Mi?rcoles, 19 de diciembre de 2018

En Navidades los niveles de estrés suelen dispararse. Te damos unos cuantos trucos para limitar este estrés navideño.

"Es la época más maravillosa del año", solemos decir, pero las Navidades también representan un momento en que los niveles de estrés se ponen por las nubes. Para ayudarte a lidiar mejor con esta feliz pero estresante época del año, hemos reunido algunos consejos importantes para que te olvides del estrés y que estos días sean más agradables.

Para muchos de nosotros, la Navidad puede ser una fuente importante de estrés, presión y conflicto. Algunas personas pueden sentirse abrumadas por los excesos y las expectativas y acaban deprimiéndose durante las vacaciones.

La falta de tiempo y dinero y la presión de hacer regalos por doquier, a menudo pueden contribuir al estrés durante la temporada de vacaciones.

La mayoría de nosotros conoce los efectos adversos que el estrés puede tener en nuestro cuerpo. Ya sabemos que puede afectar a nuestros pensamientos, sentimientos y conductas, y puede provocar hipertensión arterial, enfermedades cardíacas, diabetes y obesidad, si no se controla.

De hecho, muchos estudios han demostrado que se produce un aumento de la incidencia de ataques cardíacos y muertes relacionadas con el corazón durante la temporada festiva, lo que puede deberse al estrés, consumo excesivo de alcohol, una dieta rica en grasas o una combinación de los tres factores. Por tanto, es de suma importancia que le pongamos remedio al estrés de las vacaciones navideñas cuanto antes.

Somos conscientes de que con todo lo relativo a la cocina (la preparación de las múltiples cenas de Navidad con más o menos comensales, las cenas de empresa, las citas con amigos y familiares), la decoración del hogar, las visitas (esperadas e inesperadas) y la entrega de regalos, las fiestas pueden hacernos sentir que tenemos que intentar cumplir con una fecha límite de entrega de trabajos con un nivel de presión exacerbado (¡eh! que estamos en Navidad) en vez de tratar de disfrutar de las vacaciones, que es de lo que se trata. Por tanto, prueba estas estrategias navideñas para eliminar el estrés y aliviar la tensión y ayudar a que el estrés desaparezca.

Limita el gasto

Limita el gasto

Los problemas económicos son una de las principales causas de estrés durante la temporada navideña, según una encuesta realizada por la Asociación Americana de Psicología (APA). Datos recientes recopilados en la encuesta anual Stress in America de la APA confirman este extremo e informan de que el 62% de nosotros nos sentimos estresados a causa del dinero.

Evita el estrés por el dinero

Evita el estrés por el dinero

La compra de obsequios, las salidas y los viajes pueden generar una carga, incluso para los compradores más entusiastas que suelen actuar de esta forma todo el año. Sin embargo, existen algunos pasos que podemos seguir para limitar el estrés económico.

Establece un presupuesto

Establece un presupuesto

En primer lugar, asegúrate de que tomas en cuenta todos tus gastos habituales para no quedarte corto con las facturas, como el alquiler o el pago de la luz. Planifica cualquier otro gasto durante las vacaciones, incluidas las fiestas que puedas realizar o las visitas a amigos o familiares.

Una vez que todos estos elementos han sido restados del presupuesto, puedes calcular qué cantidad puedes gastar en regalos. Ser organizado y realista acerca del presupuesto nos ayudará no gastar de más.

Toma una decisión cada vez

Toma una decisión cada vez

No olvides separar las decisiones relacionadas con los gastos. Tratar de tomar demasiadas decisiones a la vez puede ser abrumador, lo que puede llevar al agotamiento tanto de nuestra fuerza de voluntad como a un mayor riesgo de gasto excesivo.

Evita las tentaciones

Evita las tentaciones

A menudo es imposible alejarse de las tiendas (y sus atractivos descuentos) y los centros comerciales por completo durante la temporada festiva, pero limitar el tiempo que pasas en estos lugares también puede ayudarte a controlar tus gastos. Controla los gastos impulsivos llevando solo el efectivo que puedes necesitar para las compras, dejando todas las tarjetas de crédito y débito en casa.

Gestiona las expectativas

Gestiona las expectativas

Todo el mundo tiene una idea en sus cabezas de unas vacaciones perfectas, pero cuando la realidad no alcanza la visión, el estrés puede alcanzarnos. Intenta manejar tus expectativas de una forma realista.

Problemas de dinero y estrés

Problemas de dinero y estrés

A veces, durante los momentos económicos difíciles, las personas recurren al tabaquismo, el alcohol, los juegos de azar o comer en exceso para tratar de aliviar el estrés. Estos comportamientos pueden llevar a discusiones y conflictos entre pareja y familias. Busca ayuda de un profesional si descubres que estos comportamientos te están causando problemas. Hay que tener en cuenta lo que es importante. El gasto excesivo puede ensombrecer el verdadero sentimiento de la Navidad. Las relaciones con amigos y familiares son más importantes que los objetos materiales.

Sé realista

Sé realista

Sentido común ante todo. A pesar de los grandes planes, ningún evento funciona a la perfección, y esto también es cierto para las celebraciones navideñas. En lugar de acumular estrés en el camino de cualquier percance que pueda ocurrir, vea estas calamidades en miniatura como una oportunidad para ejercer flexibilidad y resistencia. Cenar con 30 minutos de retraso, ensuciarse con comida el atuendo festivo o tener un árbol torcido no arruinará este día. En cambio, creará buenos recuerdos que podrás recordar en los años venideros.

Ayuda a los niños a ser realistas

Ayuda a los niños a ser realistas

Cuando los niños crecen y comienzan a ser más conscientes de lo que quieren y de lo que tienen sus amigos, los padres pueden sentirse presionados por cumplir con sus expectativas y brindarles los regalos perfectos. Aquí lo ideal es ayudar a los más pequeños a crear una lista de deseos que describa cualquier obsequio que desee. Asegúrate de que sepan que no recibirán todo lo que se encuentra en la lista y destacarán todo lo que no sea aceptable o no se pueda obtener. Recuerda a los niños que la Navidad trata de estar juntos, no de una lista de regalos que hay que plasmar en una carta. Planificar actividades divertidas que animen a todos a reunirse y divertirse puede ser muy positivo.

Tómate tu tiempo

Tómate tu tiempo

Llevar el mundo sobre tus hombros y tratar de lograr todo solo durante las vacaciones puede hacer mella en tu mente y tu cuerpo. Pide ayuda para llevar a cabo algunas de las tareas de esta época del año y tómate también un tiempo de descanso. No estar estresado te beneficiará a ti y al resto de tu familia. Concéntrate en hacer algo que te resulte relajante para recargar energías, como leer un libro, ver una película navideña, escuchar música o coger cita para un masaje.

Evita comer en exceso

Evita comer en exceso

La Navidad es la temporada de la indulgencia, y ya sea una fiesta o una cena familiar, estamos rodeados de comidas extravagantes y bebidas alcohólicas. Hay mucho y muy variado. Aunque muchos de nosotros solo ganamos medio kilogramo extra durante el período de vacaciones, esos gramos puede acumularse en los próximos años y contribuir a la obesidad en etapas posteriores de la vida, según los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

Estrés y apetito

Estrés y apetito

El estrés excesivo aumenta el apetito y también los antojos de alimentos azucarados y grasos. Además, el consumo crónico de alcohol puede exacerbar aún más el estrés al elevar los niveles de la hormona del estrés, el cortisol. Los dietistas de la Universidad de Missouri en Columbia (EE. UU.) recomiendan que las familias intenten mantener hábitos alimenticios saludables durante las vacaciones para evitar el aumento de peso y el estrés. Disfruta de las delicias de temporada, pero trata de controlar el tamaño de las porciones. Un día de indulgencia no conducirá a un aumento de peso significativo, siempre y cuando planee retomar el rumbo con opciones de alimentos saludables y hacer ejercicio al día siguiente.

Sal a caminar

Sal a caminar

El antídoto para el estrés de las vacaciones podría ser tan simple como dar un paseo por el barrio cada día. Muchos estudios han demostrado que la actividad física reorganiza el cerebro de tal manera que reduce su respuesta al estrés.

Cuida tu estado de ánimo

Cuida tu estado de ánimo

El ejercicio regular puede ayudar a disminuir la tensión y aumentar y estabilizar el estado de ánimo. Además, el ejercicio produce endorfinas, sustancias químicas analgésicas naturales que se liberan en el cerebro, que mejoran la capacidad para dormir y reducir el estrés. Muchos estudios han expuesto también que si logramos convencer al resto de la familia para abandonar el sofá y salir a caminar, nuestros niveles de estrés se reducirán aún más. Entrenar en grupo reduce los niveles de estrés en un 26% y mejora la calidad de vida física, mental y emocional.

Diviértete

Diviértete

Mientras adornas el árbol u horneas galletas festivas, olvida todos lo que queda por hacer en la lista de tareas y otórgate permiso para divertirte. La risa es una herramienta estupenda en la lucha contra el estrés: mejora el estado de ánimo, estimula el corazón, los pulmones y los músculos, y también libera endorfinas. La risa también aumenta la circulación, ayuda a los músculos a relajarse y disminuye los síntomas físicos asociados con el estrés. Sea en la forma que sea, asegúrate de incluir humor navideño, risas y carcajadas. Incluso esperar un evento divertido aumenta las hormonas que inducen la relajación y disminuyen las hormonas del estrés.

Encuentra formas positivas de reducir el estrés

Encontrar maneras positivas y saludables de controlar el estrés podría reducir muchas de las consecuencias adversas para la salud relacionadas precisamente con el estrés. La clave está en localizar las técnicas para combatir el estrés que funcionen mejor para cada uno y lograr unas navidades fantásticas e inolvidables.


 


Publicado por jacintoluque @ 7:38
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios