Lunes, 22 de abril de 2019

Recuperan en cerdos muertos parte de la actividad neuronal, pero no la consciencia

Científicos norteamericanos han conseguido revivir parcialmente los cerebros de cerdos que llevaban muertos más de cuatro horas. Restablecieron algunas funciones vitales, pero ninguna asociada con la consciencia.

Región del hipocampo del cerebro de un cerdo del experimento. A la izquierda, antes del tratamiento, se aprecian en verde las neuronas y en rojo los astrocitos (células gliales fundamentales para la actividad nerviosa). A la derecha, ambos colores se han extendido, reflejando actividad cerebral más de cuatro horas después de la muerte del animal. Imagen: Stefano G. Daniele y Zvonimir Vrselja. Universidad de Yale.

Región del hipocampo del cerebro de un cerdo del experimento. A la izquierda, antes del tratamiento, se aprecian en verde las neuronas y en rojo los astrocitos (células gliales fundamentales para la actividad nerviosa). A la derecha, ambos colores se han extendido, reflejando actividad cerebral más de cuatro horas después de la muerte del animal. Imagen: Stefano G. Daniele y Zvonimir Vrselja. Universidad de Yale.

Científicos  de la Universidad de Yale han conseguido revivir parcialmente los cerebros de cerdos que llevaban muertos varias horas, sin que por ello registraran indicios de recuperación de consciencia. 

Esta investigación cuestiona la creencia generalizada en la irreversibilidad del cese de ciertas funciones cerebrales después de la muerte. También proporciona una nueva forma de estudiar enfermedades mentales como el Alzheimer. 

Los investigadores observaron en los cerebros muertos una reducción en la muerte de las células cerebrales, una restauración de los vasos sanguíneos, algo de actividad cerebral y una respuesta normal a la medicación. 

Sin embargo, los autores de este trabajo, publicado en la revista Nature, no observaron señales eléctricas generalmente asociadas con la función cerebral normal. 

“En ningún momento hemos observado ninguna actividad eléctrica asociada con la percepción o la consciencia. Clínicamente, no es un cerebro vivo, sino un cerebro activado por células”, explica  Zvonimir Vrselja, investigador de la Universidad de Yale, en un comunicado 

¿Proceso irreversible? 

La muerte celular en el cerebro ocurre con rapidez. Cuando se interrumpe el suministro de oxígeno y de sangre, la actividad eléctrica y los signos de conciencia desaparecen en segundos, mientras que las reservas de energía se agotan en minutos. 

Este proceso de degradación molecular se consideraba hasta ahora generalizado e irreversible, pero esta nueva investigación ha establecido que pequeñas muestras de tejido pueden mostrar signos de vitalidad celular, varias horas después de la muerte. 

Aunque este descubrimiento no tendrá efectos médicos inmediatos, la técnica podría en el futuro recuperar la función cerebral de personas aquejadas de un derrame cerebral. También podría ser útil para testar terapias dirigidas a la recuperación celular después de una lesión cardiaca.

Metodología de la investigación 

El sistema llevado a cabo por los investigadores consistió en extraer los cerebros de unos cerdos que habían sido decapitados cuatro horas antes.  

A continuación conectaron esos cerebros a una especie de sangre artificial, en realidad un fluido llamado BrainEx, durante seis horas. Este fluido contiene sustancias químicas que protegen a las células nerviosas, pero, a diferencia de la sangre, no tiene células inmunitarias que puedan contribuir al daño cerebral. 

Esta técnica redujo el daño que se produce en las neuronas después de la muerte corporal y restableció la capacidad de las células cerebrales para realizar algunas funciones vitales, como el consumo de glucosa y oxígeno. 

Según Nenad Sestan, autor principal de esta investigación, “el cerebro intacto de un mamífero grande conserva una capacidad previamente subestimada para restaurar la circulación y ciertas actividades moleculares y celulares horas después de la detención circulatoria”. 

Sin consciencia 

Los investigadores consideran que esta revitalización cerebral, obtenida horas después de la muerte del organismo, se debe a las características del fluido que se introdujo en el cerebro: contenía medicamentos que ayudan a la recuperación neuronal, al mismo tiempo que evitan que los cerebros experimenten algún tipo de conciencia. 

Sin embargo, lo más sorprendente fue que, cuando diseccionaron los cerebros y separaron algunas neuronas, observaron que aún en ese estado de aislamiento emitían señales eléctricas asociadas a la actividad de un cerebro en plenas facultades. 

Pero también algo les quedó claro: no encontraron indicios de ondas cerebrales, necesarias para cualquier tipo de consciencia. "La actividad eléctrica organizada, asociada con la consciencia, nunca se detectó", aclara Stephen Latham, otro de los investigadores. Si hubiera habido alguna onda cerebral, habrían detenido el experimento, añade. 

La conclusión principal que se extrae de este experimento es que, en contra de lo que se admitía hasta ahora, algunas actividades celulares pueden restablecerse hasta cuatro horas después de la muerte de un organismo, incluso si no ha sido enfriado. "La muerte celular ocurre en una ventana de tiempo más larga de lo que pensábamos", dice Sestan. 

Aunque el descubrimiento no afectará, al menos de inmediato, a la donación de órganos después de la muerte cerebral, sí ayudará a proteger el cerebro u otros órganos vitales después de un daño causado por la falta de oxígeno, como ocurre en los casos de ataques cardiacos.

Referencia 

Restoration of brain circulation and cellular functions hours post-mortem. Zvonimir Vrselja, Nature, volume 568, pages336–343 (2019). DOI:https://doi.org/10.1038/s41586-019-1099-1

Publicado por jacintoluque @ 7:07
Comentarios (0)  | Enviar

Solo observando su funcionamiento podemos mejorar las redes neuronales

El entrenamiento induce cambios cerebrales a una velocidad récord: fortalece las redes neuronales en menos de 30 minutos. Observar y controlar el funcionamiento del cerebro impacta el cableado neuronal y ayuda a tratar trastornos mentales.

Imagen: Ulrich Wechselberger.

Un estudio reciente ha demostrado que menos de media hora de entrenamiento cerebral con neurorretroalimentación es suficiente para fortalecer las conexiones neuronales y la comunicación entre las áreas cerebrales. 
  

Según los investigadores, los hallazgos ofrecen nuevas posibilidades para la optimización y el desarrollo de enfoques terapéuticos para el tratamiento de enfermedades como la apoplejía o el Parkinson. 
  

La neurorretroalimentación de los potenciales eléctricos de las actividades cerebrales es un método terapéutico basado en la electroencefalografía (EEG), cuyo objetivo es enseñar al paciente a modificar selectivamente determinados parámetros de su propia actividad cerebral. Mediante unos electrodos, se capta la actividad bioeléctrica del cerebro, y un programa informático almacena los registra a tiempo real. 

De esta forma, podemos observar las relaciones entre nuestras conductas y el funcionamiento cerebral. Como resultado, controlamos mejor la actividad cerebral y optimizamos sus recursos para vivir mejor y conseguir mejores cosas en la vida. 

La investigación ha sido realizada en el Instituto D'Or de Pesquisa e Ensino (IDOR), en Brasil, con la colaboración de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) y la Universidad Augusto Motta (Unisuam). 
  

Resultados en tiempo récord 
  

"Sabíamos que el cerebro tiene una habilidad asombrosa para adaptarse, pero no estábamos seguros de que pudiéramos observar estos cambios tan rápidamente”, explica el doctor Theo Marins, responsable del estudio, en un comunicado. “Entender cómo podemos impactar en el cableado cerebral y su funcionamiento es clave para tratar los trastornos neurológicos". 
  

La neurorretroalimentación se ha considerado una forma prometedora de regular las áreas cerebrales disfuncionales asociadas con trastornos, como el dolor crónico y la depresión. Con esta técnica, el equipo de resonancia magnética ayuda a los individuos a tener acceso a su propia actividad cerebral en tiempo real y, rápidamente ganar, control sobre ella. 
  

En el estudio participaron 36 pacientes a los que se pretendía aumentar la actividad de las regiones cerebrales involucradas en los movimientos de las manos. En lugar de mover las extremidades, los participantes solo tenían que imaginárselo y permanecer en reposo. 

Las redes neuronales que mostraron una mayor conectividad después de una hora de neurofeedback: redes en modo predeterminado (izquierda), cuerpo calloso (medio) y redes sensoriomotoras (derecha).Imagen: Instituto D'Or de Pesquisa e Ensino (IDOR).

Las redes neuronales que mostraron una mayor conectividad después de una hora de neurofeedback: redes en modo predeterminado (izquierda), cuerpo calloso (medio) y redes sensoriomotoras (derecha).Imagen: Instituto D'Or de Pesquisa e Ensino (IDOR).

Del total de participantes, 19 realizaron el entrenamiento real, mientras que los otros 17 actuaron como grupo de control con una terapia de neurorretroalimentación placebo. Inmediatamente antes y después del entrenamiento cerebral, que duró alrededor de 30 minutos, se escanearon sus redes neuronales para investigar el impacto de la neurorretroalimentación (o placebo), y la conectividad estructural y funcional del cerebro. 
  

Conexiones reforzadas 
  

Los resultados mostraron que el cuerpo calloso que conecta los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro exhibió una mayor integridad, y la red neuronal que controla los movimientos del cuerpo se fortaleció. 
  

El entrenamiento también tuvo un impacto positivo en la red neuronal por defecto (RND), una red cerebral dañada en los accidentes cerebrovasculares, el Parkinson y la depresión, por ejemplo. Estos cambios no se observaron en el grupo de control. 
  

"Hemos demostrado que la neurorretroalimentación puede considerarse una herramienta poderosa para inducir cambios cerebrales a una velocidad récord”, concluye Fernanda Tovar Moll, presidenta del IDOR. “Ahora, nuestro objetivo es desarrollar nuevos estudios para comprobar si los pacientes con trastornos neurológicos también pueden beneficiarse de ella". 

Referencia 

Structural and functional connectivity changes in response to short-term neurofeedback training with motor imagery. T. Marins et al. NeuroImage, 18 March 2019. DOI: https://doi.org/10.1016/j.neuroimage.2019.03.027. 


Publicado por jacintoluque @ 6:53
Comentarios (0)  | Enviar

Se basa en la superposición de estado de los fotones, aplicada a los procesos de decisión

Un dispositivo cuántico es capaz de generar todos los futuros posibles de cualquier decisión para mejorar los procesos de la IA. Se basa en la superposición de estado de los fotones para conocer simultáneamente todas las variables estadísticas de cada presente.

A diferencia de las partículas clásicas, las partículas cuánticas pueden viajar mediante una superposición cuántica en diferentes direcciones. Imagen: NTU, Singapur.

A diferencia de las partículas clásicas, las partículas cuánticas pueden viajar mediante una superposición cuántica en diferentes direcciones. 

Investigadores de la Universidad Tecnológica de Nanyang, Singapur (NTU Singapur) y de la Universidad de Griffith (Australia) han construido un dispositivo cuántico que puede generar todos los futuros posibles en una superposición de posibilidades simultáneas. 

"Cuando pensamos en el futuro, nos enfrentamos a una amplia gama de posibilidades", explica Mile Gu, el desarrollador del algoritmo cuántico que sustenta el prototipo, en un comunicado

"Estas posibilidades crecen exponencialmente a medida que nos adentramos en el futuro. Por ejemplo, incluso si solo tenemos dos posibilidades para elegir cada minuto, en menos de media hora hay 14 millones de futuros posibles. En menos de un día, el número supera el número de átomos en el universo", añade. 

Gu y su grupo de investigación señalan que un ordenador cuántico puede examinar todos los futuros posibles si a esos futuros se los coloca en una superposición cuántica, similar a la que relata el famoso gato de Schrödinger. 

Según este experimento de pensamiento, ideado en 1935 por el físico austríaco Erwin Schrödinger para exponer una de las interpretaciones de la mecánica cuántica, un gato que está en una caja en la que hay por un lado comida y por otro veneno, está simultáneamente en dos estados posibles (vivo o muerto) hasta que el observador abre la caja y mira dentro a ver qué ha pasado. Sin saberlo, según este ejemplo, el observador determina la suerte del gato, aunque como hemos explicado en otro artículo, esta interpretación original ha tenido un largo recorrido teórico hasta nuestros días. 

Muchos futuros simultáneos 

Partiendo de esa superposición de estados, los investigadores desarrollaron un procesador cuántico que analiza el comportamiento de los fotones, que son las partículas cuánticas de la luz.  A diferencia de las partículas clásicas, las partículas cuánticas pueden moverse en una superposición cuántica que involucra diferentes direcciones, es decir, avanzan a la vez en diferentes sentidos. 

"El funcionamiento de este dispositivo está inspirado en el premio Nobel Richard Feynman", explica Jayne Thompson, otra de las investigadoras. "Cuando Feynman comenzó a estudiar física cuántica, se dio cuenta de que cuando una partícula viaja del punto A al punto B, no necesariamente sigue un solo camino. En cambio, recorre simultáneamente todos los caminos posibles que conectan los puntos A y B. Nuestro trabajo amplía este fenómeno para modelar futuros estadísticos", añade. 

Lo que hicieron estos investigadores es atribuir a los fotones del dispositivo la representación de un proceso de toma de decisiones, según su ubicación. Es decir, si una decisión (como tomar el autobús o el metro) se aplica a un fotón en superposición, el dispositivo permite determinar lo que ocurrirá, tanto si vamos en autobús como en metro, en función de los caminos que recorrerá simultáneamente el fotón dentro del dispositivo. 

De esta forma, convirtieron el dispositivo en una superposición de varios potenciales futuros, que se pueden ponderar matemáticamente en función de su probabilidad de ocurrencia.

Una aplicación para la IA 

El dispositivo ya permite algo práctico: medir hasta qué punto una opción específica (ir en autobús o metro) impacta sobre el futuro de cada una de esas opciones. 

El dispositivo, sin embargo, no está pensado para que nos ayude a conocer lo que pasa, tanto si tomamos el autobús como el metro. Al ser de naturaleza cuántica, sólo es válido para el universo de las partículas elementales. 

Una de las principales aplicaciones se refiere a la posibilidad de mejorar los algoritmos empleados por la Inteligencia Artificial. "Muchos algoritmos de inteligencia artificial (IA) aprenden al ver cómo pequeños cambios en su comportamiento pueden llevar a futuros diferentes, por lo que nuestras técnicas pueden permitir que las IA mejoradas aprendan el efecto de sus acciones de manera mucho más eficiente", señala Geoff Pryde, miembro del grupo experimental. 

Los investigadores señalan al respecto que, mientras su prototipo actual simula la mayoría de los 16 futuros simultáneamente, el algoritmo cuántico subyacente puede en principio escalar sin límite los futuros estadísticos posibles.
Referencia 

Interfering trajectories in experimental quantum-enhanced stochastic simulation. Farzad Ghafari, et al. Nature Communications, volume 10, Article number: 1630 (2019). DOI:https://doi.org/10.1038/s41467-019-08951-2 

Publicado por jacintoluque @ 6:40
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 08 de abril de 2019

Deja indefensa a la temida MRSA incluso ante el agua oxigenada

La luz azul es capaz de desactivar una de las superbacterias más resistentes a los antibióticos: deja indefensa a MRSA incluso ante el agua oxigenada. Un pequeño dispositivo de bolsillo puede evitar infecciones potencialmente letales.

Mohamed Seleem, profesor de microbiología en la Universidad de Purdue (Indiana), ha creado un nuevo método para tratar las infecciones por MRSA mediante la luz azul. Foto: Rebecca Wilcox. Universidad de Purdue.

Mohamed Seleem, profesor de microbiología en la Universidad de Purdue (Indiana), ha creado un nuevo método para tratar las infecciones por MRSA mediante la luz azul.

Las superbacterias son cepas de bacterias resistentes a varios tipos de antibióticos. Pueden mutar su ADN para hacerse resistentes a los fármacos más potentes. 

Una de estas superbacterias es el estafilococo aureus resisntente a la metacilina (MRSA), una cepa de la bacteria estafilococo aureus que se ha vuelto resistente a varios antibióticos, primero a la penicilina en 1947, y luego a la meticilina. 

Ampliamente distribuida por todo el mundo, esta cepa produce una amplia gama de enfermedades y es la principal causante de las infecciones contraídas en los centros de salud y hospitales. 

Aunque la mayoría de las infecciones por SARM no son graves, algunas pueden poner en peligro la vida, lo que a veces da como resultado la amputación del apéndice infectado. 

Debido a su resistencia a los antibióticos, MRSA muy difícil de combatir. Pero un nuevo descubrimiento ha permitido desactivarla. El nuevo tratamiento se basa en la terapia de luz. 

Investigadores de la Universidad de Purdue y de la Universidad de Boston han descubierto que exponer esa bacteria a la luz azul puede dejarla indefensa incluso contra antisépticos tan leves como el agua oxigenada. Los resultados se publican en la revista Advanced Science. 

"Esta nueva herramienta puede tratar cualquier herida superficial infectada con MRSA, que generalmente es muy difícil de tratar", explica Mohamed Seleem, profesor de microbiología en el Colegio de Medicina Veterinaria de Purdue, en un comunicado. “El dispositivo en sí es muy pequeño y fácil de usar. Esperamos que en los próximos años, cualquiera pueda llevarlo en su bolsillo", añade. 

Fotoblanqueo 

Algunas bacterias, incluyendo ciertas cepas de estafilococos, producen pigmentos. Estos pigmentos están asociados con la capacidad del organismo para dañar al huésped, y si se sabe cómo reducir el pigmento, entonces podría reducir la actividad del organismo en el cuerpo. Esta práctica se conoce como  fotoblanqueo y consiste en la destrucción fotoquímica del componente de una molécula que hace que ésta sea fluorescente. 

“Cuando se blanquea algo en la lavadora, se extrae el color con productos químicos. Lo que estamos haciendo aquí es similar, pero estamos usando luz azul ", añade Seleem. 

Después de lograr resultados prometedores in vitro, los investigadores expusieron ratones con heridas infectadas con MRSA a diferentes longitudes de onda de la luz. 

Las infecciones respondieron especialmente bien a la luz azul, y combinadas con un peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) de baja concentración, se redujeron significativamente.

erapias de luz 

No es la primera vez que se aprecian los efectos beneficiosos de la luz para determinados tratamientos, aunque a un nivel más complejo: no sólo puede favorecer la creatividad o la motivación, sino también reforzar algunos tratamientos médicos. 

Estudios previos han determinado la influencia de la luz en el metabolismo, la secreción de hormonas, el rendimiento cognitivo y en los estados de ánimo. 

Incluso, según explica en la revista Nature, la luz es capaz de restablecer la actividad eléctrica del cerebro, un descubrimiento especialmente útil para el tratamiento del Alzheimer.

Referencia 

Photolysis of Staphyloxanthin in Methicillin‐Resistant Staphylococcus aureus Potentiates Killing by Reactive Oxygen Species. Pu‐Ting Dong  et al. Advance Science,  30 March 2019. DOI:https://doi.org/10.1002/advs.201900030 


Publicado por jacintoluque @ 8:42
Comentarios (0)  | Enviar

Una pequeña dosis a la semana disminuye la posibilidad de pérdida de memoria

El consumo de setas comestibles disminuye el riesgo de sufrir deterioro cognitivo leve propio de las personas mayores. Una pequeña porción de hongos a la semana reduce la posibilidad de pérdida de memoria y otros déficits cognitivos.

Imagen: Pacto Visual.

Un grupo de investigación en Singapur ha descubierto que las setas comestibles podrían ayudar a reducir el riesgo de deterioro cognitivo. Según su estudio, las personas mayores que incluyen este alimento en su dieta tiene la mitad de riesgo de sufrir este deterioro. 
  

El deterioro cognitivo leve (también conocido como demencia incipiente, deterioro cognitivo aislado o MCI, por sus siglas en inglés) es la etapa entre el deterioro cognitivo del envejecimiento normal, y el más grave, asociado a la demencia. Las personas mayores afectadas por el deterioro cognitivo leve (DCL) a menudo muestran algún tipo de pérdida de memoria, y también pueden mostrar déficit en otras funciones cognitivas, como el lenguaje, la atención y las capacidades visuoespaciales. 
  

En el presente estudio, los investigadores dirigidos por Feng Lei, profesor asistente en la Universidad Nacional de Singapur (NUS) descubrieron que el aumento en la ingesta de ergotioneína a través del consumo de hongos se asoció con una reducción en los síntomas de DCL. 


El estudio 
  

La investigación se llevó a cabo de 2011 a 2017, y en ella participaron más de 600 adultos mayores de más de 60 años residentes en Singapur. Los investigadores tomaron nota del consumo de seis setas comestibles comunes en el país asiático: Pleurotus citrinopileatus, Pleurotus ostreatus u ostra de la perla, Lentinula edodes y champiñones comunes, así como setas secas y enlatadas. Los investigadores también tuvieron en cuenta los datos cognitivos, médicos, demográficos y de hábitos alimentarios de los individuos. 
  

El equipo descubrió que las personas mayores que consumían más de dos porciones estándar de setas por semana tenían un 50 por ciento menos de probabilidades de tener DCL. Incluso una pequeña porción de setas a la semana era suficiente para reducir las posibilidades de sufrir los síntomas. 
  

“Esta correlación es sorprendente y alentadora”, señala Feng en un comunicado. “Parece que un solo ingrediente, comúnmente disponible, podría tener un efecto drástico en el deterioro cognitivo". 

ausas 
  

Los investigadores creen que la razón de la reducida prevalencia de DCL en los consumidores de setas comestibles puede deberse a la ergotioneína (ET), un aminoácido que se encuentra en casi todas las variedades de hongos. Investigaciones anteriores han demostrado que los niveles plasmáticos de ET eran más bajos en individuos con DCL, en comparación con individuos sanos de la misma edad. 
  

Esta sustancia antioxidante y antiinflamatoria no puede ser sintetizada por las células humanas, pero se puede obtener de fuentes dietéticas. “Una de las principales son los hongos”, explica el doctor Irwin Cheah, coautor del estudio. 
  

Según los investigadores, otros compuestos de los hongos también pueden ayudar a disminuir el riesgo de deterioro cognitivo. Los compuestos bioactivos en hongos también pueden proteger al cerebro de la neurodegeneración al inhibir la producción de las proteínas beta-amiloidetau fosforilada y acetilcolinesterasa, relacionadas con enfermedades como el Alzheimer. 
  

En el futuro, el equipo pretende realizar un ensayo controlado aleatorio con el compuesto puro de ET y otros ingredientes basados en plantas, como la L-teanina y las catequinas de las hojas de té, para determinar la eficacia de dichos nutrientes para retrasar el deterioro cognitivo. 

Referencia 


The Association between Mushroom Consumption and Mild Cognitive Impairment: A Community-Based Cross-Sectional Study in Singapore. L. Feng et al. Journal of Alzheimer's Disease, 12 March 2019. DOI: 10.3233/JAD-180959. 


Publicado por jacintoluque @ 8:34
Comentarios (0)  | Enviar

La arrogancia del sabelotodo induce al error y dificulta la innovación

La humildad intelectual ayuda a valorar realmente lo que sabemos, así como nos deja abiertos al pensamiento reflexivo, al compromiso intelectual, a la curiosidad y a la apertura mental. La arrogancia intelectual induce al error y dificulta el aprendizaje.

Pixabay.

Las personas que presumen de su inteligencia tienen mayores dificultades para adquirir nuevos conocimientos y para admitir posibles errores en su manera de pensar, según ha determinado una investigación. 

La humildad intelectual (HI) se considera en psicología como una virtud equivalente a la de tener la mente abierta, audacia e integridad intelectual. Se opone al orgullo y a la arrogancia intelectual. 

Podría interpretarse que la HI es un indicio de sabiduría, ya que se asocia también con la comprensión de los límites del conocimiento propio, que propicia la apertura a nuevas ideas y refuerza el deseo de aprender. 

La investigación, publicada en la revista Journal of Positive Psychology y dirigida por Elizabeth Krumrei-Mancuso, profesora de la Universidad Pepperdine de California, se desarrolló con 1.200 voluntarios, la mayoría estudiantes universitarios. 

El objetivo era determinar el vínculo entre la humildad intelectual de una persona y su capacidad de adquirir nuevos conocimientos. 

A los voluntarios se les hicieron una serie de preguntas que luego se calificaron según una escala creada por los propios investigadores para evaluar, por un lado, su actitud de superioridad intelectual, y por otro lado, su predisposición para el aprendizaje. 

Los resultados de este experimento demostraron, en primer lugar, que los voluntarios con humildad intelectual por lo general no presumen de su nivel de conocimientos. 

También que tienen una valoración objetiva de los conocimientos que realmente poseen y, por último, que están abiertos al pensamiento reflexivo, al compromiso intelectual, a la curiosidad y a la apertura mental. Poseen una motivación intrínseca para aprender. 

Habilidades cognitivas 

Según los investigadores, estos resultados explican la relación constatada en psicología entre la humildad intelectual y el conocimiento general, si bien no hay constancia de que la HI signifique que las personas con esta virtud tengan, necesariamente,  mayor capacidad cognitiva. 

Añaden que el hecho de que la HI esté asociada a personas con amplios niveles de conocimientos, pero no con las habilidades cognitivas (que no guardan relación alguna con la humildad intelectual), parece indicar que la HI tiene más que ver con los conocimientos adquiridos (inteligencia cristalizada) que con la capacidad de solucionar problemas (inteligencia fluida). 

La inteligencia fluida representa la capacidad de adaptarse y enfrentar situaciones nuevas de forma espontánea, sin necesidad de recurrir a los conocimientos y la experiencia adquiridos. La inteligencia cristalizada, por el contrario, representa el conjunto de conocimientos y habilidades adquiridos mediante el aprendizaje.

Exceso de confianza 

La investigación arrojó otro resultado sorprendente: las personas intelectualmente humildes a menudo subestiman sus habilidades cognitivas. Sin embargo, manifiestan una ventaja adicional, respecto a las personas que presumen de saber mucho. 

Estas personas, explican los investigadores, al considerar que su nivel de conocimientos es superior al real, corren el peligro de evaluar erróneamente  la realidad y de extraer conclusiones definitivas basadas en evidencias no contrastadas. 

Este riesgo es impropio de las personas con HI, ya que tienden a subestimar sus habilidades cognitivas. La investigación constata al respecto que comprender el estado real del conocimiento de cada uno y admitirlo, puede ser el primer paso para la búsqueda de nuevos conocimientos. 

Efecto inesperado 

La investigación arrojó, por último, un efecto inesperado: la humildad intelectual está asociada con notas más bajas en los estudios. Los investigadores no encuentran una explicación a esta constatación, que podría estar relacionada con una consideración diferente de los estudios universitarios por parte de las personas con HI. 

Es decir, puede que las personas con humildad intelectual no sientan la pasión por el éxito académico, medido en buenas notas, que muestran las personas que presumen de todo lo que saben. 

No obstante, los investigadores reconocen que se necesitan más estudios para para comprender cómo la humildad intelectual afecta al conocimiento, la cognición y la capacidad para aprender, si bien ya asumen que la HI tiene implicaciones para nuestras actitudes sociales y comportamientos sociales.
Referencia 

Links between intellectual humility and acquiring knowledge. Elizabeth J. Krumrei-Mancuso et al. The Journal of Positive Psychology. DOI: https://doi.org/10.1080/17439760.2019.1579359

Publicado por jacintoluque @ 8:25
Comentarios (0)  | Enviar

Privilegia los sitios que más nos gustan cuando archiva los sitios que visitamos

El cerebro tiene en cuenta nuestros recuerdos, sensaciones y estados de ánimo cuando crea los mapas mentales de los sitios que visitamos, para privilegiar aquellos lugares que más nos gustaron. El descubrimiento sirve hasta para encontrar aparcamiento.

Lisa Giocomo y su equipo descubrieron que el mapa interno en el cerebro de las ratas se rediseñó para reflejar los lugares donde recibieron recompensas. Imagen: Norbert von der Groeben / Stanford University School of Medicine.

Lisa Giocomo y su equipo descubrieron que el mapa interno en el cerebro de las ratas se rediseñó para reflejar los lugares donde recibieron recompensas. Imagen: Norbert von der Groeben / Stanford University School of Medicine.

Un equipo de investigadores de la la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, ha demostrado que el cerebro de las ratas crea diferentes mapas mentales de un mismo lugar, dependiendo de las recompensas, sus intenciones y estado de ánimo. 
  

Los circuitos neuronales de nuestro cerebro crean mapas espaciales cuando visitamos un lugar nuevo. Esta investigación, que descarta la antigua idea de que el cerebro crea mapas espaciales objetivos e independientes de estos factores, podría ayudar a los científicos a comprender mejor el comportamiento de los seres humanos con problemas de adicción. 
  

"En este estudio, hemos observado los cambios que se producen en el mapa interno de cada individuo según su comportamiento, sus recuerdos y su estado mental", explica la doctora Lisa Giocomo, profesora asistente de Neurobiología y autora principal del estudio, en un comunicado. "Creamos diferentes mapas para el mismo espacio, dependiendo de lo que realmente intentemos hacer en él". 
  

Área del cerebro crucial para la navegación 
  

La investigación de Giocomo se ha centrado en un área del cerebro llamada corteza entorrinal, situada en el lóbulo temporal medio, que es crucial para la navegación. Ubicado cerca del centro del cerebro humano, integra información de nuestros sentidos para generar mapas de nuevos lugares. 
  

Durante los últimos 15 años, aproximadamente, los científicos han descubierto que varias células nerviosas en nuestra corteza entorrinal actúan como brújulas, velocímetros, medidores de latitud y longitud, o detectores de límites e hitos. Estas células se han identificado en roedores, murciélagos, monos y humanos, lo que sugiere que este circuito de cartografía espacial es un mecanismo universal de los mamíferos y que los hallazgos del estudio también se aplican a los humanos. 
  

Hasta ahora, los experimentos para estudiar este mecanismo no habían tenido en cuenta el estado de ánimo o las intenciones de los animales. Por eso, los resultados eran tan sencillos, ya que la simplificación de los experimentos buscaba obtener resultados descifrables. 

Incorporación de recompensas 
  

"Pero los animales, por lo general, tienen metas”, explica Giocomo. “Así que decidimos diseñar una situación que estimulara la navegación hacia un objetivo”. Los resultados pueden relacionarse con los de los antiguos estudios. 
  

Para el nuevo estudio, se realizaron experimentos con dos grupos distintos de ratas: uno con objetivos guiados mediante recompensas y, el otro, sin ellos, como en los estudios tradicionales en los que los animales actuaban a su libre albedrío. 
  

Para monitorizar la actividad eléctrica de las células nerviosas individualmente, los investigadores implantaron electrodos en varios cientos de células nerviosas en la corteza entorrinal de las ratas de los dos entornos. 
  

Los patrones de actividad de las células cambiaban, dependiendo de si el entorno ofrecía recompensas o no. "Esto indica que los cerebros de las ratas crean un nuevo mapa del espacio, en respuesta a su experiencia de recompensa, que refleja la importancia del lugar donde lo obtuvieron al proporcionar una representación más precisa de su posición", explica Giocomo. 
  

Si la recompensa es una droga que genera dependencia, según la doctora, la precisión mejorada en el centro de este mapa cerebral basado en la recompensa podría generar el hábito a un adicto. O dicho en positivo: si estás en un lugar desconocido buscando aparcamiento y lo encuentras, recuerda tomarte un caramelo o un poco de chocolate y recordarás con más facilidad la próxima vez que visites ese sitio, dónde dejaste el coche. 

Referencia 

Remembered reward locations restructure entorhinal spatial maps. W. N. Butler et al. Science, 29 March 0219. DOI: 0.1126/science.aav5297. 


Publicado por jacintoluque @ 8:13
Comentarios (0)  | Enviar