Mi?rcoles, 14 de noviembre de 2018

En la Rioja - España se encuentra un museo único en el mundo que cosecha un vino igualmente excepcional.

vivanco

El Museo Vivanco de la Cultura del Vino se encuentra en Briones (La Rioja) y es, sin duda, uno de los mejores museos de vino del mundo.

Nació con el propósito de divulgar, educar e interactuar con el vino basándose en cualidades como la experiencia, la sensibilidad o la innovación. La instalación, que ocupa una superficie de 4.000 metros cuadrados cuenta con cinco salas de exposición permanente, una sala de exposiciones temporales y una colección de vides en el exterior conocida como el “Jardín de Baco”, un rincón fascinante con más de 220 variedades de vides procedentes de todo el planeta.

El Museo también cuenta con un centro de documentación con más de 8.000 monografías, así como revistas, billetes, monedas, sellos, postales, fotos e incluso vídeos. Fueron muchos los años de trabajo de la familia Vivanco empleados en recuperar y salvaguardar el valioso patrimonio relacionado con el vino: todo lo que podemos ver ahora es el resultado de la determinación de una familia con un interés tenaz por conservar nuestro patrimonio.

Su preocupación y su respeto y mimo por la viticultura le han valido el nombramiento como primer destino turístico de la Rioja que cuenta con el mejor museo de vino del mundo, según la Organización Mundial del Turismo.

No en vano, este lugar que también se encuentra en un enclave de gran belleza natural, cuenta con más de 100.000 visitantes cada año, que viajan a Vivanco para disfrutar de un recorrido por los más de 8.000 años de historia del vino; en el museo encontraremos desde obras clásicas hasta trabajos contemporáneos de autores inmortales como Joan Miró o el malagueño Pablo Picasso.

Además, la Fundación que gestiona el museo también lleva a cabo programas de investigación sobre el mundo del vino, abordando sus vertientes más variopintas.


La inauguración del Museo del Vino Vivanco tuvo lugar en 2004 y fue una tarea realmente complicada. Hasta siete años invirtieron en construir las instalaciones y organizar la colección, que exhibe miles de piezas, resultado de una búsqueda de 45 años en España y el resto del mundo para adquirir todo tipo de piezas en antiguas bodegas, subastas, colecciones privadas...

Sin embargo, el mayor logro del museo probablemente reside en su capacidad para atraer a todo tipo de visitantes, incluidos aquellos que no son necesariamente amantes del vino. Además de sus instalaciones para ciegos y discapacitados o las actividades que se ofrecen a los más pequeños, la mayoría de los visitantes logra encontrar algo que les llame la atención: quizá las prensas antiguas, la extensa colección de sacacorchos...

Para neófitos o expertos, todo el proceso de producción de vino se explica paso a paso en diferentes áreas, incluyendo la cosecha, tanques, tonelería y barriles, así como la fabricación de las botellas. El hecho es que el vino es una bebida compleja y atractiva y en el museo podremos encontrar artículos tan variados como una jarra de Anatolia que data de 3000 aC; tres sacachorchos de la casa real francesa, una botella de vidrio romana del II-III dC, una obra maestra de bodegones de Picasso o la pintura de La Sagrada Familia de Jan Van Scorel datada de 1512-1562.
Esta pintura flamenca del siglo XVI es la única obra de este autor en colección privada y fue la primera obra de arte que la familia Vivanco adquirió. Sin duda, un legado que refleja el tesón de un proyecto familiar y pionero.



Publicado por jacintoluque @ 6:29
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios