a descargas eléctricas penetrantes. Estos espasmos suelen durar unos minutos, aunque también pueden ser constantes. El nervio trigémino tiene tres ramas principales: el nervio oftálmico, el nervio maxilar y el nervio mandibular. Una, dos o las tres ramas pueden verse afectadas por esta terrible neuralgia. Entre el 1 y el 6% de los casos ocurren en ambos lados de la cara, pero es muy raro que ambos lados se vean afectados al mismo tiempo. La neuralgia del trigémino más habitual implica a la rama media (el nervio maxilar) y a la rama inferior (nervio mandibular) del nervio.

La enfermedad del suicida afecta a una de cada 20.000 personas y hasta ahora no se ha encontrado una solución definitiva, aunque los medicamentos han resultado ser bastante eficaces en muchos pacientes. Los anticonvulsivos, relajantes musculares y antidepresivos alivian los síntomas. A veces puede deberse a una presión sobre el nervio causada por algún vaso sanguíneo o por un tumor; estos casos se tratan con cirugía.


Publicado por jacintoluque @ 19:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios