Mi?rcoles, 11 de enero de 2017

Crisis en Venezuela:

El presidente Nicolás Maduro pidió a la oposición “atenerse a las consecuencias” por declararlo en “abandono del cargo” para destituirlo y convocar a nuevas elecciones.

En un intento por revocar al presidente venezolano, Nicolás Maduro, la Asamblea Nacional de ese país —controlada por la oposición— lo declaró ayer en “abandono del cargo” y llamó a elecciones adelantadas en los próximos treinta días por considerar que no cumplió con sus obligaciones constitucionales para aliviar la crisis económica y política que vive el país.

Sin embargo, la decisión de la Asamblea Nacional no tendría consecuencias prácticas debido a que en septiembre del año pasado el Tribunal Supremo de Justicia, el máximo órgano del sistema judicial del país controlado por el oficialismo, declaró “en desacato” a la Asamblea Nacional y sostuvo que todos sus actos son nulos. Ayer el tribunal adelantó que la destitución de Maduro está “al margen de las atribuciones constitucionales”. Además hay controversia sobre la interpretación de la figura de abadono del cargo que figura en la Constitución. Algunos constitucionalistas consideran que el buen o mal ejercicio del poder no implica el abandono del cargo.

Maduro señaló que aún sigue siendo presidente y advirtió a la oposición “atenerse a las consecuencias del llamado golpe de Estado”.

Tras la figura de abandono de cargo, la oposición ya no tendría más opciones constitucionales para destituir a Maduro hasta el fin de su mandato, en enero del 2019. Esto debido a que hoy se inicia el cuarto año de mandato de Maduro y, según la Constitución, a partir de este punto sólo el vicepresidente de la República podría reemplazar a Maduro en caso de que deje el cargo. Tareck El Aissami, quien recientemente asumió como vicepresidente, representa al ala más dura del chavismo.

La oposición es consciente de la poca efectividad de la medida, pero uno de los líderes de oposición, el diputado Henry Ramos, dijo que la Asamblea Nacional no se puede abstener de cumplir con sus deberes. Freddy Guevara, el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, llamó a la ciudadanía a movilizarse en las calles, aunque de manera pacífica, para que se haga cumplir la declaratoria de abandono del cargo.

¿QUÉ PODRÍA PASAR?

Los internacionalistas coinciden en señalar que la situación podría generar malestar y aumentar la tensión social en algunos sectores del país, aunque no al punto de lograr revocar al presidente, pues Maduro aún mantiene el apoyo de las clases populares.

La oposición ha perdido terreno después del intento de diálogo —patrocinado por el Vaticano y expresidentes iberoamericanos— con el oficialismo, pues no ha tenido resultados concretos y cortó el impulso de las protestas en las calles. Además, no todas las facciones de oposición estuvieron de acuerdo con la pertinencia de destituir a Maduro. Los diputados del partido Avanzada Progresista se abstuvieron de la votación por considerarla ineficaz.

La oposición también podría convocar a una Asamblea Nacional Constituyente para así redactar una nueva Constitución y convocar a nuevas elecciones, aunque es poco probable que los órganos electorales y de justicia aprueben la medida. Lo más viable, en cambio, es que la oposición se concentre en ganar los comicios regionales, pospuestos desde finales del 2016 al final del primer semestre de este año.

Por el lado del gobierno, el internacionalista Francisco Belaunde considera que el Tribunal Supremo de Justicia podría disolver la Asamblea Nacional, lo que conlleva a nuevas elecciones legislativas, aunque el gobierno corre el riesgo de aumentar la tensión y que vuelva a ganar la oposición.

Por lo pronto, el gobierno ha optado por endurecer su posición al nombrar como vicepresidente a El Aissami. Además, Maduro juramentaría hoy un Comité Antitraición y Antigolpe bajo la dirección de El Aissami y ha dado algunas medidas —que podrían continuar— para apaciguar los ánimos, como aumentar el sueldo mínimo y prorrogar el retiro de circulación de billete de 100 bolívares.

El viernes 13 se prevé una reunión entre la oposición y el gobierno, con el Vaticano como principal mediador. El internacionalista Juan Velit señala que la oposición debería negociar la salida del gobierno para evitar que se agrave la crisis institucional del país.



Publicado por jacintoluque @ 6:54
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios