Allá por el año 1995 los australianos Eduard Neetz y Casey Dean compraron una hamburguesa para uno de sus amigos pero él finalmente no se la comió, por eso ellos movidos por su curiosidad decidieron guardar este «manjar» y lo colocaron (con todo y envoltura) en una caja para abrirla sólo 20 años después. 
Guardan hamburguesa de McDonalds en una caja por 20 años 
hamburguesa 
Luego de 20 años Eduard y Casey se han convertido en adultos y hasta han envejecido un poco. 
mcdonalds 
Lo que no podría ser dicho de la hamburguesa, que está exactamente igual al día en que fue comprada. 
comida 
Además no sólo se ve, sino que huele como si acabara de salir de la cocina, recien hecha. 
chatarra 
Ahora los muchachos se llaman a sí mismos los «dueños de la hamburguesa más vieja del mundo». La historia es increible tambien porque estos chicos ni siquiera la pusieron en el refrigerador, la hamburguesa «se conservó por si sola». 
saludable